Cultura

Torres Jerez, puerta grande en la segunda de la Feria de Almería

  • El diestro almeriense corta una oreja en cada toro en dos faenas de gran interés · Enrique Ponce pasea un trofeo del cuarto y Cayetano es silenciado en su lote

GANADERÍA: Cinco toros de El Ventorrillo, y uno (1º) de Ortigao Costa, desiguales de presentación. 1º bien hechos salvo 2º y 3º pobres de cara. Manejables 3º y 5º. Encastado y sin clase el 4º. 6º manso y deslucido. TOREROS: Enrique Ponce, ovación y oreja. Torres Jerez, oreja y oreja y dos vueltas al ruedo. Cayetano, silencio y silencio. Incidencias: Plaza de toros de Almería. Dos tercios de plaza.

El diestro almeriense Torres Jerez salió ayer en hombros después de cortar una oreja a cada ejemplar de su lote en el tercer festejo de la Feria de la Virgen del Mar, donde las fuertes rachas de viento condicionaron la corrida.

El local recibió bien a su primero rodilla en tierra. El de El Ventorrillo fue un toro justo de fuerzas, que perdió las manos pero que tuvo fijeza. El inicio de faena en los medios de rodillas, y una gran serie en redondo, con temple y empaque, fueron lo mejor de una labor que desde entonces empezó a bajar en intensidad, pese a la voluntad del almeriense, que no terminó de pisar el acelerador. Una efectiva estocada atravesada le valió para pasear una cariñosa oreja.

El quinto sufrió dos volteretas en el saludo de capa y, aunque parecía acusarlo, en los primeros compases de faena de vino arrima. Torres Jerez comenzó bien con dos series de importancia sobre la mano diestra, pero después la faena comenzó a diluirse en series cortas, de uno en uno, sin terminar de apostar. Una buena estocada y el cariño de sus paisanos desató la petición incluso de la segunda oreja. Paseó una.

Otra paseó Ponce del cuarto, un toro sin clase y exigente, siempre con la cara alta y rebrincada, con el que lo intentó en una labor larga y pausada, tapándolo, toda sobre la mano diestra con el que no estuvo a gusto el de Chiva.

También brilló Cayetano con el tercero, un toro muy cómodo de cara y flojo aunque con mucha clase, con el que dejó un gran inicio de faena en varios muletazos por alto, con las zapatillas atornilladas y sin rectificar. Después la faena fue irregular, tocando al hilo del pitón y destacando en las series sobre la diestra, sin apreturas, pero bien compuestas y elegantes. Fue bueno el final de su labor, con varios pases de la firma encadenados, pero pinchó repetidas veces. El sexto fue un ejemplar que se rajó pronto a chiqueros, y con el que Cayetano puso ganas y dejó momentos interesantes pero trasteo muy irregular.

Abrió plaza un toro de Ortigao Costa . Ponce, condicionado por el viento, trató de sacarle series en una faena larga, mejor por el pitón derecho. pero sin llegar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios