Huelva

El JRJ optimiza el tratamiento para la Covid-19 en los pacientes hiperglucémicos

  • El Hospital prueba que el alto nivel de azúcar en sangre es un “factor de riesgo alto” para el virus

Una enfermera prepara el glucómetro para determinar la glucosa en sangre de un paciente. Una enfermera prepara el glucómetro para determinar la glucosa en sangre de un paciente.

Una enfermera prepara el glucómetro para determinar la glucosa en sangre de un paciente. / M. G. (Huelva)

El Hospital Juan Ramón Jiménez da un nuevo paso para contener los efectos negativos de la pandemia de coronavirus, después de que el servicio de Medicina Interna del propio centro hospitalario haya liderado un estudio a escala nacional que revela que la hiperglucemia es un "factor de riesgo alto" en la Covid-19. Así, tal y como expone el coordinador del mismo, el doctor Javier Carrasco, un diagnóstico de hiperglucemia está asociado al ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), a una mayor necesidad de ventilación mecánica y a un riesgo de muerte más elevado por haber contraído el virus.

En esta línea, los resultados que se desprenden de la investigación han llevado al Hospital Juan Ramón Jiménez a la implementación de protocolos específicos que abordan la hiperglucemia en pacientes con coronavirus al objeto de detectar "de una manera muy sencilla" altos niveles de azúcar en sangre de forma precoz. Una vez es corroborado que una persona presenta hiperglucemia, el centro hospitalario "afina" su tratamiento farmacológico, así como "cuida minuciosamente" otros aspectos "cruciales" en el paciente, véase la nutrición o la hidratación. 

Tales actuaciones tienen por objetivo "optimizar" el tratamiento para conseguir un resultado "favorable" cuando se padece de Covid-19, dado que, "cuánto mayor es el nivel de azúcar en sangre, más sencillo es que los receptores del virus se anclen en los tejidos de la persona", lo cual trae consigo consecuencias "negativas" para la salud, como las mencionadas con anterioridad. Asimismo, la asociación de coronavirus e hiperglucemia en una persona produce también otros efectos según el doctor Carrasco, como nuevos casos de diabetes, la descompensación de una diabetes previa y el estrés metabólico derivado de la propia hiperglucemia.

En base a ello, el grupo de especialistas de medicina interna, enfermedades infecciosas y neumología del centro hospitalario tilda a la hiperglucemia de "predictor" de una "evolución clínica negativa", tanto en pacientes que presentan diabetes como en los que no.

Sobre la investigación, es reseñable resaltar su vinculación con el Registro Clínico SEMI-Covid-19 de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), la cual planteaba diferentes propuestas de trabajo a los centros hospitalarios. El motivo de que los especialistas del Hospital Juan Ramón Jiménez se decantasen por investigar el impacto de la hiperglucemia en la Covid-19 radica en el área de estudio del doctor Carrasco, quien lidera un grupo a nivel nacional dedicado, precisamente, al estudio de la diabetes y la hiperglucemia hospitalaria.

Los facultativos evalúan la neumonía de un paciente con Covid-19. Los facultativos evalúan la neumonía de un paciente con Covid-19.

Los facultativos evalúan la neumonía de un paciente con Covid-19. / M. G. (Huelva)

El estudio, de carácter multicéntrico y retrospectivo, analiza la recogida de unas "variables específicas", las cuales provienen de pacientes de diferentes centros hospitalarios, dado que es "imposible" la realización de un análisis de tal dimensión con los datos de un único hospital. De hecho, Javier Carrasco reconoce que hay otros estudios con resultados "similares" en otros países, si bien es cierto que "no son tan potentes" al no contemplar una muestra "tan alta como la nuestra".

En este contexto, la muestra escogida ascendió a 11.312 pacientes hospitalizados, los cuáles se clasificaron en tres grupos en función del nivel de glucemia que presentaban a su ingreso hospitalario: menor de 140 mg/dl, entre 140 y 180 mg/dl y mayor de 180 mg/dl. Con tales datos clínicos los investigadores comenzaron a evaluar la asociación entre los niveles de glucosa en sangre (GS) y la mortalidad hospitalaria en aquellos ingresados que no estaban críticos en diferentes puntos de la geografía nacional.

Los resultados de la investigación constataron que la probabilidad acumulada de mortalidad era mayor, de forma notable, en los pacientes con hiperglucemia en comparación con aquellos que presentaban glucemia normal, independientemente de que tuviese o no diabetes. De la muestra total de pacientes escogidos, únicamente 2.128 (18,9%) tenían diabetes y 2.289 (20,4%) fallecieron durante la hospitalización. Las tasas de mortalidad hospitalaria fueron del 41,1% para pacientes con más de 180 mg/dl de glucemia, del 33,7% para aquellos con 140-180 mg/dl y 15,7% para pacientes con glucemia menor de 140 mg/dl.

De otro lado, el estudio reveló que en aquellas personas que no son diabéticas, pero sí presentan un alto nivel del azúcar en sangre, pueden producirse dos efectos a raíz de la Covid-19. De este modo, el paciente podría presentar un fenómeno inflamatorio derivado de reacciones que elevan la glucemia, así como afectación pancreática directa, situación que se produce cuando el virus entra en las células y termina afectando al páncreas.

Por tanto, tras ajustar diferentes parámetros, como la edad, diabetes, hipertensión u otros factores de confusión, los especialistas del Hospital Juan Ramón Jiménez determinaron que la hiperglucemia es un factor de riesgo para el coronavirus. De ahí la necesidad de implementar un protocolo para monitorizar la glucosa de los pacientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios