Cultura

David Cronenberg: "Hace muchos años que no voy al cine, es mejor verlo en casa"

  • El cineasta canadiense recibe hoy un León de Oro honorífico de la Mostra de Venecia por toda su carrera

El cineasta canadiensa David Cronenberg, ayer en la Mostra de Venecia. El cineasta canadiensa David Cronenberg, ayer en la Mostra de Venecia.

El cineasta canadiensa David Cronenberg, ayer en la Mostra de Venecia. / claurio onorati / efe

En medio del debate sobre si hacer o no cine para ver en televisión o incluso en teléfonos, el veterano cineasta canadiense David Cronenberg (Toronto, 1943) fue muy claro ayer en Venecia, donde recogerá hoy un León de Oro en reconocimiento a su carrera. "Hace muchos años que no voy a una sala, para mí es mejor ver cine en casa. Es más, No me importaría ver de nuevo Lawrence de Arabia en un iPhone o un apple watch. Sería una película diferente, pero seguro que interesante", aseguró.

El debate se abrió cuando en la última edición del Festival de Cannes no se permitió competir a películas que se estrenaran al mismo tiempo en televisión. La cuestión está en que, de este modo, una película sigue siendo cine en su producción, pero deja de serlo en su distribución cuando pertenece a una plataforma audiovisual. De modo que este nuevo modelo "pone en cuestión la naturaleza del cine", admitió el autor de Videodrome, El almuerzo desnudo, Crash -para él, su mejor película-, Una historia de violencia o Promesas del Este.

Ningún problema por su parte, en todo caso. Y es que algunos colegas están entregados a su juicio a "la nostalgia de los viejos tiempos", cuando hacer una película era "una experiencia colectiva y casi religiosa". "Almodóvar habló de la sacralidad del cine... pero creo que tienes que ser católico para creer en eso", dijo, provocando las risas de los periodistas. "El cine nunca volverá a ser lo que fue", continuó ya en serio Cronenberg, que encuentra un lado positivo. "Vi La forma del agua [la película de Guillermo del Toro] en casa, en una tele de plasma de 50 pulgadas, y la vi luego en el cine. Y tuve una mejor experiencia en casa", afirmó.

Cronenberg no tuvo reparos en mostrar su apoyo a todo lo que sea un avance en el mundo audiovisual, desde las producciones para televisión, a las cámaras digitales o el uso de drones para el cine. "Leí un artículo que decía que yo estaba desarrollando una serie de televisión, cosa que no sabía", dijo. Pero dejó la cuestión en el aire al reconocer que, aunque tenía pensado escribir una novela, el hecho de que últimamente haya visto muchas series le hizo darse cuenta de lo interesante que puede ser vivir la evolución de una historia y de unos actores durante varios años. "¿No tiene un proyecto para Netflix?", le preguntó entonces la moderadora de la charla. Él se limitó a silbar...

Lo que sí ha hecho es trabajar como actor en Alias Grace, lo que le llevó a confesar que antes de ser director quiso ser intérprete. Y mucho antes escritor. "Un guión es como un haiku y una novela puede ser como Guerra y Paz, dijo Cronenberg, que recordó cómo de pequeño solía dormirse escuchando teclear sin parar a su padre, escritor, en su máquina eléctrica.

Un salto, el de la radio al cine, que comparó con el de las salas a las televisiones. "Cuando la gente dice que hay que llorar por el cine, yo creo que hay que pensar que las cosas cambian, se transforman".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios