HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

La hora de la verdad ante un anfitrión asequible

La cita de esta tarde en Moscú se consideraría factible si España fuese capaz de dar su medida

Punto de inflexión en este verano tan atípico en los termómetros cuando den las cinco en todos los relojes de la tarde moscovita, una hora menos para nosotros. El Mundial ya en estado puro y en el que no hay sitio para especulaciones y miradas al crono. Se estrena julio y España acude a otra cita con su propia historia en el suntuoso estadio Luzhniki, construido a golpe de propaganda cuando Moscú era la capital de la URSS.

En el antiguo Central Lenin, lugar en el que España jugó por vez primera en Rusia, nos jugamos el primer billete hacia el éxito. Habitualmente, el anfitrión es temible y a la historia nos remitimos, pero las encerronas ya no se estilan en este fútbol globalizado y con VAR. Dicho artilugio le ha añadido al balompié un par de pluses, el de la fiabilidad y también el de la emoción que acarrea no saber si los jugadores han de abrazarse o no a través de unos minutos eternos.

Rusia no debería ser un anfitrión temible si nuestro equipo ofreciese unas mejores sensaciones. Golearon a árabes y egipcios para caer con rotundidad ante los uruguayos, claro que esta derrota podría enmascarar el deseo de entrar en el cuadro más confortable del Mundial. Por su parte, sobre la trayectoria española no hay por qué redundar, fue de más con Portugal a un mucho menos frente a Marruecos tras haber pasado las grandes duquelas contra los iraníes.

Todo eso ha originado el enfurruñamiento de nuestras estrellas por las críticas recibidas, que ellos consideran desproporcionadas o simplemente injustas. Y hoy amanece el día idóneo para darle la vuelta a la tortilla. Es el anfitrión el que espera al otro lado de la cancha, pero un anfitrión asequible sólo con que España dé una medida acorde con su potencial. Ha llegado la hora y será a las muy taurinas cinco de la tarde en Moscú, las cuatro en España. Silencio, se juega.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios