Por montera

El gran espectáculo drag

Tras esos fantásticos 'looks', plataformas y maquillajes hay una vida de personas autónomas

El próximo mes de diciembre llega a Fibes de Sevilla un espectáculo que lleva en los baúles, más allá de las sensacionales ropas y números musicales, interesantes mensajes. El Gran Hotel las Reinas es un show protagonizado por doce artistas que durante años han estado actuando en infinidad de locales, por lo que su gran éxito era inevitable. Bien es cierto que a ello ha contribuido su pertinaz labor, muchas veces teniéndose que enfrentar a los insultos, humillaciones y, sobre todo, incomprensión o desconocimiento por algunos ciudadanos. Son drags: la Supremme de Lux, Carmen Farala, The Macarena, Sagittaria, Vulcano, Hugáceo Crujiente, Killer Queen, Arantxa Castilla la Mancha, Pupi Poisson, Inti, Dovima acompañadas por la gran Paca la Piraña. La sociedad española ha avanzado mucho en el conocimiento de magníficas artistas que, durante el día, muchas se ven obligadas a dedicarse a otras labores profesionales por los bajos estipendios que reciben, para poder entregarse a su vocación bajo los neones de pequeños locales. Supremme de Lux, Daniel Blesa, inspiró su Drag en Diana Ross a la edad de hacer la mili. La sevillana Carmen Farala, Daniel Mora, se hizo con la corona de reina en Drag Race, por su alta versatilidad a la hora de abordar desde un reto interpretativo, a cualquier coreografía, como por diseñar y coser sus propios estilismos. Todas son unas grandes intérpretes creadoras de unas formidables drags. La reivindicación que podrían traer entre bambalinas es la de cualquier intérprete: hacer feliz al espectador. Pero, en este caso, diré que muchas han pasado de actuar en bares y garitos underground a convertirse en iconos del arte, la moda y el espectáculo. Con todo ello, su sector artístico es uno de los que requiere de una determinante apuesta empresarial donde puedan desarrollar sus proyectos de manera justa. Hay quienes les intentan contratar por muy poco dinero para lucirles en fiestas privadas minusvalorando su gran talento. Tras esos fantásticos looks, plataformas y maquillajes hay una vida de personas autónomas en régimen artístico intentando poder subirse a los mejores escenarios de España. Sin duda, nuestro público les espera con expectación, donde la comunidad debe contribuir a que se puedan desarrollar profesionalmente al mas alto nivel y donde requieren más presencia en los medios de comunicación para que lo que fue extraordinario, y ya es natural, conviva con todos sus derechos, libertades aceptando todo tipo de vida y de arte.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios