Cultura

La aventura fantástica

CineBox Aqualon Puerto Huelva, El Condado Cinemas 7 y Al Andalus Punta Umbría.- T.O.: 'Solomon Kane'.- Producción: Francia, Reino Unido y República Checa, 2009.- Duración: 106 minutos.- Dirección: Michael J. Bassett.- Guión: Michael J. Bassett sobre los personajes creados por Robert Erwin Howard.- Fotografía: Dan Laustsen.- Música: Klaus Badelt.- Montaje: Andrew MacRitchie.- Intérpretes: James Purefoy, Pete Postlethwaite, Max Von Sydow, Jason Flemyng, Rachel Hurd-Wood, Mackenzie Crook, Patrick Hurd-Wood, Alice Krige.

Por la ficha técnica identificamos el origen de esta película. No es otra que la obra del escritor tejano Robert Ervin Howard, el llamado creador de la aventura fantástica de espada y brujería. Se suicidó a los 30 años tras la muerte de su madre, pero había creado una obra amplia entre la que destacaba Conan, el cimmerio, llevada al cine en 1982 por John Millius, y encontrábamos a otro personaje inefable en la línea de sus relatos más característicos, que ahora tenemos en nuestras pantallas: Solomon Kane.

El proyecto de esta realización que acabamos de ver se remonta a 1997. Entonces, Wandering Star, coproductora de la película, adquirió los derechos de adaptación al cine. Los productores no estuvieron de acuerdo con las ideas de los guionistas que preparaban su trasunto cinematográfico para iniciar lo que, parece, será una trilogía, hasta que Michael J. Bassett no llegó al proyecto con la noble intención de proporcionar originalidad a la película y respeto al texto original. Todo ello mezclando, como en tantas otras ocasiones cinematográficas, religión y violencia en este contexto de aventura fantástica por la eterna lucha contra las fuerzas del mal.

Y así, el capitán Solomon Kane, en un ámbito desolado y caótico, ejerce su fuerza mortífera batalla tras batalla bajo el poder de Inglaterra, sembrando el pánico por doquier. Cuando en el año 1600 en el norte de África se dispone a asaltar un misterioso castillo para perpetrar un nuevo saqueo, uno a uno sus guerreros sucumben bajo el poder mortífero del diablo llamado Guadaña. Sólo se libra Kane y huye, logrando ponerse a salvo. Todo su empeño desde entonces estará en redimirse, abandonar su vida de soldado de fortuna y combatiente implacable sin escrúpulos. Su vida estará dedicada a la meditación, la paz y la pureza. Pero el destino no le permitirá la práctica de tan buenas intenciones y volverá, muy a su pesar, a los más duros enfrentamientos .

Consciente de la entidad de la aventura fantástica, el director Michael J. Bassett, salvo su pretencioso arranque narrativo, renunciará a fáciles prosopopeyas, tan tentadoras en este género, para sumergirnos de lleno en lo que pidiéramos llamar la épica cinematográfica de la acción, la aventura mítica y ese cine de bárbaros que tan bien encarnaba otro de los relatos de Howard, el citado Conan, y algunos otros propios de ese cómic aventurero legendario en todas las épocas que va de los lances de espada a la magia, los hechizos, la herejía, los sortilegios y la brujería.

Hasta aquí todo bien, lo que pasa es que Michael J. Basset, pletórico de buenas intenciones, no logra articular la narración con la fluidez necesaria y el relato avanza con sobresaltos innecesarios, cierto esquematismo excluyente, vacilaciones evidentes, con pasajes que van de lo violentamente espectacular a lo grotesco sin aprovechar del todo el talento de algunos de los buenos intérpretes con los que cuenta. Aún así, hay que reconocerle una entusiasta sinceridad en la composición de un cine resueltamente aventurero y fantástico que es lo que demandan los amantes de este género.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios