Sorteos Euromillones: Un acertante de Huelva se lleva 110.000 euros

Contenido ofrecido por Cecsa

¿Qué puedes hacer con tus excedentes de autoconsumo?

  • La electricidad generada por tu instalación de autoconsumo y que no es consumida, puede darte bastantes beneficios según lo que hagas con ella

¿Qué puedes hacer con tus excedentes de autoconsumo?

¿Qué puedes hacer con tus excedentes de autoconsumo?

INERCIA pertenece al Grupo CECSA, con más de 100 años de experiencia en el sector eléctrico, y está enfocada en la gestión integral de la energía de sus clientes. Por ello, es uno de los mejores referentes de la provincia para explicarte las posibilidades que tienes al alcance para gestionar tus excedentes de autoconsumo.

En primer lugar, nos gustaría aclarar qué son los excedentes de autoconsumo y los tipos de autoconsumo que existen en relación con los excedentes. Se entiende por excedentes de autoconsumo, toda la electricidad generada cada hora por la instalación de autoconsumo y que no es consumida en esa hora por el suministro.

Excedentes. Excedentes.

Excedentes. / Archivo

Respecto a los tipos de autoconsumo, tenemos:

  1. Sin excedentes: la instalación no vierte electricidad a red. Solo existe el sujeto consumidor.
  2. Con excedentes: la instalación vierte electricidad a red. En este caso tenemos el sujeto productor y sujeto consumidor:
  • Compensación simplificada: no es necesario darse de alta como productor y los excedentes se compensan con la comercializadora.
  • Productor: es necesario darse de alta como productor de electricidad.

En este artículo, vamos a centrarnos en las instalaciones con excedentes sujetas a compensación simplificada, es decir, todas las instalaciones de autoconsumo por debajo de los 100kW de potencia.

Opciones

Para poder acogerse a compensación simplificada, es necesario legalizar la instalación y aportar los siguientes documentos a la comercializadora, para que pueda proceder con los trámites con la distribuidora:

  • Certificado de instalación eléctrica en baja tensión firmado y sellado por la Comunidad Autónoma y la empresa instaladora (CIE).
  • Justificante de presentación de la documentación en la Comunidad Autónoma firmado y sellado.

Una vez que la instalación esté sujeta a compensación simplificada, las distintas opciones que tenemos son:

Almacenar los excedentes en una batería física

En este caso no es realmente necesario estar acogidos a compensación simplificada, pero es muy recomendable por si en algún momento no disponemos de más capacidad de almacenamiento y vertimos electricidad a red. Con esta opción nos garantizamos poder usar prácticamente la totalidad de la energía producida y nos independizamos lo máximo posible del mercado eléctrico. Sin embargo, es la opción más costosa, ya que hay que adquirir e instalar una batería física.

Compensar excedentes con la comercializadora:

Esta opción se asemeja a vender los excedentes producidos a la comercializadora y su viabilidad o no, dependerá del precio con que nos compensen los excedentes y del precio con el que nos cobren el consumo. Actualmente, podemos encontrar precios de los excedentes desde los 0,05 euros/kWh hasta los casi 0,20 euros/kWh. Como principal ventaja es la de disponer de un precio fijo por el excedente, pero suele ser el precio más bajo de todas las opciones.

Autoconsumo en remoto

En este caso usamos los excedentes para el consumo de otro suministro o suministros. Es una buena opción para el caso de disponer de más de un punto de suministro con consumos o para el caso de no disponer de espacio en el suministro principal y poder colocar la instalación de autoconsumo en otro punto de suministro. No es necesario que los suministros estén bajo el mismo titular, aunque sí que estén en la misma comercializadora. El inconveniente de esta opción sería en caso de que no tengamos consumo en ninguno de los suministros y, por supuesto, que no es viable en caso de que no tengamos más de un suministro.

Batería virtual

Esta opción se conoce con el nombre de batería virtual, aunque se asemeja más a una hucha virtual, donde los excedentes son pagados a precio de mercado, al igual que nos cobran por el consumo de electricidad a precio de mercado. Al final de mes lo que se compensan son los euros generados y los consumidos. En el caso de tener más generación que consumo, se podría llegar a conseguir compensar la factura completa y no pagar nada. Aunque si esto ocurre suele deberse a que la instalación está sobredimensionada. Como principal inconveniente es que dependemos completamente del mercado eléctrico, aunque sería para lo bueno y para lo malo, es decir, si el precio sube, pagaremos más por la electricidad, pero también nos pagarán más y si el precio baja, nos pagarán menos por los excedentes, pero también pagaremos menos por la electricidad.

Marketplace

Es la opción más novedosa y aún se está dando forma en distintos modelos de comercialización. De forma general, consistiría en ofertar los excedentes en un Marketplace donde los consumidores se conectarían para pujar por ellos. La principal ventaja sería la independencia del sector eléctrico, ya que son los consumidores los que marcarían el precio de la electricidad. Sin embargo, este mismo hecho implica que pueda pagarse poco por los excedentes en caso que ningún consumidor los necesite

Conclusiones

La idea que se pretende transmitir desde INERCIA no es más que dar a conocer las distintas opciones sobre los excedentes de autoconsumo. No existe una opción que sea mejor que la otra, sino que para cada cliente y para cada situación se tendrán que analizar las distintas opciones para valorar la óptima.