Las vidas negras importan

Un revisionismo pseudocientífico cuestiona el papel de figuras de nuestra historia

Las vidas negras importan. Black lives matter es un movimiento que surgió en Estados Unidos como reacción a los casos de brutalidad policial que causan la muerte de ciudadanos negros. Con el reciente homicidio de George Floyd quien, según dicen, intentó pagar con un billete falso en una tienda para finalmente dejar como pago su propia vida, la campaña reivindicativa ha vuelto a saltar a los medios de todo el mundo. Podemos estar de acuerdo en que "Todas las vidas importan", como replica Tim Scott, político republicano, pero hay que decir que, cuando existen discriminaciones flagrantes que tratan de perpetuar situaciones injustas, es lícito poner el énfasis en los derechos sistemáticamente vulnerados, para que no permanezcan en la penumbra ante afirmaciones de carácter general que, en realidad, los ocultan. Y esto, que es válido para los afroamericanos, debe serlo también para otros colectivos que reclaman su derecho a ser diferentes de lo que establece una norma impuesta por ideologías supremacistas.

Aprovechando el estado de opinión creado por hechos criminales como los citados, asistimos a episodios de revisionismo en los que se cuestiona, con argumentos pseudocientíficos, el papel histórico de determinadas figuras, atribuyéndoles actitudes esclavistas o colonialistas, hasta el punto de calificar como genocidas a personajes como Fray Junípero Serra, cuya estatua ha sido derribada en California, a pesar de que su vida fuera un ejemplo de entrega a una misión civilizadora y de evangelización -en el sentido más noble de la palabra-. Aquí nos duele de forma especial el encono contra Cristóbal Colón, que traduce un afán revanchista que actúa como cortina de humo para ocultar la desastrosa gestión de algunos políticos que son -ellos sí- una auténtica plaga para el pueblo que los tiene al frente.

Lo cierto es que, desde los inicios de la conquista, la reina Católica ordenaba "tratar a los indios muy bien y con cariño, y abstenerse de hacerles ningún daño, disponiendo que ambos pueblos debían conversar e intimar y servir los unos a los otros en todo lo que puedan". Es evidente que la aventura americana de España abunda en sombras de las que no debemos sentirnos orgullosos, pero también está llena de luces. The Hispanic Council pone de relieve algunas en el informe Cinco razones para reivindicar hoy a Colón, que ha dado a conocer la Asociación Huelva Nueva York.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios