Crimen de Almonte “Escribir las 500 páginas me llevó un año de mucho trabajar y poco dormir”

  • La escritora Rocío Castrillo publica con Pábilo Editorial '151 cuchilladas', una novela de no ficción sobre el asesinato de Miguel Ángel y María Domínguez el 27 de abril de 2013

Rocío Castrillo posa con su nuevo libro en la plaza de Las Monjas de Huelva. Rocío Castrillo posa con su nuevo libro en la plaza de Las Monjas de Huelva.

Rocío Castrillo posa con su nuevo libro en la plaza de Las Monjas de Huelva. / Alberto Domínguez (Huelva)

Más de tres años de intenso trabajo y una labor periodística concienzuda han llevado a la escritora almonteña Rocío Castrillo a dar a luz el pasado 12 de abril a su cuarta criatura literaria, 151 cuchilladas, la novela de no ficción auspiciada por la onubense Pábilo Editorial sobre el asesinato de sus paisanos, Miguel Ángel y María Domínguez, el 27 de abril de 2013. Con una tirada inicial de 2.000 ejemplares, la obra está siendo un éxito entre el público y se prevé que su primera edición se agote en breve.

Castrillo, periodista de investigación veterana afincada en Madrid, se inició como plumilla en este mismo diario, donde realizó las prácticas durante todos sus años de carrera. "Tengo muchísimo cariño a Huelva Información", afirma. Luego pasó por las redacciones de los diarios Ya y ABC, por las revistas Época y Tribuna o por Cambio 16, "donde estuve bastantes años en el equipo de investigación". Más adelante formaría parte de las plantillas de TVE y la agencia Servimedia, así como de la dirección de comunicación de Unicef España y Actitud 50.

Su interés por hacer literatura se despertó durante "la Guerra de Yugoslavia, que viví muy de cerca porque estaba residiendo en Praga (República Checa) y hasta allí llegaba la gente que huía de la guerra". Así se gestó su primera novela, Una mansión en Praga, que se publicó en 2013 tras un largo proceso creativo y cuatro años guardada en un cajón. Un año más tarde publicó Ellas y el sexo, "la novela por la que más se me ha conocido y que fue producto de un blog que tenía de relatos eróticos y recetas de cocina".

Su tercer retoño literario fue En el fin de la tierra, thriller con un crimen como protagonista para el que llegó a contar con la colaboración de la Guardia Civil gallega, lo que le ayudó a convertir una historia de ficción "en un relato verosímil". Esta obra publicada en 2016 "fue un ensayo, porque yo ya tenía en mente 151 cuchilladas", afirma. "Pensé en escribirla en el momento de la detención de Medina, en el verano de 2014; estaba en Almonte, mi tierra, presentando Ellas y el sexo, y me llamaba la atención que a cualquier sitio al que yo llegaba, cuando la gente sabía que era de Almonte, me preguntaba que si el muchacho al que habían detenido era el criminal o no. Sabía que ahí se iba a liar y que tenía una historia, pero también tenía claro que no iba a empezar a trabajar en ella hasta que no fuera cosa juzgada".

Un par de meses antes de la celebración del juicio del doble crimen de Almonte, en el verano de 2017, se puso manos a la obra. "Me vine a Almonte y me puse a trabajar en el guion, basado en A sangre fría, de Truman Capote". Diseccionó la mítica novela del norteamericano y fue colocando en el armazón el material que había acumulado desde 2014 y las notas confeccionadas para la ocasión. La estructura es similar, organizada también en cuatro capítulos.

Castrillo vivió el juicio contra Francisco Javier Medina (hoy absuelto) desde la primera fila de la sala de vistas de la Sección Primera de la Audiencia de Huelva. Comenzó el 6 de septiembre de 2017. "Nunca había estado en un juicio con jurado ni en uno de asesinato. Me pareció impactante por las dos familias rivales tan cerca, las miradas, los roces, ese ambiente que a veces se podía cortar con un cuchillo".

También le impresionó "cómo ves que el jurado recibe unas instrucciones claras del fiscal desde el principio: tomen notas, hagan preguntas… y nada de eso hicieron; me pareció un tribunal muy poco interesado e implicado en el trabajo que les correspondía hacer. Para mí eso fue una decepción".

Desde entonces no cree en la Ley del Jurado. "Es una barbaridad que un tribunal popular sin formación tenga que entender de casos de asesinato, donde se juega tanto la vida del acusado, que se le juzgue bien, como el sosiego de las víctimas vivas, que en este caso creo que no lo van a encontrar nunca".

A la periodista también le sorprendió el resultado de la vista oral, "creo que como a todo el mundo. A mí no me corresponde valorar las pruebas, que sí que las hubo, otra cosa es que el jurado no las valorara", remarca.

151 cuchilladas es un libro periodístico y literario a la par. Rocío Castrillo entrevistó a más de cien personas relacionadas con el caso que "me abrieron su corazón y sus casas". También ha contado con el apoyo de los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, con los que se reunió varias veces tras el veredicto.

"Insistí hasta la saciedad en que Francisco Javier Medina y la defensa participaran en el libro, pero no fue posible", lamenta, si bien "el hecho de que yo no haya hablado con ellos no significa que no esté su versión en el libro, puesto que hablaron en la Guardia Civil, en instrucción y en el juicio, y todo eso sale en el libro".

La almonteña se permite una prosa cargada de lirismo en una novela negra en la que cada personaje va dibujando el perfil de uno de los acontecimientos más tristes de la historia de Huelva, todavía impune. "Escribir las 500 páginas me llevó un año de jornadas interminables, mucho trabajar y poco dormir".

Ahora que lo tiene entre sus manos "estoy muy contenta, emocionada y muy feliz de que Pábilo Editorial haya trabajado de un modo tan rápido y profesional, sacando a la calle una edición preciosa" que se puede encontrar (o encargarla si no la hay) en las librerías de cualquier rincón de España.

La escritora sufrió graves amenazas antes de que 151 cuchilladas viera la luz. "Es algo insospechado, doloroso, que todavía me pesa y que es una carga que llevo por tiempo indefinido". Ya ha puesto el asunto en manos judiciales y "espero que esos anónimos, gentuza que se ampara en el anonimato de las redes sociales para atacar, paguen: la Policía me ha dicho que tarde o temprano van a quedar desenmascarados".

El próximo viernes 26, justo un día antes del aniversario del crimen, mostrará su obra en la Feria del Libro de Huelva, "que será la puesta de largo del libro en la capital". La presentación correrá a cargo de la redactora de Tribunales de esta casa, Raquel Rendón, quien también rubrica el prólogo del libro. "La novela estará durante toda la feria en la caseta de Pábilo y yo estaré firmando todos los días allí", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios