Lepe

Las ONG unen recursos para atender a los casi 200 afectados por el incendio

  • El fuego ha arrasado la práctica totalidad del asentamiento de chabolas ubicado junto al cementerio de la localidad

Los bomberos realizan labores de limpieza y de refresco. Los bomberos realizan labores de limpieza y de refresco.

Los bomberos realizan labores de limpieza y de refresco. / J. Landero (Lepe)

Las asociaciones Huelva Acoge, Cepaim, Cáritas, Fecons, Asnuci y Cruz Roja decidieron ayer poner en común sus recursos para atender las necesidades básicas de los casi 200 afectados por el incendio que durante la noche y madrugada del lunes al martes arrasó prácticamente por completo el asentamiento de chabolas que se ubica junto al cementerio de Lepe.

Según explicó ayer a Huelva Información Rocío Pichardo, responsable del Área de Migraciones de Cruz Roja Huelva, así lo decidieron por la mañana los representantes de dichos colectivos sociales durante el encuentro que mantuvieron en Lepe, donde “al ser un incendio de tanta envergadura, y con tantas personas afectadas”, se decidió “unir nuestros esfuerzos y recursos”.

Para ello, detalló Pichardo, se ha instalado un “dispositivo de atención con carácter de emergencia” junto al propio asentamiento calcinado, en el que durante dos días los afectados podrán registrar sus demandas y necesidades, a las que “iremos dando respuesta en función de los medios, experiencia y disposición de cada asociación”.

Según la responsable del Área de Migraciones de Cruz Roja Huelva esta asociación había atendido hasta la mañana de ayer a unas 180 personas afectadas por el incendio, de las cuales 145 se habían alojado la primera noche en el campo de fútbol Ciudad de Lepe, y el resto en viviendas o chabolas de amigos.

Casi todos los damnificados por las llamas se alojado durante la noche en el campo de fútbol

Rocío Pichardo también explicó que si las aproximadamente 200 personas que estaban viviendo en el asentamiento en el momento del incendio “ya estaban en situación de vulnerabilidad, ahora se encuentran en extrema vulnerabilidad”. Por ello, prosiguió, un equipo de Cruz Roja empezó a actuar la misma noche del incendio ayudando en el traslado de los afectados al campo de fútbol y suministrándoles los primeros kits de emergencia con mantas, alimentación básica, productos de higiene y vestuario. Ya en la jornada de ayer, detalló, los voluntarios trabajaron en “detectar qué otras necesidades concretas tienen los afectados, como medicaciones, documentación o tarjetas sanitarias, entre otras cosas, que hayan podido perder en el incendio”.

Otra de las asociaciones que estuvo ayer al pie del cañón fue Cáritas. Juan Breva, su responsable en Huelva del Área de Exclusión, explicó que su organización también está “pendiente de las necesidades de los casi 200 afectados”, y por ello “estamos aportando alimentación, mantas, ropa o medicamentos”.

Breva tiene claro que hay que buscar soluciones en el medio y el largo plazo al problema de los asentamientos, “pero mientras éstas llegan, tenemos que ayudar con lo que podamos en el día a día con acciones que hay que poner en marcha”. El responsable de Exclusión de Cáritas señaló en este sentido que “anoche fue este incendio en Lepe, pero no podemos olvidar que hay más de 20 poblados en las mismas condiciones que éste repartidos por toda la provincia de Huelva”.

Marius Nsadap, presidente de la Fundación Europea de Cooperación Norte-Sur –Fecons-, que gestiona el comedor social de Lepe, afirmó ayer a esta redacción haber puesto este recurso a disposición del operativo de ayuda acordado entre las distintas organizaciones sociales, al tiempo que recordó que la fundación que preside “lleva ya varios años trabajando en un plan destinado a erradicar los asentamientos chabolistas en Lepe con un programa de alquileres sociales y en colaboración con el Ayuntamiento de Lepe”, pero añade que “se requiere el apoyo y el compromiso de todas las administraciones con competencia en la materia”.

Bombonas de gas calcinadas por las llamas. Bombonas de gas calcinadas por las llamas.

Bombonas de gas calcinadas por las llamas. / J. Landero (Lepe)

Por otra parte, y en relación a la zona afectada por el incendio, del infierno de la noche anterior, con llamas que superaron los veinte metros en determinados momentos y explosiones de bombonas que no pararon en prácticamente toda la madrugada, se pasó al ya conocido aspecto dantesco y desolador que deja tras de sí este tipo de sucesos, con la diferencia de que el de este lunes no fue solo el incendio más grande en un asentamiento onubense de los once que llevamos este año, sino seguramente el de mayores dimensiones de todos los que se han producido desde que este tipo de campamentos existen en Huelva.

Según pudo comprobar este periódico sobre el terreno, la zona arrasada por el fuego estuvo ayer durante buena parte del día fuertemente acordonada por la Guardia Civil mientras los equipos de emergencia, especialmente bomberos del Consorcio Provincial y efectivos de Protección Civil de Lepe realizaban labores de refresco del terreno y retiraban las más de 300 bombonas de gas que, según los bomberos, fueron localizadas entre las cenizas de las chabolas.

También se realizaron trabajos de desescombro de la zona afectada con maquinaria pesada, así como se procedió al derribo de algunas de las chabolas que habían sobrevivido a las llamas y a la instalación de una valla metálica alrededor del asentamiento. El personal que trabajó ayer sobre el terreno, sobre todo por la mañana, se vio obligado al uso de mascarillas para evitar la inhalación de los numerosos focos de humo que aún quedaban en el lugar.

La zona estuvo acordonada mientras se realizaban labores de refresco

En cuanto a los datos que deja el siniestro, destacar que fueron arrasadas un total de cuatro hectáreas en un incendio que se originó poco antes de las diez de la noche del lunes, dando los bomberos por extinguido el fuego por completo en torno a las 13.40 horas de ayer martes.

Según informó la Policía Local de Lepe, los desalojados pudieron salir a tiempo del campamento sin sufrir daño alguno, tras ser dada la voz de alarma al detectarse fuego en una de las chabolas, y propagarse las llamas rápidamente por el viento reinante en la zona en ese momento.

La misma noche del fuego, los bomberos evitaron que las llamas afectasen al cementerio municipal de Lepe, ni a una gasolinera ubicada en el parque comercial aledaño al asentamiento, aunque se quedaron a escasos metros de ambas infraestructuras, lo que obligó al desalojo sobre las once de la noche de dicho parque comercial, así como al cierre de algunos de sus comercios.

Bomberos de la Diputación con cuatro vehículos de extinción procedentes de los parques de Ayamonte y Punta Umbría; servicios sanitarios; Guardia Civil; Protección Civil y Policía Local trabajaron tanto en la extinción de las llamas, como en el desalojo tanto del campamento como de sus inmediaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios