flamenco

En tiempos de Silverio

  • David Pino presenta su primer disco en solitario con colaboraciones de Fosforito y José Antonio Rodríguez

David Pino. David Pino.

David Pino.

La carcelera se inicia con el poderoso toque de guitarra en modo mayor a cargo de José Antonio Rodríguez y con la voz del venerado maestro Fosforito. El guitarrista ha hecho un delicioso arreglo de esta melodía y poema de tiempos de de Silverio. Contrasta la voz grave del veterano maestro con el timbre agudo de otro maestro, el protagonista de esta obra. Es una forma sencilla y efectiva de actualizar un cante poco transitado en nuestro tiempo. Por la misma época de Silverio, en la misma estética, la toná que cierra la obra. También en la misma onda la liviana, con otro brillante arreglo, en este caso a cargo de Alejandro Hurtado. Un cante que en la voz de Pino deja de ser liviano para hacerse profundamente sentimental y que, inopinadamente, incluye un arreglo de percusión en su segunda mitad. Y aunque la soleá es un estilo anterior a Franconetti, su versión apolá, que es la que nos ofrece aquí Pino, data de esas mismas fechas. De los tangos también tenemos referencias anteriores al gran cantaor sevillano, aunque la versión que nos ofrece aquí Pino, gaditana, extremeña, trianera, de Pastora y del Piyayo, es obviamente de una época posterior. Señala Faustino Núñez que la petenera tiene sones de La Rubia y Juan Breva aunque la versión que sigue aquí Pino es la del maestro Fosforito. Con la guitarra solemne, íntima, muy sentimental de Manolo Franco. En la malagueña se acuerda de Antonio Chacón. El maestro jerezano es interpelado de nuevo en los caracoles en los que hace acto de presencia el baile de Queco, con un final por bulerías de Cádiz. Impresionante el arreglo de guitarra, de nuevo de Manolo Franco. La grabación se completa con una canción del gran Atahualpa Yupanqui. Precisamente es este último tema el que le da título al primer disco del cordobés.

Este es el primer registro de David Pino (Puente Genil, Córdoba, 1972), un cantaor con una larga trayectoria artística y pedagógica que al fin ha querido plasmar en una obra. Sentido del ritmo y un timbre personal son las señas de identidad de este cantaor pontanés. Además de un cante siempre al máximo de expresión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios