Balance del Ministerio del Interior

Los narcos, los delitos sexuales y el asesinato de Laura marcan la criminalidad de 2018

  • Las infracciones penales bajan un 2,8% en la provincia gracias, sobre todo, al descenso de las sustracciones de vehículos, de los hurtos y de los robos con violencia e intimidación

Tres agentes de la Guardia Civil custodian la casa de Bernardo Montoya en El Campillo, lugar donde presuntamente agredió a Laura. Tres agentes de la Guardia Civil custodian la casa de Bernardo Montoya en El Campillo, lugar donde presuntamente agredió a Laura.

Tres agentes de la Guardia Civil custodian la casa de Bernardo Montoya en El Campillo, lugar donde presuntamente agredió a Laura. / Julián Pérez/ Efe (El Campillo)

Cae la delincuencia en Huelva en 2018. El año se cerró con 18.897 infracciones penales en la provincia, un 2,8% menos que en el ejercicio 2017. Mucho ha tenido que ver en esta rebaja la caída de la sustracciones de vehículos, de los hurtos y de los robos con violencia e intimidación. Hay que partir de la base, como consta en el último Balance de Criminalidad del Ministerio del Interior, de que seis de cada diez hechos delictivos registrados por la Policía Nacional y la Guardia Civil se recogen en la estadística bajo el epígrafe Resto de infracciones penales, sin más detalle, si bien estas han aumentado un 1,7%.

Las demás se pormenorizan en diez epígrafes. El que más llama la atención es el del narcotráfico. En solo doce meses ha aumentado un 41% en la provincia, pasando de los 139 asuntos de 2017 a los 196 registrados hasta el pasado 31 de diciembre. Esta circunstancia, que coloca a Huelva como la provincia andaluza donde más aumentó el tráfico de estupefacientes en 2018, se justifica por la presión policial que los narcos del Campo de Gibraltar vienen padeciendo, lo que les ha hecho desviar el flujo de los alijos de hachís a costas como la onubense y les ha llevado a asociarse con otras organizaciones de aquí para mantener a flote el negocio ilícito.

Uno de cada cuatro asuntos de tráfico de drogas es detectado en la capital onubense, donde se clausuró el ejercicio con 48 infracciones penales de estas características, un 4,3% más.

2018 fue un año trágico que terminó de la peor manera posible, con el crimen de Laura Luelmo en El Campillo el 12 de diciembre. A esta pérdida hay que sumar otra, la de Cristina Marin en Lepe el pasado verano presuntamente a manos de su expareja. Los dos crímenes han manchado de sangre el capítulo de homicidios dolosos y asesinatos consumados, que se había quedado a cero en 2017.

En idéntica frecuencia que en el ejercicio anterior se mantuvieron las tentativas de homicidio y asesinato, ocho en total. Tres de ellas tuvieron lugar en la capital –que un año antes no había registrado ninguna– y en el marco de los tiroteos que se sucedieron a lo largo de 2018 en las barriadas más conflictivas.

También han crecido en la provincia los delitos de lesiones y riña tumultuaria, 201 (+11%), de los que 47 se dieron en la capital onubense.

Los delitos contra la libertad y la indemnidad sexual protagonizan uno de los incrementos más acusados del Balance de Interior. Los 127 de hace dos años han pasado a 146 al cierre del pasado, el 15% más. En Huelva capital el crecimiento es más leve, del 4,8%, con 44 casos detectados (el 30% del total provincial). Sin embargo, en los delitos sexuales han caído las agresiones con penetración un 22,2%, de nueve a siete, solo una de ellas en la ciudad de Huelva.

La actividad de los amigos de lo ajeno ha sido la más contrarrestada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en 2018. Es llamativo el apartado de sustracciones de vehículos, en el que la mengua ha sido del 42,8%, pasando de 402 a las 230 en solo un ejercicio.

El año se clausuró con 270 robos con violencia e intimidación, el 18,9% menos que en 2017, 43 de ellos acontecidos en la capital, donde el descenso es del 26,2%.

Ocho de cada diez robos con fuerza se produce en viviendas. Fueron 1.437 en total (183 en la capital), un 5,9% más, aunque en el epígrafe general de asaltos a domicilios, establecimientos y otras instalaciones se aprecia un recorte del 5,5%, con 1.785 delitos inventariados.

El punto y final a la estadística lo ponen los hurtos, que conforman prácticamente uno de cada cuatro delitos registrados en la provincia, 4.637. Han descendido un 9,6% con respecto a 2017 y casi la mitad de ellos –2.300– tuvieron lugar en la capital, lógico si se tiene en cuenta que es en Huelva donde se concentra el mayor número de superficies comerciales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios