Andévalo Occidental

Dos onubenses patentan un sistema de energía limpia basado en el mecanismo de un antiguo reloj

  • La renovable ingeniada por Andrés Torrescusa Rodríguez y Eugenio Lorenzo Díaz transforma fuerza mecánica en eléctrica

Andrés Torrescuasa y Eugenio Lorenzo con la memoria de su invento. Andrés Torrescuasa y Eugenio Lorenzo con la memoria de su invento.

Andrés Torrescuasa y Eugenio Lorenzo con la memoria de su invento. / J. Landero (Huelva)

La energía solar, fotovoltaica, eólica, geotérmica, mareomotriz, undimotriz o hidroeléctrica, entre otras, podrían tener muy pronto una nueva compañera de viaje en el grupo de las conocidas como renovables, que se obtienen de fuentes naturales virtualmente inagotables, o alternativas que puede suplir a las energías o fuentes energéticas actuales, ya sea por su menor efecto contaminante o por su posibilidad de renovación.

Todo gracias a la labor investigadora de los emprendedores onubenses Andrés Torrescusa Rodríguez (55 años), natural de Puebla de Guzmán; y Eugenio Lorenzo Díaz (60 años), natural de Villablanca, los cuales han patentado un nuevo sistema para obtención de energía basado en el mecanismo de un antiguo reloj, transformando energía mecánica en electricidad.

En declaraciones a Huelva Información, ambos onubenses se muestran convencidos de haber diseñado un sistema para obtener una energía renovable que “puede encajar perfectamente en las ideas y líneas  que se están gestando en distintos países del mundo con el objeto de sustituir los actuales carburantes fósiles por energías mucho más limpias e inagotables, todo con el fin último de reducir la contaminación y de ayudar a evitar la reducción de la capa de ozono”.

La nueva fuente de energía podría incluirse en el decreto ley para eliminar los carburantes contaminantes

En el caso de nuestro país, los dos inventores onubenses también piensan que esta nueva fuente de energía “podría incorporarse al ya famoso borrador de Decreto Ley en el que actualmente trabaja el Gobierno de España con el propósito de eliminar los carburantes contaminantes”.

Pero Andrés Torrescusa y Eugenio Lorenzo quiere llegar “aún más lejos”, y defienden que los distintos usos de esta nueva energía “podrían sin ningún tipo de duda contribuir al desarrollo económico de cualquier país, región, comarca, ciudad o pueblo”.

Los dos emprendedores onubenses tienen ya en sus manos la concesión en España de la patente denominada ‘Acumulador de energía eléctrica mecánico’, para la cual también tramitaron la PCT Internacional el pasado día 31 de noviembre en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Por otra parte, según la descripción de la memoria que presentaron Andrés Torrescusa y Eugenio Lorenzo en la Oficina Española de Patentes y marcas para patentar su sistema, este se refiere a un acumulador de energía eléctrica mecánico cuya evidente finalidad se centra en constituir un medio acumulador de energía a través de un sistema mecánico basado en unos elementos elásticos en espiral y un sistema de engranajes.

Los inventores defienden que los usos de esta nueva energía “podrían contribuir al desarrollo económico de cualquier país”

De esta forma el principal objeto de la invención es “proporcionar un acumulador de energía eléctrica que no requiere una fuente de alimentación eléctrica para su carga”.

Como antecedentes de la invención, dicha memoria describe que los acumuladores de energía eléctrica habitualmente utilizados están constituidos por baterías que requieren de una fuente de alimentación eléctrica para ser recargadas, de la que dependen plenamente una vez descargados.

Igualmente, y si ya se conocían mecanismos eléctricamente autónomos para la generación de energía, estos deben ser accionados en el momento en el que se quiere obtener la energía eléctrica correspondiente, de manera que “en ningún momento permiten acumular la energía entregada, salvo que estén asociados a acumuladores eléctricos, lo que encarece y complica su estructura”.

Solución sencilla

En este sentido la memoria describe la invención de los dos onubenses como un acumulador de energía eléctrica mecánico “que resuelve de forma plenamente satisfactoria la anterior problemática en base a una solución sencilla, pero de gran eficacia”, ya que se basa en una espiral elástica, como puede ser un resorte metálico en espiral, que en estado de compresión, o lo que es lo mismo en posición de enrollamiento, presenta una energía mecánica potencial que podrá ser liberada para provocar un movimiento giratorio en virtud de la tendencia de dicho resorte a su posición de reposo.

Aprovechando dicha fuerza, prosigue, se puede aplicar a un sistema de engranajes y transmitir el movimiento de este sistema para el accionamiento de un alternador eléctrico, lográndose generar energía eléctrica a partir de una energía potencial acumulada durante el arrollamiento, la cual se transforma inicialmente en energía cinética durante su distensión, para pasar a ser finalmente eléctrica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios