Crimen de Almonte La juez aprueba la segunda autopsia de los cuerpos de Miguel Ángel y María

  • Sesma pide a Toxicología que informe sobre la viabilidad de un estudio “más exhaustivo” del vestido de la niña y de la manta que la cubría

Antonio Domínguez, María Espinosa, Aníbal Domínguez y Marianela Olmedo, en primera línea arropados por vecinos y amigos. Antonio Domínguez, María Espinosa, Aníbal Domínguez y Marianela Olmedo, en primera línea arropados por vecinos y amigos.

Antonio Domínguez, María Espinosa, Aníbal Domínguez y Marianela Olmedo, en primera línea arropados por vecinos y amigos. / Alberto Domínguez (Huelva)

Nuevos aires en la investigación de uno de los crímenes más salvajes de la provincia de Huelva: el de Almonte. Tal y como había solicitado al inicio de este mes el abogado de la familia de Miguel Ángel y María, José Ignacio Bidón, la titular del Juzgado de Instrucción 1 de La Palma del Condado, Virginia Sesma, ha autorizado la práctica de una nueva autopsia a los cuerpos de padre e hija, que sufrieron más de 150 cuchilladas.

Así lo hace constar en una providencia fechada el 10 de octubre, a la que ha tenido acceso en primicia Huelva Información, y en la que la juez indica que "no existe inconveniente en su práctica y aportación al procedimiento del nuevo informe", que podría realizar el forense Francisco Etxeberria. En concreto, recuerda que en el caso de la pequeña María ya había dado vía libre a "la exhumación e incineración del cadáver", solicitada en su día por su madre, Marianela Olmedo.

La instructora del doble crimen de Almonte ha ordenado por otra parte que se libre oficio al Departamento de Biología del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid, de modo que informe sobre la viabilidad de efectuar un estudio de posibles restos biológicos "más exhaustivo" sobre el vestido que llevaba puesto la pequeña el día de los hechos y de la mantita con la que el asesino cubrió el cuerpo de la menor tras quitarle la vida, ya analizadas en su momento por Toxicología.

En paralelo, la juez de La Palma del Condado insta al nuevo equipo de la Sección de Homicidios, Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Benemérita –que lleva a cabo las pesquisas para arrojar luz a un doble crimen que sigue sin castigo seis años y seis meses después– a que "informe del resultado de las averiguaciones y comprobaciones efectuadas hasta el momento, indicando si han aparecido nuevos datos que pudieran esclarecer los hechos".

Lo hace en base a las diligencias solicitadas y "visto el tiempo transcurrido" desde el oficio de la UCO, fechado el 10 de enero de este año, por el que informaba de que había constituido un "nuevo equipo de investigación con el cometido de analizar nuevamente los hechos".

La instructora insta a la UCO a informar sobre los avances de la investigación

La titular del Instrucción 1 palmerino solicita en la providencia, además, que los agentes del primer equipo de investigación de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil aporten un informe "sobre las averiguaciones efectuadas en su momento en relación a los teléfonos" de la vecina ecuatoriana que oyó cómo se cometían los asesinatos, su pareja sentimental (con la que intercambió varios Whatsapp en ese preciso instante) y de Marianela Olmedo, madre y mujer de las víctimas.

El propósito es, tal y como había solicitado el abogado de los Domínguez Olmedo, cercar con la máxima precisión "la hora en que ocurrieron los hechos", indicando si entonces a los móviles se les podía poner la hora manualmente o si se hacía de forma automática.

El único punto de la petición de los familiares de Miguel Ángel y María que la instructora no autoriza es la ampliación del estudio podológico sobre Francisco Javier Medina, puesto que el almonteño está "ya absuelto por estos hechos y que no puede ser objeto de nuevo enjuiciamiento".

Bidón proponía que el podólogo forense Pablo Martinez-Escauriaza elaborara un informe complementario al que ya hizo para la acusación particular, en el que también iba a participar el experto en Biomecánica, Antropometría y Leyes de la Física aplicadas a la Anatomía Humana Juan Villareal, el cual requería un reconocimiento forense de la pisada del absuelto y la reclamación de los detalles de colocación de la cámara de seguridad del Mercadona de Almonte que grabó a Medina minutos antes de que se asesinara a padre e hija.

Por último, la instructora de la causa indica al respecto de la petición de reapertura de la investigación del cuchillo, hallado en una alcantarilla del Callejón de los Granados de Almonte unos meses antes de la celebración del juicio, que "estese a lo acordado en la pieza separada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios