La Tribuna

Manuel Gómez Marín

Un test para reivindicar el miedo escénico del Nuevo Colombino

Lo que es obvio no se puede negar: el recreativismo esperaba un equipo más asentado en su juego, compensado en su trabajo entre líneas y que muestre equilibrio táctico. El vestuario declara que todo es cuestión de tiempo, que hay unión y la responsabilidad que exige el Decano. Tanto la zona noble como el director deportivo ratifican que el ascenso es el único objetivo, bien directo o en la fase de liguilla. Haz presión en la excitación para frenar la impaciencia de los ejecutores.

Este primer mes de competición lastra la inestabilidad exhibida y la ausencia de un bloque que asuma su condición de dependencia de la probabilidad de ir delante señalando el camino. Si un equipo crece desde su fortaleza defensiva para proyectarse hacia arriba, el cuerpo técnico no lo ha conseguido, dado que arrastra la debilidad de estar entre los que más goles encaja, pese a disponer de su jugador más regular, el portero Rubén Gálvez, de ahí que merma la eficacia de ser el tercero más realizador dentro del desorden. Los hechos hay que analizarlos con objetividad, al menos los que debemos reflejar el presente del equipo.El precio del Recreativo es tener una afición patriótica y no obtener en el campo respuestas a sus deseos.El Nuevo Colombino no garantiza un miedo escénico como era su destino, sino que motiva a unos rivales que saben que ganan más que pierden, que actúan con desparpajo y se gustan al percibir su ambiente y magnitud, siendo conscientes que el Recreativo se somete a una obligación que le cuesta ser el protagonista. Abel Gómez debe ajustar un estilo de juego coherente dentro de las variantes de sistemas. El equipo todavía parece más aturdido y desconfiado tras el daño psicológico que le causó la última derrota ante su gente. Y llega un Cádiz Mirandilla invicto fuera que amenaza la reivindicación de un Recreativo poco solvente que debe estar listo para el impulso. Esto es lo que hay.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios