Cultura

Una pica en el Museo Británico

  • El grupo sevillano Accademia del Piacere debuta en Londres junto a Arcángel y con una de sus "banderas", 'Las idas y las vueltas'

Fahmi Alqhai y Arcángel durante una función en Alemania. Fahmi Alqhai  y Arcángel durante una función en Alemania.

Fahmi Alqhai y Arcángel durante una función en Alemania. / V. Strüh

"Londres es una plaza bastante dura, resulta muy difícil acceder a ella, incluso los grupos famosísimos pasan poco por allí, y en cualquier caso es un lugar casi vedado a todos aquellos que no son [Jordi] Savall o [Philippe] Herreweghe, así que para nosotros éste es un concierto muy importante", reconoce al otro lado del teléfono Fahmi Alqhai mientras termina de hacer el equipaje para el viaje a la capital británica. Allí actuará mañana el violagambista sevillano con su Accademia del Piacere y con Arcángel como solista, y lo hará, además, "nada menos" que en el Museo Británico, "uno de los centros culturales más importantes del mundo, por lo que el aterrizaje allí cobra aún más importancia para nosotros". "Porque no nos engañemos -reconoce entre risas-: no es lo mismo actuar allí que en un festival de tercera en un pueblo a 30 kilómetros de Londres. Entramos por la puerta grande, y es bonito".

La puerta grande, más específicamente, es un festival de dos semanas de duración, dirigido por Daniel Kühnel (responsable asimismo de la Orquesta Sinfónica de Hamburgo) y organizado por el British Museum en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania, en el marco del cual el museo abre sus impresionantes galerías a actuaciones musicales de muy amplio espectro. El eclecticismo es fundamental en esta iniciativa, toda vez que el nombre-lema del proyecto, Europe y el mundo: Una sinfonía de culturas, pretende poner de relieve la historia misma del Museo Británico, cuyos fondos, como es bien sabido, proceden de todos los rincones del mundo; además de -según señalan los responsables de la institución- reivindicar la idea del "museo enciclopédico" en sí mismo como un agente de la "diplomacia y el intercambio cultural en el siglo XXI".

Es una plaza muy dura si no eres Herreweghe o Savall; para nosotros, tocar allí es importante"

Obras de Ligeti, Stockhausen, Liszt, Messiaen, Strauss o Bartók, estarán sobre los atriles de los músicos que desde muy diversas latitudes acudirán a Londres, desde Japón a China o Rumanía. Desde Sevilla, en este caso, y en la Sala I -la dedicada a los tiempos de la Ilustración- del enorme y laberíntico museo, la Accademia del Piacere, junto a su ya habitual cómplice el cantaor onubense, regresará a Las idas y las vueltas, "uno de esos programas que llevamos por bandera"; dice Alqhai. En efecto, desde su estreno en el verano de 2011 en el Festival de Música y Danza de Granada, ese proyecto -que se hizo además con el Giraldillo a la Innovación de la Bienal de Flamenco en su edición de 2012- se ha convertido en uno de los más representados por el grupo sevillano, además de uno de los más demandados en sus frecuentes actuaciones en el circuito europeo.

Pese al tiempo transcurrido desde su presentación, y a la inusual cantidad de funciones que acumula ya -"rondamos ya el centenar", apunta Alqhai-, no ha decaído el interés hacia ese repertorio fruto de un concienzudo trabajo de investigación luego llevado a los atriles, y que escarba en la música de la colonización española de América -en aquel cruce de culturas europeas, americanas y africanas- para encontrar en aquella fenomenal mezcla de ritmos, armonías y melodías una música mestiza y desprejuiciada, cuyo perfume remitía ya a una suerte de flamenco no declarado, primigenio y conectado con otras tradiciones, como la barroca. En Londres, las entradas para el concierto están agotadas desde hace semanas.

Tras este concierto, en el que además de Arcángel intervendrán otros viejos cómplices de la Accademia como la soprano Mariví Blasco y el guitarrista Miguel Ángel Cortés, el grupo sevillano realizará en los próximos meses, giras por Japón e Italia y conciertos en Alemania, Francia, Suiza, Portugal y Bélgica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios