Huelva

La criminalidad experimenta una caída del 4,7% en el primer semestre

  • Las sustracciones de vehículos se reducen a la mitad pero suben un 25% los delitos sexuales

Efectivos de la Policía Nacional patrullan por el recinto colombino. Efectivos de la Policía Nacional patrullan por el recinto colombino.

Efectivos de la Policía Nacional patrullan por el recinto colombino. / alberto domínguez

La primera mitad del año se ha cerrado en la provincia de Huelva con un total de 9.260 infracciones penales, lo que significa un descenso de la delincuencia del 4,7% con respecto al mismo lapso de 2017, según consta en el Balance de Criminalidad que publica periódicamente el Ministerio del Interior y al que ha accedido Huelva Información. La onubense es la segunda provincia donde menos delitos se produjeron en el primer semestre, rebasada solo por la de Jaén, con 7.992 (-1,5%).

A pesar de este descenso, llaman la atención en la estadística estatal dos elementos que experimentan el comportamiento contrario: el narcotráfico y los delitos que tienen carácter sexual.

En concreto, la Guardia Civil y la Policía Nacional inventariaron 91 asuntos de tráfico de drogas, un 30% más que en el primer semestre de 2017 (70). Y esto es claro indicativo de la eficacia policial, de un lado, y del aumento de los flujos de entrada de droga por la costa onubense de otro, después de que los narcos gaditanos hayan derivado parte de su actividad a nuestro litoral por la intensa presión policial del Estrecho.

En el capítulo de delitos contra la libertad y la indemnidad sexual del Balance de Criminalidad es destacable que se pasó de los 64 del año pasado a los 80 de este, un crecimiento del 25%. Se produjeron en la provincia tres agresiones sexuales con penetración (violaciones), la misma cifra que un año atrás, mientras que el resto de delitos sexuales crecieron un 26,2%.

Entre el 1 de enero y el 30 de junio del presente ejercicio no ha tenido lugar ningún homicidio doloso en territorio onubense, pero sí que hubo cuatro tentativas, la misma cifra en la primera mitad de 2017.

Para finalizar con los delitos que experimentaron una subida en el primer semestre cabe mencionar los de lesiones y riña tumultuaria: han sido ahora 89, uno más, lo que se traduce en un aumento del 1,1%.

El resto de infracciones penales obtuvo un saldo interanual negativo. Así, el mayor descenso de la criminalidad se observa en las sustracciones de vehículos. Si entre enero y junio de 2017 los cuerpos policiales de la provincia contabilizaron 228, este año se han quedado en 111, el 51,3% menos.

El descenso se los robos con violencia e intimidación también ha sido acusado en la primera mitad del ejercicio en curso. Han sido 135, un 8,5% menos que en 2017, cuando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las Policías Locales que aportan datos al Sistema Estadístico de Criminalidad reseñaron 172.

A nivel cuantitativo, no obstante, quedan lejos de los 873 robos con fuerza detectados en viviendas, establecimientos comerciales y otras instalaciones. La rebaja interanual en este caso es del 18,7%, teniendo en cuenta que un año antes se habían producido 1.074.

El Balance de Criminalidad del Ministerio del Interior también hace referencia, por la entidad que tienen en sí mismos, a los robos con fuerza en domicilios. Sin ocho de cada diez, 704 en total. Y su descenso ha sido del 8,5%, según los datos gubernamentales.

Prácticamente una de cada cuatro infracciones penales contabilizadas en la provincia entre enero y junio es un hurto. En total se produjeron 2.297 este año, pero son un 9,1% menos que en el año precedente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios