Gasto farmacéutico

El fin de las subastas reduce un 50% la falta de medicamentos

  • El porcentaje se traduce en mayor accesibilidad del usuario al compuesto demandado

Interior de una farmacia de la capital. Interior de una farmacia de la capital.

Interior de una farmacia de la capital. / Domínguez (Huelva)

Las perspectivas contempladas por los farmacéuticos onubenses cuando el actual Gobierno autonómico anunció el fin de las subastas de medicamentos, parece que se van cumpliendo. Así se señala desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Huelva. Este organismo hace referencia a los datos aportados por el propio Consejo General de Farmacéuticos de Andalucía que señala que, que desde la caducidad, el pasado 29 de septiembre, de la primera de las cuatro convocatorias de subastas en Andalucía, se ha reducido en un 50% las faltas de los medicamentos afectados. Es decir, la disponibilidad de estos fármacos para los ciudadanos en las boticas andaluzas y onubenses, ha mejorado en un 50% en cuatro meses.

La tendencia registrada en Andalucía contrasta con la manifestada a nivel nacional durante 2019, según indica el Centro de Información sobre el Suministro de Medicamentos (Cismed) de la Organización Farmacéutica Colegial con la información recibida de 8.800 farmacias de todo el país.Esta tendencia en Andalucía, como ya se ha comentado, fue apuntada el año pasado desde el sector farmacéutico que adelantó que con el fin de las subastas, los ciudadanos andaluces tendrían las mismas posibilidades que los del resto del país.

La situación actual no obstante, se encuentra influida en cierta manera por la política del medicamento llevada a cabo por el anterior Gobierno ya que aún se encuentra operativa parte de las subastas, es decir, aquellas que ya estaban comprometidas para llevarse a cabo.En todo caso, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Huelva cuenta con una colaboración que considera “directa y fructífera” con el Hospital Juan Ramón Jiménez y con el Distrito Sanitario Huelva-Costa y Condado-Campiña ante cualquier desabastecimiento que se pueda producir y que tenga afección directa en la población.

Un ejemplo de esa colaboración continúa el Colegio onubense– se puso de manifiesto con la retirada, hace unos meses, de los medicamentos con ranitidina, reduciéndose notablemente los problemas y las molestias para los pacientes. Asimismo, ante alguna alerta oficial por desabastecimientos o la indicación de algún paciente que no lo encuentra en farmacia, ellos primero confirman con nosotros que realmente existe la falta de ese tratamiento para así escoger entre las alternativas terapéuticas disponibles para no desatender a los pacientes.

Otro punto que quieren resaltar los farmacéuticos onubenses, es respecto a la preocupación que ha surgido con la aparición del coronavirus. se quiere hacer un llamamiento a la calma y al sosiego. “No estamos viviendo una situación que invite a la psicosis ni al pánico”, explica. Existen protocolos de actuación y se están llevando a cabo ante los casos que se consideren necesarios, por lo que el virus se encuentra muy controlado. Ante cualquier duda o consulta que pueda tener la población, “pueden acudir siempre que lo estimen oportuno a una farmacia, donde recibirán información veraz, contrastada y de utilidad”.

Uno de los efectos que a pie de calle está teniendo esta preocupación es el de la adquisición de mascarillas. El Colegio subraya que hay constancia de que hay una mayor demanda de estos productos (es un hecho generalizado en todo el país), aunque no es nada desmedido y que se dé como una tónica generalizada en todas las farmacias. No obstante, las distribuidoras farmacéuticas que surten a la farmacias de la geografía onubense, cuentan con stock para atender la demanda, y también “nos consta que están dotándose de más unidades por si fueran necesarias”. Ya se cuenta con experiencia previas de situaciones de corte similar (gripe A, SARS, etcétera) y se procede con mayor solvencia.

Se estima, volviendo al tema del anterior sistema de subastas, que supuso un ahorro en la factura farmacéutica que se cifró en 400 millones de euros conseguido en las ocho subastas realizadas.Según fuentes de la propia Consejería de Salud, el 44% del gasto farmacéutico en la comunidad corresponde a medicamentos procedentes de las subastas. Aun así, Andalucía no era la autonomía que tuviera una factura más baja por habitante, aparte de las dudas que suscitaba la procedencia de algunos de los compuestos.

Otro hecho que hay que tener en cuenta es la evolución del gasto que ha subido notablemente, en estos últimos años siempre siguiendo datos oficiales de la Consejería de Salud y que ha hecho que se queden atrás los años de la crisis.Las últimas estadísticas señalan que el aumento en la provincia onubense, fue del 4,5% en tan solo un año, lo que supone un incremento superior a las medias andaluza y nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios