Ansia viva

Óscar Lezameta

olezameta@huelvainformacion.es

Pepe Sacristán tenía razón

El papelón de todos los partidos en estos meses es para que se les caiga la cara de vergüenza a cachos

Me parece que era la peliSolos en la madrugada, con Pepe Sacristán y la Fiorella Faltoyano. Una de esas de la Transición que veíamos todos porque salían un par de tetas más de lo que por aquí estábamos acostumbrados a ver, usease ninguna. Me he acordado de ella, porque iba de un amargado de la vida que tenía un programa de radio que se titulaba como la peli y que empezaba todos los días con la misma retahíla: "queridos inútiles..." y a partir de ahí se quejaba de todo. Y razones tenía, la verdad. Pues ese inicio del programa es lo que me viene a la cabeza cada vez que pienso que de aquí a , van a empezar a ver si es posible, si entra dentro de lo probable, a ver si esta vez sí, tenemos Gobierno de una santa vez. Les recuerdo que a esta caterva les votaron en el mes de abril, es decir, que como uno es de ciencias, han pasado tres meses y ahora es cuando empiezan a moverse. El pasado domingo votaron los griegos, ya saben, ese pueblo ignorante, que apenas ha aportado nada a la historia de la humanidad, que ha despilfarrado miles de millones de euros y por eso les han dejado en la ruina, porque lo merecen (matiz irónico para los suspicaces, por favor). Bueno, pues el lunes juró el presidente y ese mismo día por la tarde tenían Gobierno. Vale que ganó por mayoría absoluta, pero qué quieren, me dio casi vergüencilla ajena. Dentro de poco, en Gran Bretaña entrará un gañán al número 10 de una famosa calle de Londres y a la antigua arrendataria le darán 24 horas para embalar, lo mismo que a un servidor hace unos días.

¿Qué han estado haciendo? Yo se lo digo: nada. O mejor dicho riéndose de todos nosotros. Si la cosa le sale a Pedro, entre que nombra los ministros y se van de vacaciones -porque eso sí, el paseíto a Doñana en agosto no se perdona-, llegaremos a septiembre sin que ninguno de los poseedores de las correspondientes carteras se haya enterado de qué va esto. Y nosotros mirando y aplaudiendo, oiga; discutiendo en los bares que si Podemos, que si Vox, que si Arrimadas, Torra dando la paliza y Puigdemont en Bruselas, que qué escándalo ¿verdad?

Luego todavía se extrañan de por qué pido que nadie vote. Lo seguiré haciendo de la manera más clara posible. Ahí va otra: no voten nunca, jamás, no sirve de nada, no participen en un montaje con actores de pega e historias aburridas. El gran Pepe Sacristán tenía toda la razón: "queridos inútiles..."

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios