Desayuno informativo

Targhetta llama a los empresarios a trazar una estrategia para Huelva

  • El consejero delegado de Atlantic Copper pide unidad para elaborar un plan estratégico "absolutamente ejecutable"

  • Considera fundamental que los andaluces crean en sí mismos

Lo de Javier Targhetta ayer fue un zarandeo en toda regla a Huelva y a Andalucía. Porque más allá del reconocimiento de las cualidades propias y del potencial extraordinario para crecer hasta ser un referente continental, alertó de un lastre del que sólo podrán liberarse cuando crean en sus propias posibilidades. Y cuando hagan uso de mecanismos imprescindibles para el soñado despegue. La ruta la fijaría en Huelva, señaló, un Plan Estratégico, "por ejemplo con horizonte 2019-2025", "con sus objetivos, sus participantes, sus proyectos, su mecanismo de seguimiento y su valoración de los logros", que debe contar con el liderazgo de los empresarios. Targhetta pone el foco en la Federación Onubense de Empresarios (FOE) y en su presidente, José Luis García-Palacios, aunque habla de unidad; de aunar voluntades y acciones, también, "de las autoridades y de la Universidad, de los sindicatos". Y tampoco esconde su propia disposición personal "para ayudar a concebirlo, a elaborarlo y a llevarlo a cabo con todas las partes que se sumen a un proyecto tan atractivo".

El consejero delegado de Atlantic Copper fue el protagonista de una nueva entrega en la capital onubense del ciclo Desayunos Informativos, organizado por Huelva Información con el patrocinio de Banco Santander. Ofreció Targhetta ayer una conferencia profusa en datos para analizar el contexto socioeconómico actual en el ámbito nacional y local, con muchos indicadores que invitan a un optimismo real, aunque también con "nubarrones" que impiden contar con un horizonte totalmente despejado. Aun así la vía está libre para fijar metas totalmente alcanzables y antes de lo imaginado.

Formación, innovación e internacionalización deben ser "vectores del crecimiento" andaluz

En el caso de Huelva, su propuesta de elaborar un Plan Estratégico cree que es "absolutamente ejecutable". No mencionó las acciones que en ese sentido se han llevado a cabo ya en la capital y en la provincia onubenses, pero sí lanzó un mensaje para que esta opción sea tomada con total rigor por todos los actores: "Sabemos que se han hecho muchos planes estratégicos, aquí y en muchas partes, pero se ha constatado que el 80% de esos planes no se llevan a cabo, no porque fueran malos sino porque no se hicieron con voluntad de ponerse en práctica y sí de cara a la galería en su momento".

Targhetta, hombre viajado, con envidiable experiencia internacional, afirma sincero que no hay una región en el mundo con el potencial de Andalucía ni con mayor capacidad de crecimiento. Dentro de ésta, sobre todo, Huelva, como provincia que tiene muchas cualidades para su despegue económico en todos los sectores. Son "potencialidades reales", afirma Targhetta, y hay que creer en ellas. "Ya no hay tiempo de empezar a creérnoslo sino de creérnoslo de golpe". No es el momento de empezar a actuar sino de actuar. Así, directamente, sin más dilación.

"Los españoles -generaliza ante el mal común de onubenses y andaluces con el detectado en el resto del país- hacemos las cosas bastante bien pero las vendemos bastante mal. Somos pésimos comerciantes de nuestros productos. Hay otros pueblos, que todos tenemos en mente, que hacen las cosas peor que nosotros pero las venden maravillosamente. Por eso lo primero que debemos hacer es creérnoslo, creernos estas cosas buenas que tenemos".

El responsable de una de las compañías metalúrgicas más importantes del mundo, motor del PIB onubense, recurre al referente de California y su privilegiada situación en el ámbito estadounidense para recuperar aquella vieja aspiración de hacer del sur de España "la California de Europa".

Targhetta cree en ello, asumiendo la carga metafórica que pueda tener la comparativa, pero teniendo en cuenta siempre que es necesaria la sostenibilidad en el crecimiento de la economía andaluza. "Crecer, crecer y crecer". Y eso se conseguirá, asegura, a través de una mayor formación, con el acento puesto en la Formación Profesional, y muy especialmente en la FP Dual, de la que hay un déficit considerable respecto a países punteros en la economía mundial como Alemania.

Otro de los vectores del crecimiento, según Targhetta, es la innovación, en desventaja también en la comparativa: Andalucía sólo invierte el 0,9% del PIB, tres décimas por debajo de España y muy lejos de Europa (por encima del 2%) y de Estados Unidos (3%). Es un esfuerzo necesario elevar esas cifras para ganar en competitividad también en los mercados internacionales, alcanzables, asegura, con una mayor internacionalización de las empresas andaluzas, otro de los pilares de futuro.

Y no debe despistarse Andalucía, añade, en sus prioridades internacionales. Mientras se apunta a Europa, Iberoamérica y el Magreb, es imperdonable dejar de lado a Estados Unidos, China y Japón, como las tres grandes potencias económicas mundiales. Cosas de no ahondar en la estrategia, en los proyectos que la hagan realidad y, sobre todo, de no creer en las propias posibilidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios