infraestructuras

Fría acogida al pacto del AVE

  • PP, IU, Ciudadanos y Podemos tachan de "electoralista" el acuerdo promovido por Diputación y Ayuntamiento para exigir al Gobierno plazos y presupuesto para la llegada de la Alta Velocidad

Llegada de un tren procedente de Sevilla a la nueva estación. Llegada de un tren procedente de Sevilla a la nueva estación.

Llegada de un tren procedente de Sevilla a la nueva estación. / alberto domínguez

El politizado debate sobre las infraestructuras es una polémica al uso que desde hace dos décadas se reaviva según se acercan las elecciones. Por eso no es de extrañar que el asunto haya vuelto en los últimos meses a la primera plana de la actualidad con promesas, pactos, reproches, confrontación y la consiguiente dosis de hartazgo.

Las reticencias ante el Pacto por el AVE promovido ahora por la Diputación y el Ayuntamiento son notorias. El acuerdo (al que el día 1 de junio se adherirán el Puerto, la Universidad, los empresarios y varios agentes socioeconómicos) ha tenido una fría acogida por parte del PP, IU, Cs y Podemos. Es decir, por todos los partidos políticos más allá del PSOE, la formación que está al frente de las dos administraciones impulsoras de la alianza.

La oposición de los populares, como era previsible, es vigorosa. No en vano, ven en la alianza propuesta la reedición de un viejo pacto ya fracasado: la Agrupación de Interés por las Infraestructuras, de la que la formación azul se salió al entender que debían incluirse en el listado de infraestructuras a reivindicar las que competen a la Junta y no sólo las estatales. Ayer lo dijo el portavoz provincial del PP, Juan Carlos Duarte, de forma clara y taxativa: "El PSOE, una vez más, está en la pancarta y en la reedición de acciones y de foros que ya demostraron que no tenían sentido".

Ante esto, el PP dice tener la solución y contraataca con otro acuerdo, también político y social, como el de los socialistas. Así, ha anunciado que primero harán un estudio, a modo de diagnóstico, sobre las carencias de infraestructuras y después propondrán a los partidos políticos, colectivos y municipios afectados que se sumen a este otro "gran pacto" al frente del cual estaría "un independiente".

La postura de IU pasa por salirse de esta confrontación a dos bandas, toda vez que entiende que ni el PP ni el PSOE están legitimados para hablar de infraestructuras porque, según el coordinador provincial, Rafael Sánchez Rufo, ambos partidos han demostrado sobradamente a lo largo de los años que para ellos los pactos significan armas de confrontación electoral sin compromiso alguno más allá de intentar arañar votos.

La formación de izquierdas asegura estar cansada e incluso declara "muerta" a la Agrupación de Interés por las Infraestructuras a pesar de que nadie ha firmado aún el certificado de defunción. "Por lo menos los que la han matado podrían comunicarlo", dice el líder provincial, quien, además, considera que el debate sobre las infraestructuras ferroviarias de Huelva es "mucho más" que el debate del AVE. Es más, esta infraestructura no gusta al partido. Y es que IU aboga por unas infraestructuras ferroviarias modernas y competitivas, en referencia al número de relaciones entre destinos y al precio.

Así, tras estudiar los pormenores del AVE entre Sevilla y Córdoba, así como entre Cádiz y Sevilla, plantean la siguiente diatriba: el AVE para Huelva supondrá una inversión de 1.200 millones de euros, con un tiempo estimado para la conexión con Sevilla de 30 o 35 minutos y un precio medio del billete (ida y vuelta) de 26,6 euros. Sin embargo, la media distancia Hueva-Sevilla supondría invertir un tercio (400 millones) suprimiendo pasos a nivel para que el tren puede alcanzar los 200 kilómetros por hora sin problemas, con un trayecto de 50 minutos y por un billete de 13,6 euros.

"Que le pregunten a la mayoría de la gente que tiene salarios medios de menos de mil euros al mes qué quiere para moverse. Ahí está la trampa. No nos vamos a prestar a ese debate porque nos parece que es una tomadura de pelo", señala Sánchez Rufo.

Al igual que IU, en Ciudadanos tampoco tienen constancia, más allá de lo publicado en prensa, del Pacto por el AVE. El portavoz provincial del partido naranja, Julio Díaz, cuestiona -y mucho- las formas: "No conocemos el documento, no sabemos quién lo ha elaborado y se nos remite a una web que no se ha presentado. Nos debían haber llamado por teléfono si realmente buscan lo que nosotros pretendemos: acuerdos y consenso".

Díaz también es crítico con el hecho de que el pacto que Diputación y Ayuntamiento ponen sobre la mesa quiera ser "garante" de la llegada del AVE a Huelva, de modo que el anuncio de Íñigo de la Serna no se quede en papel mojado. En este sentido, apunta que la llegada del AVE a Huelva es algo anhelado por todos, si bien erigirse en "garante" de que un Gobierno como el del PP cumpla lo prometido es un capítulo aparte.

Al igual que PSOE y PP, Ciudadanos también tiene su propuesta, conocida desde hace tiempo. Su fórmula viene a ser otro pacto, aunque con otro nombre y otro escenario. Se trata de una fundación, con su correspondiente patronato, y con un plan estratégico para trabajar en un nuevo contexto neutral en que todos estén integrados.

Además, a nivel municipal la formación llevará una moción al Pleno que el próximo miércoles celebrará el Ayuntamiento de la capital para que se cree una "comisión especial informativa" en la que estén presentes todos los grupos para estudiar los proyectos de ferrocarril. Y es que, según señaló ayer la portavoz municipal, María Martín, "es necesario acabar con el uso partidista de esta infraestructura" y que cuando el Ayuntamiento vaya a adherirse a pactos o agrupaciones, lo haga refrendado por todos los grupos municipales.

Esto es precisamente lo que demanda Podemos. Al portavoz de Participa, Jesús Amador, le llama la atención la postura que el alcalde, Gabriel Cruz, tiene en un asunto tan trascendental para la ciudad como la llegada del AVE. Y es que, en sus palabras, "no ha contado con el resto de fuerzas políticas aunque gobierna en minoría".

Respecto al fondo de la cuestión -el pacto por el AVE-, Podemos comparte la reflexión de IU cuando aboga por pensar sobre qué es mejor para la mayoría. A la formación morada le preocupa, entre otras cosas, el precio de los billetes, habida cuenta de que en otras ciudades en las que se ha implantado el AVE ha habido "merma de usuarios por el elevado coste". Podemos apuesta, según explica Amador, por una conexión ferroviaria accesible, social y ecológica, de modo que se alinea con la Plataforma por el Tren Público y Social. Por ello, pide que se estudie si realmente es necesaria la plataforma internacional (y si esta es compatible con el transporte de mercancías) o si, por el contrario, el ancho ibérico -con cambios en el trazado- puede ser la opción idónea para llegar a Sevilla "diez minutos más tarde" que con la Alta Velocidad a precios más competitivos y con menos impacto medioambiental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios