Celebración El Rocío refuerza su seguridad este fin de semana con motivo de la celebración de la Candelaria

Los mercaderes del templo

La ministra Belarra procede de esa vieja tradición escolástica que sueña con expulsar a todos los mercaderes del templo

En la Biblia -que surgió en una sociedad de campesinos, sacerdotes y guerreros- está muy claro el odio al comercio y a todas las actividades mercantiles. Ese odio es muy antiguo. Aristóteles decía que "el dinero es estéril". Jesús expulsó a los mercaderes del templo por ser "una caverna de bandidos". En la Edad Media, San Bernardino de Siena lanzó un ataque furibundo contra la usura y los usureros: "Todos los santos y ángeles del paraíso gritan contra el usurero. Hasta los planetas claman: ¡A lo más profundo con él!". Todos estos prejuicios quedaron enquistados en el pensamiento escolástico. La Edad Moderna -y el capitalismo- sólo consiguió imponerse cuando logró derribar esos prejuicios que unían a aristócratas, eclesiásticos y campesinos en el odio común contra la nueva clase mercantil: los futuros empresarios, los futuros capitalistas.

La ministra Ione Belarra, como casi toda la izquierda radical, procede de esa vieja tradición escolástica que unía a los hidalgos y a los eclesiásticos en el viejo sueño de expulsar a todos los mercaderes del templo (a ese sueño, o más bien delirio, se le suele llamar "utopía"). Y ahora, el nuevo mercader que profana los templos es el dueño de Mercadona, al que Belarra ha acusado de ser un "capitalista despiadado" con palabras muy similares a las que usaba San Ambrosio cuando arremetía contra los ricos. De hecho, la izquierda actual representa a los herederos de los hidalgos y los eclesiásticos que vivían a costa de los tributos impuestos a los pobres desgraciados que trabajaban "con sus manos". Y si lo pensamos bien, las teorías económicas de la izquierda más "utopista" -con su defensa del "decrecimiento" y con su exaltación de la pobreza y el bajo consumo energético- no son más que una reactualización de los viejos dogmas de la escolástica medieval. Las ONG serían las nuevas órdenes mendicantes. Los profesores de universidad que enseñan a odiar el "capitalismo genocida" serían los nuevos predicadores cuaresmales. Y todos los que sueñan con crear una renta básica universal son los nuevos hidalgos que desprecian el trabajo manual y las actividades afrentosas del turismo y el comercio. En realidad, volvemos a estar (mentalmente) en la Edad Media, sólo que con los bailecitos de TikTok y los algoritmos de Google. Arrepentíos, hermanos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios