Huelva

La música se une para mostrar su apoyo al pueblo Sirio

  • La I Cumbre Mundial de Dirección Orquestal de Huelva reúne en Huelva a más de 190 profesionales hasta el sábado

El maestro Navarro Lara se dirige al público en la inauguración del foro. El maestro Navarro Lara se dirige al público en la inauguración del foro.

El maestro Navarro Lara se dirige al público en la inauguración del foro. / Canterla (Huelva)

La I Cumbre Mundial de Dirección Orquestal de Huelva, organizada por la Escuela de Dirección de Orquesta del Maestro Navarro Lara y que contará con más de 190 directores de orquesta de más de 40 países de todo el mundo se celebra en la ciudad hasta el próximo sábado. Este último día, tendrá lugar en la Casa Colón un concierto, que reunirá a los mejores artistas de este panorama musical. El evento ha sido presentado hoy por el maestro Navarro Lara, en compañía de Missak Baghboudarian, director de la orquesta nacional de Siria e invitado especial a este encuentro.

En este sentido, Navarro Lara ha destacado que "Huelva se convierte, por primera vez y a nivel internacional, en el epicentro de la música clásica. Es la primera vez que se convoca una cumbre de estas características con directores de orquesta y que culminará el sábado con un evento único e irrepetible, como es un concierto en la Casa Colón donde participará la Orquesta Internacional de Directores de Orquesta, la única de todo el mundo que será dirigida por catorce directores y en la que participarán solistas y cantantes".

El maestro, ha resaltado además que "tendremos en la capital a los mejores, y dos hechos muy relevantes, ya que contaremos con el solista Alberto García Demestres, el único alumno de Luciano Pavarotti, un hijo predilecto para él, que incluso vivía con el tenor. Cuando murió, García Demestres dejó de cantar, y este sábado reanudará aquí su carrera, de forma que podemos decir que Pavarotti va a renacer en Huelva a través de Alberto García, que actuará con un frac del artista".

Por su parte, Baghboudarian ha agradecido la presencia a todos los participantes y ha afirmado que "cuando se tiene la dificultad de hacer música en un período de guerra, cualquier mano amiga que nos tiende la mano es una muy buena noticia, y por eso estoy muy agradecido de estar aquí. Siria lleva siete años de guerra, y nos preguntamos si era posible seguir haciendo música a pesar de ello, entonces, fue el público quien demandó la música como una forma de evasión".

El maestro ha explicado que "el hecho de salir de su casa para ir a un ensayo, supone un peligro para todos ellos, incluso ha habido bombardeos en algunos conciertos y por este motivo entendemos que tenemos una labor similar a la de un médico en esta situación, para sanar la parte espiritual. Hacer música es una forma de sentirnos vivos y la única esperanza de vivir con cierta normalidad".

En cuanto al concierto, ha indicado que "al principio, la entrada era gratuita, pero posteriormente pusimos un precio para recaudar fondos de cara a causas tan secillas como llevar a niños a vivir experiencias en contacto con la música y los instrumentos reales. En período de guerra, la música tiene una importancia capital porque es la forma de retomar la humanidad que se pierde en una guerra civil.

Por último, ha señalado que "estando aquí con todos mis compañeros me siento fuerte y con más ganas de continuar esta labor, porque la música puede con absolutamente todo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios