contenido patrocinado

Cuánto consume un aire acondicionado y cómo podemos optimizar su eficiencia

Cuánto consume un aire acondicionado y cómo podemos optimizar su eficiencia

Cuánto consume un aire acondicionado y cómo podemos optimizar su eficiencia

La pregunta que se hacen cientos de poseedores de un aparato de aire acondicionado doméstico tiene siempre que ver con el consumo de estas máquinas y la forma en la que se puede reducir para pagar menos en la factura de la luz.

La potencia, el tiempo de encendido y el tamaño de la vivienda son tres factores que influyen en el consumo de estos aparatos, pero no son los únicos: la franja horaria en la que esté encendido, con las recientes modificaciones llevadas a cabo en la factura de la luz, puede influir sobremanera en el importe final de la factura, además de los modos de economización de energía de los que pueda disponer el modelo o su antigüedad, ya que un aparato en mal estado tiende a consumir más recursos y a funcionar peor.

Cómo saber cuánto consume realmente un aparato de aire acondicionado

Al hablar de consumo energético, siempre existe un margen de error en las aproximaciones porque los datos de consumo son precisamente eso, aproximaciones. De hecho, es muy complicado poder predecir el importe exacto de la próxima factura de la luz en base al consumo del aire acondicionado. Primero, porque no es el único dispositivo que está encendido día tras día; y segundo, porque cada modelo de aire acondicionado es un mundo y no todos consumen los mismos recursos por igual.

“Uno de los aspectos que más preocupan a los consumidores es el coste en la factura que tiene utilizar el aire acondicionado, y en realidad no se ve alterado únicamente por un solo factor, sino que es un conjunto de factores lo que puede hacer que el importe se dispare o no en la próxima factura”, comentan los expertos. “Es aconsejable optar en el momento de la compra por un modelo potente que se ajuste al tamaño de la vivienda, pero también hay que tener en cuenta la gran cantidad de recursos que necesitan los modelos más potentes para funcionar”, explican.

Pero, tal y como están las cosas, con los recientes cambios en la tarificación del consumo eléctrico, el momento del día en el que esté encendido tiene un impacto muy intenso en el consumo eléctrico generado por estos aparatos.

“España es uno de los países de toda la Unión Europea que más caro paga el kilovatio por hora, y nos encontramos en un momento en el que el sobredimensionado coste de la luz bate récords históricos cada pocos días. En este sentido, es fundamental recurrir a los modos ECO de los aires acondicionados y utilizarlos siempre en intervalos de tiempo concretos para ajustar la temperatura de la vivienda, con el fin de reducir el consumo eléctrico y poder disfrutar de la temperatura ideal en el domicilio sin que el importe de la factura se dispare”, comenta el equipo de Tsclima, una de las firmas de referencia en el sector de la climatización y experta en la instalación y el mantenimiento de instalaciones térmicas en edificios, que ostenta la pertinente autorización de la Conselleria de Industria e Innovación.

Consejos para amortiguar la subida del precio de la luz con el aire acondicionado

A la hora de encontrar un modo eficaz para ahorrar en la factura, los expertos de Tsclima insisten en que no existe una fórmula mágica, pero sí se pueden reducir los excesos en el consumo de la luz adoptando algunas medidas en el día a día. “Es complicado decir cómo se puede ahorrar en la factura porque el precio base de por sí ya es muy elevado, pero sí es posible llevar a cabo una serie de pequeños gestos que contribuyan a que el importe de la factura no se dispare más”, explican.

Una de estas acciones es la de hacer uso de los modos ECO siempre que sea posible, ya que reducen significativamente la cantidad de recursos que consume el aparato. “En la actualidad es extraño encontrar un modelo de aire acondicionado que no venga con un modo ECO de serie. Su implementación a nivel general es fruto de la concienciación colectiva y es muy necesario que se extienda para consumir menos recursos energéticos”, comentan desde la firma valenciana.

En este sentido, un dispositivo con modo ECO es capaz de ajustar la temperatura de la vivienda modificando de manera autónoma la potencia y la intensidad del aire, así como activando y desactivando automáticamente la inyección de aire en la vivienda cuando esta ha alcanzado la temperatura ideal.

Pero ahorrar de verdad en la factura de la luz no solo es cuestión de apretar un botón: hay más aspectos a tener en cuenta. “Nunca es recomendable dejar el aparato a toda potencia y a una temperatura demasiado baja, ya que a los problemas de condensación se le puede sumar un excesivo consumo eléctrico con importantes diferencias en la factura de la luz”, comentan desde Tsclima. “Y no nos olvidemos del mantenimiento del aparato y de su antigüedad, otros dos factores que tienen mucho que decir en la cantidad de recursos energéticos que necesita consumir el dispositivo para enfriar el interior de la vivienda”, añaden.

Y es que llevar a cabo un mantenimiento exhaustivo del aire acondicionado es importante para garantizar su buen funcionamiento, sobre todo durante los meses de verano, cuando por lo general es más necesario recurrir a él. “Es importante no obviar el mantenimiento del aparato, ya que la suciedad incrustada puede jugar una mala pasada y provocar un mal funcionamiento del mismo en partes tan delicadas como el desagüe, que puede sufrir un tapón que provoque fugas de agua en el interior de la vivienda”, explican desde Tsclima.

En conclusión: cómo optimizar la eficiencia del aire acondicionado

A los consejos propuestos se le pueden añadir varias acciones que pueden contribuir al correcto funcionamiento del aparato y a no disparar innecesariamente su consumo energético. “A pesar de que estos dispositivos pueden enfriar el aire y expulsarlo a temperaturas muy bajas, lo más aconsejable es dejarlo siempre en torno a 25º C, ya que muy raramente se necesitará una temperatura más baja en un espacio cerrado para alcanzar las cotas ideales de confort”, afirman desde la plataforma valenciana.

“No hay que olvidar que es importante mantenerlo apagado por la noche, que suelen ser las horas más frías del día, y que por el día es aconsejable hacer uso del modo ECO, que puede ser entre un 20% y un 30% más eficiente”, comentan en Tsclima. “Y que nunca le dé el sol directamente al aparato, ya que el sobrecalentamiento tiende a exigir a la máquina consumir más recursos para seguir funcionando correctamente”, sentencian.