HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Ya no está tan claro lo de la final vasca

Granada y Mirandés se han propuesto poner muy complicadas las cosas a los favoritos

Después del visto lo visto en el primer asalto no se puede apostar tan alegremente por una final de Copa vasca. Después de ver cómo el Granada se protegía en San Mamés de los embates del Athletic llegó la solidez del Mirandés a Anoeta para sumir en un mar de dudas a un equipo eufórico. Y es que tanto los bilbainos por su triunfo sobre el Barça como los txuri urdin por haber hecho saltar la banca en el Bernabéu, la euforia estaba servida.

Nadie dudaba tras el sorteo de que estábamos en vísperas de una confrontación vasca el 18 de marzo en la Cartuja. Ni el Granada ni el Mirandés eran debidamente considerados, como si ambos hubieran logrado el billete a la cima copera en una tómbola. Pero la realidad del once contra once en cancha hizo que nos restregásemos los ojos viendo cómo la rebelión de los modestos no había alcanzado su fecha de caducidad con una sorpresa mayor en el caso del Mirandés.

Son dos equipos con el mejor concepto de la palabra por bandera, sin personalismos y en bloque con el único fin de hacerle la puñeta al contrario. Son tanto el Granada como el Mirandés frutos de una labor ímproba de lunes a domingo. Tanto Diego Martínez como Andoni Iraola se postulan para inquilinos de los banquillos más apetecibles. La sensación de solidez y de filosofía coral que están dando ambos semifinalistas dejan en muy alto lugar el rol de sus entrenadores.

Ya sabemos que sin VAR, el Granada habría vuelto prácticamente eliminado de Bilbao, pero ahí está y sería para congratularse que formase del cartel que se cuelgue en los muros de la Cartuja. La final vasca se auspiciaba como una gran fiesta del fútbol y se daba por segura, pero los dos comparsas han dejado a base de hacer bien las cosas muy en alto las espadas. La final prevista anda en el aire y tanto Los Cármenes como Anduva serán campos minados para alcanzarla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios