War Room

Tendencias en la comunicación política de 2019

  • Los partidos afrontan el gran reto de convertir los likes en votos

  • El uso de la inteligencia artificial, con los bots o el Big Data, no es cosa del futuro ni de la ciencia ficción y ya forma parte del presente

La inteligencia artificial ya no es cosa del futuro. Forma parte del presente. La inteligencia artificial ya no es cosa del futuro. Forma parte del presente.

La inteligencia artificial ya no es cosa del futuro. Forma parte del presente. / H. Información (Huelva)

Política y comunicación van de la mano, ambas desenvolviéndose en un mundo cambiante donde todo está interconectado. A los retos de la política –desafección, volatilidad, polarización, populismos y multipartidismo- se añade el de una comunicación sujeta a rápidos cambios y condicionada por innovaciones tecnológicas que obliga a los profesionales del sector a una actualización permanente. Y por si eso fuera poco, los milenials (generación Z) se han hecho adultos y los centenials (generación Y) son los jóvenes de ahora. Los partidos políticos tienen que ofrecer mensajes y fórmulas atractivas para conectar con ellos.

La comunicación política tiene que hacer frente a sus propios retos para ayudar a los partidos políticos al logro de sus objetivos. El año 2019 que ahora comienza viene cargado de tendencias en este campo. En el entorno de comunicación política digital, los partidos afrontan el gran reto de convertir los likes en votos. Las acciones de marketing digital deben estar implementadas en la estrategia política de las formaciones, teniendo claro que la campaña digital no puede comenzar seis meses antes de las elecciones, sino que los canales digitales políticos tienen que estar en modo campaña permanente.

El uso de la inteligencia artificial, con los bots o el Big Data, seguirán siendo tendencia durante todo este año, ahora de manera más consolidada y perfeccionada. No es cosa del futuro ni de la ciencia ficción, sino que ya forma parte de nuestro presente. El modelo de bot más frecuente es el chatbot, un robot capaz de simular una conversación. Hoy es la solución viable y asequible que emplean muchas empresas para resolver las dudas de sus clientes.

Los chatbots de política son relativamente nuevos. Lo atractivo de esta plataforma es la inmediatez, la reciprocidad y la capacidad de ofrecer proximidad entre el político y el votante. Los expertos vaticinan que la generalización de los chatbots políticos podría reducir los altos niveles de desafección y provocar un aumento del interés por la política, la participación ciudadana y la transparencia gubernamental.

El término posverdad se popularizó durante 2018. El 99 por ciento de los ciudadanos está expuesto a las fake news o noticias falsas, y será este año cuando las empresas de comunicación pongan todo su empeño en combatirlas para intentar frenar la desconfianza que despiertan tanto los medios de comunicación como los partidos políticos. La fórmula es conjugar la inmediatez con el contraste de la información, reforzando la verificación de informaciones.

El vídeo es un deber

Se calcula que más del 80 por ciento del contenido de internet en 2018 ha sido en formato vídeo. La comunicación visual se perfila como clave para la comunicación política. El público prefiere informarse mediante imágenes en movimiento, así que los partidos deben elegir el vídeo por encima de otro tipo de contenidos. Tienen que ser breves, atractivos para captar la atención de los usuarios y adaptados tanto a los dispositivos donde se consumen como a los formatos, tipo stories.

Una tendencia al alza para conseguir visibilidad y engagement es la producción de vídeo-noticias y acompañar las tradicionales notas de prensa con vídeos. Este tipo de producción audiovisual hoy es bastante asequible. Un smartphone y una cuenta de Instagram son suficientes para publicar con calidad.

El contenido en vivo o streaming continúa ganando popularidad y es una potente herramienta para fortalecer la relación entre los políticos y sus seguidores. La naturalidad y autenticidad del contenido generan confianza hacia las marcas políticas y sus líderes.

Instagram está teniendo un crecimiento espectacular en el número de usuarios y actualmente es la red social de moda para el marketing comercial. También ha dado el salto al mundo de la política y se espera que en 2019 gane mucho más peso en detrimento de redes que están en retroceso, como Twitter.

Instagram es la red social de moda para el marketing comercial

Vídeos, emisiones en directo y stories están resultando opciones muy interesantes para los partidos, que encuentran en Instagram una plataforma de utilidad para mostrar un perfil del político más humano, localizar y relacionarse con influencers de entornos distintos al político y analizar las reacciones a las publicaciones. Recientemente se ha lanzado al mercado Instagram TV, una plataforma de vídeo exclusivamente para móviles y que, a diferencia de YouTube, utiliza el vídeo vertical. Con esta plataforma, los usuarios no sólo consumen vídeo, sino que también lo crean. Algunos expertos vaticinan que en menos de cinco años se convertirá en el nuevo YouTube.

Las nuevas tecnologías pusieron fin a los discursos políticos dirigidos a la totalidad del electorado. A la segmentación de los mensajes le sucede ahora la microsegmentación, una tendencia que crecerá a corto plazo y que segmentará de manera más específica al electorado, destinando pequeñas partes del presupuesto a cada microsegmentación. Las campañas digitales de microsegmentación son complicadas y no todo el mundo sabe hacerlas. Precisan una labor previa de inteligencia de marketing y de investigación de mercado.

Hoy la sociedad se informa de diversas maneras y, por tanto, los partidos políticos están obligados a la interacción multimodal, es decir, estar presentes en múltiples platafomas (papel, web, redes sociales, agregadores de noticias…). En paralelo a esta realidad, surge la tendencia del engagement positivo, es decir, la necesidad de consumir noticias positivas ante la creciente tensión informativa. Los perfiles corporativos y las grandes plataformas, tipo Google, están empeñadas en producir contenido amable, al tiempo que los medios ya están censurando los comentarios subidos de tono. 2019 nos dirá si esta tendencia también alcanza a la información política.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios