Crimen de Cartaya El juez investiga la participación de más personas en el doble asesinato

  • Las pesquisas retrasan el levantamiento del secreto de las actuaciones

El pozo de una finca abandonada donde han sido hallados los cadáveres de SAmuel y otro desaparecido. El pozo de una finca abandonada donde han sido hallados los cadáveres de SAmuel y otro desaparecido.

El pozo de una finca abandonada donde han sido hallados los cadáveres de SAmuel y otro desaparecido. / Jordi Landero (Cartaya)

La Policía Nacional investiga, a instancias del titular del Juzgado de Instrucción 5 de Ayamonte, Rafael Pascual, a más personas por si pudieran haber tenido algún tipo de vinculación o de participación en el crimen de Cartaya, acontecido en la noche del 14 de abril y en el que fueron asesinados el joven onubense Samuel Vizcaya y el sevillano Manuel Granado.

Por el momento hay tres personas investigadas, J.A.M.B. y J.M.P.P. (ambos en prisión), y la mujer del primero, a la que se le imputa inicialmente el encubrimiento del doble asesinato.

Como ha podido saber Huelva Información, las pesquisas avanzan y se centran ahora en el entorno de los dos hombres que están en prisión provisional, a los que se les relaciona con el narcotráfico. No obstante, por el momento no se han producido nuevas detenciones, concretan las fuentes de este diario.

Para que el desarrollo de esta investigación se lleve con el máximo sigilo, la autoridad judicial ha decidido no levantar por el momento el secreto que pesa sobre las actuaciones desde hace ya más de dos meses.

En la mañana del 16 de mayo (justo un mes después del hallazgo de los cadáveres) J.M.P.P. participó en la reconstrucción de los hechos, diligencia a la que se ha opuesto por el momento la defensa de J.A.M.B.

Se llevó a cabo tanto en el entorno del pozo de la finca del camino de Los Bayos, donde aparecieron los cuerpos sin vida de Manuel y Samuel, como en el domicilio de J.M.P.P., en la calle Peral de Cartaya, donde este hombre fue arrestado.

Una de las víctimas presentaba múltiples fracturas craneales y la otra había sido ejecutada de un tiro en la cabeza. Los dos principales investigados reconocieron inicialmente en la comisaría su participación en los hechos y no incriminaron a más personas.

La Policía Judicial considera que el móvil del crimen es el ajuste de cuentas y que el asunto está relacionado con el tráfico de drogas. Las fuentes consultadas hablan de Samuel como una "víctima circunstancial".

Todo apunta a priori a que Samuel Vizcaya, que apenas conocía a Manuel El Sevillano, le hizo el favor de llevarlo en el Seat Ibiza rojo de su hermana a Cartaya. Allí habrían citado a Manuel, presuntamente, los dos autores confesos del doble crimen, usando como cebo el ofrecimiento de entrevistarse cara a cara para llevar a cabo un trato o una negociación de narcotráfico.

Pero parece que fue una trampa para llevar a efecto el pretendido ajuste de cuentas. El "objetivo", no obstante, "no era Samuel, era Manuel", subrayaron las fuentes de Huelva Información. La propia madre de Vizcaya, Teresa Calderón, ya indicó a este rotativo que "mi hijo no era ningún narco".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios