sucesos

El año de los tiros

  • La tensión entre clanes familiares persiste en el Hotel Suárez

  • Ayer un coche se empotró contra otro y hubo disparos al aire

  • Es el quinto episodio con detonaciones en lo que va de 2018

Comentarios 0

La tensión se palpa en el ambiente que se respira desde la madrugada del lunes en la barriada en la que antaño se ubicaba el Hotel Suárez. Anoche un nuevo episodio de la reyerta entre dos clanes familiares de la zona reactivaba todas las alertas. Pasaban las agujas del reloj de las 22:30 cuando un vehículo se empotraba contra otro utilitario que estaba estacionado en la calle Flamenco.

El estruendo que produjo el choque lanzó a los vecinos de la calle fuera de sus casas. Todos querían saber qué había ocurrido. Y del bullicio se pasó al enfrentamiento. Una persona no identificada disparó tres veces al aire y prácticamente en ese momento la Policía Nacional irrumpió en la zona. Los agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana se toparon de nuevo con el silencio del vecindario.

Un litigio por la ubicación de puestos en el mercadillo podría estar detrás de los sucesos

Lo que los investigadores tienen claro es el vínculo existente entre atacantes y atacados: "Tienen apellidos comunes", indicaron las fuentes consultadas por Huelva Información. Manejan como "hipótesis de trabajo muy primaria" que detrás del suceso de anoche y del de la madrugada anterior -cuando alguien disparó al maletero de otro coche aparcado en la calle Camarones con una escopeta de caza- está un supuesto litigio por el posicionamiento de unos puestos de venta ambulante de fruta en el mercadillo.

Las fuentes de este diario concretaron que es una "situación similar" a la que se vivió hace años, concretamente el 21 de septiembre de 2009, en El Torrejón con familiares de Mari Luz, que llegaron a sentarse en el banquillo de los acusados por disparar contra una vivienda, aunque finalmente todos -excepto un tío de la menor, autor de los "taponazos"- quedaron absueltos.

La Policía Nacional todavía no ha acometido ninguna detención por estos hechos y realiza los interrogatorios a los testigos sobre el terreno.

Sobre el primer episodio de la reyerta, acontecido en torno a las 5:00 del lunes, las fuentes de este rotativo precisaron que aunque solo había un impacto de perdigón en el maletero del coche de la calle Camarones, la Policía Científica ha encontrado al menos dos cartuchos más de arma de caza, lo que indica que se produjeron, al menos, dos disparos al aire en el momento de aquel incidente.

Ninguno de los turismos implicados ha sido sustraído, por lo que en sus titulares está la primera clave para tratar de arrojar algo de luz sobre los últimos acontecimientos, que mantienen en vilo a la barriada de Marismas del Odiel y también a otras colindantes como la del Carmen.

Sumando estos dos sucesos son ya cinco las reyertas en las que se producen tiros en la capital en lo que va de año. La primera tuvo lugar en la misma zona, también en la calle Flamenco, el pasado 7 de mayo. Entonces una persona resultó herida en la cabeza de un bastonazo y otro recibió un perdigonazo en el gemelo.

Solo un día después, el 8 de mayo, una riña entre dos personas en El Torrejón acababa con un herido por un fuerte golpe en la mandíbula. Los familiares del perjudicado fueron en busca del agresor, que se había escondido en su casa de la calle Jazmín, y dispararon a la ventana. Las fuentes de este periódico señalaron en aquel momento que los dos altercados estaban conectados y que agresores y víctimas eran parientes.

El 17 de mayo una pelea entre familiares en el barrio de Pérez Cubillas por la tarde acababa por la noche a tiros en la plaza Juan XXIII. Se produjeron al menos seis detonaciones de escopeta y varias ráfagas. En aquella ocasión hubo cuatro hombres detenidos por arremeter con las armas contra la vivienda del que se les había enfrentado por la tarde. Este resultó herido en el abdomen por un perdigón que atravesó la ventana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios