Pandemia

El coronavirus pausa la experiencia Erasmus

  • Los universitarios onubenses sufren una odisea para regresar a los hogares 

  • Las fronteras encierran a varios estudiantes en los países donde cursan sus estudios

Carmen García y David Serrano viven su experiencia Erasmus en Praga (República Checa). Carmen García y David Serrano viven su experiencia Erasmus en Praga (República Checa).

Carmen García y David Serrano viven su experiencia Erasmus en Praga (República Checa). / M.G. (Praga)

La luz que irradia la experiencia Erasmus se torna hacia un tono más tenue hasta nuevo aviso y la incertidumbre azota a todos los estudiantes onubenses partícipes del programa de movilidad internacional que oferta la Unión Europea. Los universitarios también han sido un foco del ensañamiento del coronavirus y, por consiguiente, han iniciado un viaje en estampida a Huelva, si bien otros muchos permanecen encerrados en otros puntos de la geografía europea a la espera de una respuesta por parte de las autoridades competentes.

Italia, corazón de la epidemia, ya amanece como si de una ciudad distópica se tratase. Lejos queda el ajetreo de un país donde el bullicio, el turismo y los ruidos son palpables en cada rincón. Las persianas de las casas y los comercios echan el cierre y las desoladoras calles solo reciben a los viandantes que tienen que desplazarse para hacer compras de primera necesidad en los supermercados y farmacias. La parálisis que luce el país desde el pasado jueves ­-con la aprobación del decreto del Gobierno para frenar la pandemia- trasciende también a la rutina de los jóvenes universitarios.

La meta para la mayoría era la localización de una ruta de escape, en tanto que las comunicaciones entre Italia y España quedan clausuradas por el momento. Una de las estudiantes más previsoras fue Lourdes Campoy, estudiante de ADE y Derecho y natural de El Rompido, que lleva ya tres semanas en Huelva tras regresar de Bolonia. El motivo de su temprana vuelta radica en el pánico de sus familiares en vista a una posible propagación del coronavirus que terminase por cerrar las fronteras. La joven, tras contemplar cómo sus compañeros del Erasmus viven actualmente una odisea para abandonar el país con forma de bota, agradece “haber podido salir antes”. En este sentido, Lourdes no muestra especial preocupación por el devenir de su curso, pues “recibimos clases on line y ya anteriormente hemos realizado exámenes por skype, por lo que no creo que pueda tener problemas en las calificaciones”.

Raúl Sánchez (izquierda) se halla en Polonia. Raúl Sánchez (izquierda) se halla en Polonia.

Raúl Sánchez (izquierda) se halla en Polonia. / M.G. (Polonia)

Más impedimentos se han encontrado el resto de estudiantes que han querido abandonar Italia como consecuencia de la propagación del Covid-19. Uno de ellos es Álvaro Domínguez, estudiante de ADE en Salerno. Pese a que esta localidad se emplaza en el sur de la bota, el joven “rápidamente” se cercioró de medidas excepcionales que causaron en él un gran impacto, como “la separación entre el conductor de autobuses y los pasajeros o las multas que impone la policía si ven a alguien por la calle después de las 18:00”. Su particular aventura para regresar a un país donde la sanidad le da “mayor seguridad” se vio adulterada por varias cancelaciones en sus vuelos, hasta que pudo “coger un avión a Francia para después tomar otro hacia Málaga”.

En su trayecto le acompañaba también la onubense Laila Azzouz. Esta estudiante de Magisterio se hallaba inmersa en la realización de sus prácticas como colofón a su último año de carrera, por lo que tiene “una gran incertidumbre acerca de qué va a pasar, ya que se han de cumplir un mínimo de horas para convalidarlas”. La razón que ha llevado a Laila a ser parte de la estampida de universitarios que han regresado a Huelva desde Italia viene dada por la preocupación de su familia por “la realidad paralela creada en mi cabeza al sentir que el Erasmus se está viendo afectado por esta situación”. Por ello, pese a que es consciente de que puede "poner en riesgo a mi entorno, necesitaba salir de Italia y engañar un poco a mi mente”.

Por su parte, la opinión de Juan Bautista dista de la de sus otros dos compañeros de Salerno. Este alumno de Relaciones Laborales y Recursos Humanos ha optado por permanecer en el país transalpino al “tener familiares que son pacientes de riesgo por ciertas circunstancias de salud”.

Este criterio es el mismo que ha seguido Paula Martínez, estudiante de Trabajo Social en Parma, quien asegura que “utilizar un avión o cualquier transporte público sería poner en riesgo la salud de las personas que están alrededor, además del peligro que supone para los familiares”. La joven ha explicado a Huelva Información el “gran impacto” que ha supuesto en ella medidas como “la necesidad de llevar un justificante si se quiere salir de casa o la costumbre de mantener un metro de distancia con la otra persona”. Sin embargo, y “en vista que podría producirse en España lo mismo”, permanece en su casa de Parma junto a dos compañeras.

Paula Martínez (derecha) junto a sus amigas durante su Erasmus. Paula Martínez (derecha) junto a sus amigas durante su Erasmus.

Paula Martínez (derecha) junto a sus amigas durante su Erasmus. / M.G. (Italia)

La desinformación es uno de los aspectos que mayor temor causa en los universitarios y así lo atestigua Raúl Sánchez, estudiante de Ingeniería Energética en Kielce (Polonia), quien señala que “toda la información la cogemos de Twitter o de folletos, porque la universidad polaca no nos ayuda”. No obstante, sí que destaca la labor de la UHU, en tanto que “facilitan que podamos hacer videollamadas con el departamento de Relaciones Internacionales” para solventar dudas. Asimismo, el cierre de residencias y las dudas de en qué espacio se reunirán todos los erasmus no ayuda a atenuar las incertidumbres.

La inquietud también se denota en el hogar de David Serrano y Carmen García en Praga (República Checa). El alumno de ADE y FICO y la estudiante de máster de ingeniería química industrial concluyen que “todo está en aire”, porque “aunque envíen emails desde la universidad, no nos han dicho medidas con soluciones factibles”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios