Huelva

Defensa llevará a cabo los primeros trabajos del CEUS con medios propios

  • La intención del Ministerio conllevaría una reducción de varios meses en el procedimiento habitual

  • Evitaría sacar a licitación el proyecto y proceder después a su adjudicación

Imagen de la maquinaria de la que dispone la Unidad Militar de Emergencias del Ministerio de Defensa. Imagen de la maquinaria de la que dispone la Unidad Militar de Emergencias del Ministerio de Defensa.

Imagen de la maquinaria de la que dispone la Unidad Militar de Emergencias del Ministerio de Defensa. / M. G. (Huelva)

A pesar de que la política de información del Ministerio de Defensa es más que discutible (en las últimas semanas no hay una sola comunicación en la que se recoja su postura al respecto), la posibilidad más cierta de que el proyecto de instalación de un centro de vuelos no tripulados –el conocido como CEUS– se lleve a la práctica en la localidad de Moguer antes de que caduque la actual Declaración de Impacto Ambiental el próximo mes de octubre, es que quien se hace cargo del mismo es el Ministerio de Defensa.

Según ha podido conocer Huelva Información, la intención de sus responsables es poner en marcha, al menos las primeras obras de adecuación de los terrenos, con medios propios. Esto acortaría de manera más que ostensible, los plazos que para este tipo de trabajos rigen en otro tipo de supuestos, en los que es necesario proceder a la redacción del proyecto (que en este caso sí es necesaria), licitarlo durante un tiempo para la concurrencia de las empresas interesadas, adjudicarlo, firmar el contrato y comenzar los trabajos. El ahorro de tiempo, fundamental en este caso al estar apenas a ocho meses de la fecha límite, puede cifrarse en unos seis meses.

El Ministerio de Defensa cuenta con medios propios y personal cualificado suficiente para acometer de manera inmediata esas primeras tareas que requerirá el establecimiento del proyecto CEUS. Éstas, consistirían en el acondicionamiento de un terreno de 75 hectáreas de extensión y básicamente consistirían en la limpieza de toda la vegetación y el allanado de la superficie, además de la adecuación de los caminos que permitirán el movimiento de la maquinaria, también propiedad del Ministerio.

Unas obras emprendidas por efectivos del Minsiterio de Defensa. Unas obras emprendidas por efectivos del Minsiterio de Defensa.

Unas obras emprendidas por efectivos del Minsiterio de Defensa. / M. G. (Huelva)

Tampoco parece haber problemas en cuanto a la disposición de fondos, pese que a que nuevamente, no se han ofrecido detalle alguno sobre la procedencia de los mismos. En lo que se refiere a la aportación de la Junta de Andalucía, lo único seguro son los 500.000 euros consignados entre las partidas de los Presupuestos previstos para este año. La proposición de Vox por aumentar la misma a dos millones de euros, se hizo mediante una Proposición No de Ley que, curiosamente contó con los votos favorables del PSOE y Podemos y la oposición de PP y Ciudadanos, vinculados en el acuerdo de Gobierno. Esta PNL no obliga al Ejecutivo absolutamente a nada.

Lo que quedaría entonces es continuar con el proceso abierto después del encuentro que mantuvieron el pasado miércoles el alcalde de la localidad de Moguer y los responsables del Instituto de Técnica Aeroespacial (INTA), responsables de la gestión de las instalaciones del CEUS, por el que se comprometieron a establecer un protocolo de actuación para agilizar todo el procedimiento de relación entre ambas entidades.

Este protocolo sería sometido al refrendo de los responsables del Ministerio para su aplicación inmediata.Será entonces cuando el INTA, elevaría al Consistorio moguereño, el proyecto definitivo de ejecución de las obras que el alcalde de la localidad, Gustavo Cuéllar, se comprometió a tenerlo aprobado en un plazo máximo de quince días desde que se presentara en el registro municipal.

Unicamente si no surgiera inconveniente alguno y en el único supuesto de que se cumpliera la intención del Ministerio de Defensa por acometer las obras con medios propios, sería posible evitar llegar al próximo mes de octubre sin que comenzaran los trabajos, momento en el que no sólo caducaría la Declaración de Impacto Ambiental en vigor desde 2014, sino que se iniciaría una cascada de caducidades de los distintos trámites que conducirían a iniciar, inevitablemente, el proceso desde su inicio. En ese caso. Huelva perdería de manera definitiva un proyecto para el que se postulan otras localizaciones, la más probable la de Galicia, aunque también se baraja la opción de Torrejón de Ardoz, donde tiene su sede central el propio INTA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios