Huelva

Santamaría arrasa en la provincia y Casado se impone en la capital

  • La exvicepresidenta del Gobierno obtiene 598 votos frente a los 82 de Casado y los 15 de Cospedal

  • Los críticos ganan en la sede de Alonso Sánchez

La ex ministra de Empleo, Fátima Báñez, vota en San Juan del Puerto acompañada por Juan Carlos Duarte. La ex ministra de Empleo, Fátima Báñez, vota en San Juan del Puerto acompañada por Juan Carlos Duarte.

La ex ministra de Empleo, Fátima Báñez, vota en San Juan del Puerto acompañada por Juan Carlos Duarte. / h.i.

Se preveía un holgado triunfo de Sáenz de Santamaría en la provincia onubense y el augurio se cumplió con creces. Pero la gran incógnita hasta el último momento fue la capital, donde finalmente las primarias del PP dieron la sorpresa. Y es que la dirección provincial sorayista impuso su peso en la mayor parte de los municipios -donde la exvicepresidenta del Gobierno obtuvo 598 votos frente a los 82 de Casado y los 15 Cospedal- pero fracasó estrepitosamente en la capital, donde el triunfo de los críticos quedó constatado.

Un total de 707 afiliados se inscribieron para votar en las primarias, menos del 6% de los militantes, que no llegan a 13.000. Lo hicieron 695. Y en la capital, de los 97 militantes que dieron el paso de inscribirse para ejercer su derecho en la sede de Alonso Sánchez (representan a poco más del 3% de los afiliados), 45 apoyaron a Pablo Casado, 37 a la exvicepresidenta del Gobierno y 11 a María Dolores de Cospedal.

En la ciudad Pablo Casado logra 45 apoyos, Sáenz de Santamaría 37 y Cospedal un total de 11

Había mucho en juego y nadie se atrevió a vaticinar un resultado a nivel local antes de las 20:30, cuando se abrieron las urnas y comenzó el recuento. Los nervios eran evidentes y tanto la cúpula provincial (alineada, con la ex ministra Fátima Báñez y Juanma Moreno al lado de la exvicepresidenta del Gobierno) como la militancia de la capital -situada frente a un aparato con el que la sintonía es nula, toda vez que exige a ésta que le reconozca su peso- se jugaban todo a una carta.

En la sede popular capitalina alrededor del 60% de los electores inscritos ejerció su derecho al voto antes de las dos de la tarde. La jornada se presentaba movida y fuera del cuartel general (desde Génova se impuso que la atención a los medios debía realizarse en el exterior) se formaban algunos grupos. La microbatalla interna y las cuitas pendientes eran manifiestas y la (aparente) imagen que la dirección ha tratado de vender fuera de Huelva sobre el mantenimiento de un férreo control sobre el sector crítico de la capital se venía abajo.

Partidarios de Sáenz de Santamaría, como el alcalde de Palos de la Frontera, Carmelo Romero; y los aspirantes a compromisarios Alberto Fernández, alcalde de Ayamonte, y Berta Centeno, viceportavoz del grupo municipal de la capital, enumeraban las bondades de la exvicepresidenta. Mientras tanto, afines a la ex secretaria general del partido, como el candidato a compromisario y edil en el Ayuntamiento Francisco Moro, advertían de que en la capital había militantes que apostaban por otras opciones -más allá de la de Soraya- llamadas a obtener unos resultados dignos sin que ni siquiera se haya hecho una movilización destacada.

Casado tenía sus apoyos. Así, Ricardo Vázquez, miembro del comité ejecutivo provincial del partido, optaba a ser elegido compromisario por este candidato en la capital, donde esperaba obtener un buen resultado, al igual que en municipios como en Gibraleón o Paterna. Pero no sólo obtuvo un buen resultado, sino que ganó en la ciudad onubense.

De este modo, el resultado en la capital demuestra que el movimiento surgido en el Comercial tiene más peso del que ha querido atribuirle la cúpula provincial. De hecho, a partir de ahora se abre un horizonte de incertidumbres.

Aparte de la elección de candidatos, ayer también se elegía a los 40 compromisarios (28 por elección directa y 12 por comarcas) y a los dos de NNGG que irán a Madrid para votar en el congreso. Finalmente se presentaron 57 aspirantes más 9 de NNGG.

En la capital se presentaron 17 aspirantes a compromisarios para un total de siete plazas. El resultado habla por sí solo, toda vez que seis de ellos son afines a Casado (forman parte de los críticos aglutinados en torno al parlamentario andaluz Guillermo García Longoria) y uno a Cospedal, que es Francisco Moro, quien pasa así a la primera línea de la política tras años de silencio.

Los siete compromisarios por Casado son (por orden, según el resultado de las votaciones) el expresidente de NNGG José Enrique Sánchez; Guillermo García Longoria; el expresidente de NNGG José Luis Puente, el edil de la capital Francisco Moro, la militante de base Ana María García Morales y el exconcejal de Deportes en la capital Javier Socias.

El séptimo compromisario fue duda hasta el último momento y, al cierre de esta edición, aún no estaba confirmado. Así, se produjo un empate entre la vicepresidenta del grupo municipal, Berta Centeno y Ricardo Vázquez, miembro del comité ejecutivo provincial y afín a Casado.

Más que significativo es el hecho de que fuera del listado de compromisarios de la capital se hayan quedado, entre otros, el exalcalde de la capital, Pedro Rodríguez, el ex miembro del gabinete de Báñez y ex portavoz del grupo municipal de la capital Ángel Sánchez; la parlamentaria andaluza Carmen Céspedes; y el exsenador Matías Conde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios