medio ambiente

Fiscal anuncia que la reforestación de Doñana comenzará en otoño

  • El consejero recuerda que los trabajos deben esperar un año después del incendio

Aspecto que presenta la zona del incendio un año después. Aspecto que presenta la zona del incendio un año después.

Aspecto que presenta la zona del incendio un año después. / josué correa

Un año después del incendio que arrasó 8.500 hectáreas en el Espacio Natural de Doñana, el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, recordó que otoño marcará el comienzo de la "recuperación efectiva" del territorio afectado en el siniestro.

Fiscal señaló, en línea con los protocolos establecidos por la normativa medioambiental, que debe transcurrir un año completo después del incendio para que los científicos y técnicos ambientales estudien cómo se ha desarrollado "la regeneración natural del terreno sin la intervención humana".

"En otoño comenzarán los trabajos de reforestación e introducción de especies, siguiendo el diseño del informe del grupo de expertos", explicó Fiscal, refiriéndose a un documento cuya publicación está prevista para las próximas semanas.

El titular andaluz de Medio Ambiente advirtió de que, en cualquier caso, "la zona no volverá a estar como antes", ya que el procedimiento consistirá en incrementar la variedad de especies vegetales en detrimento del predominio casi hegemónico del pino que había hasta la fecha.

El incendio iniciado el 24 de junio en el Espacio Natural de Doñana, que engloba el parque nacional y el natural, afectó a unas 70 especies de aves, a la mayor parte de los 38 mamíferos autóctonas y a unas 40 especies de plantas amenazadas o de interés.

Esas fueron las conclusiones del informe Doñana un mes después del incendio, elaborado por técnicos de SEO/BirdLife, en el que además se estimaba que la recuperación total de la zona será posible a largo plazo. "Todos conocemos que la naturaleza no se regenera de un día para otro", dijo Fiscal.

La zona quemada de Doñana es un área de reproducción y campeo para un amplio número de aves rapaces nocturnas y diurnas, entre las que se encuentran especies gravemente amenazadas como el águila imperial, el milano real, la culebrera europea o el águila calzada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios