Crimen de Almonte La familia de Miguel Ángel y María solicita otra autopsia y que se analice el vestido de la niña

  • La acusación particular propone que el análisis, junto con el de la manta con que el asesino cubrió a la pequeña, sea realizado por el antropólogo forense Francisco Etxeberria

La madre y abuela de las víctimas del crimen de Almonte, María Espinosa, lanza un beso desde el balcón del consistorio. La madre y abuela de las víctimas del crimen de Almonte, María Espinosa, lanza un beso desde el balcón del consistorio.

La madre y abuela de las víctimas del crimen de Almonte, María Espinosa, lanza un beso desde el balcón del consistorio. / Doñana TV (Almonte)

La acusación particular del crimen de Almonte ha solicitado a la titular del Juzgado de Instrucción 1 de La Palma del Condado, Virginia Sesma, la práctica de nuevas pruebas para esclarecer el caso. En un documento de seis páginas al que ha tenido acceso Huelva Información –remitido al órgano judicial que investiga la causa–, el nuevo abogado de la familia de Miguel Ángel y María Domínguez, José Ignacio Bidón, pide (entre otras) la exhumación de los cadáveres de padre e hija asesinados de 154 cuchilladas en abril de 2013 para que se les pueda realizar una nueva autopsia.

El letrado indica que el objetivo de esta diligencia es "poder encontrar posibles restos". Y, en paralelo, propone el análisis de la mantita con la que el autor de los hechos cubrió el cuerpo de María tras la comisión del crimen, así como del vestido que la pequeña llevaba puesto cando fue asesinada.

Bidón recalca que de dicha manta solo se examinó un recorte que dio positivo a la sangre de la menor, pero considera que habría que hacer un análisis "exhaustivo" de las dos prendas, "por si de esa prueba (que no se ha hecho nunca) y de esa forma puedan aparecer restos del verdadero autor". A su juicio, esta diligencia es "útil, necesaria y pertinente".

Además, entiende que "esta prueba debe llevarla a cabo el profesor antropólogo forense Francisco Etxeberria al objeto de poder encontrar posibles restos del absuelto". Hay que recordar que el experto fue quien dio con la clave del caso Ruth y José, al determinar que los huesos hallados en la finca cordobesa de Las Quemadillas pertenecían a los hermanos onubenses y no eran de animales.

Otro informe podológico forense

Asimismo, la acusación particular propone una ampliación de la pericial de parte efectuada por el podólogo forense bilbaíno Pablo Martínez-Escauriaza, encargado de analizar las pisadas de la escena del crimen y su relación con Francisco Javier Medina, el almonteño inicialmente acusado pero finalmente absuelto por estos hechos.

Esta pasaría por la elaboración de un informe complementario en el que también participaría el experto en Biomecánica, Antropometría y Leyes de la Física aplicadas a la Anatomía Humana Juan Villareal.

Para realizar esta pericial "se necesita saber la altura y el peso del señor Medina, reconocimiento que debe llevar a cabo el médico forense adscrito al juzgado". Y se hace necesario que el otrora procesado comparezca en sede judicial "a tales efectos".

Al mismo tiempo, sugiere el jurista que se solicite al supermercado Mercadona de Almonte el modelo de cámara de vigilancia que grabó al absuelto en la misma jornada en la que se produjo el doble asesinato, así como el ángulo y la altura a la que estaba situada, para la elaboración del estudio podológico. Bidón plantea la posibilidad de que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil realice un informe con los datos resultantes.

La importancia y pertinencia de esta prueba, recalca en el escrito el abogado de las víctimas, radican en que si el informe se realiza "correctamente y se concluye que las pisadas son del señor Medina, esta investigación produce un vuelco y ya tendremos otra prueba de cargo que nos lleva al verdadero autor de los hechos".

Las horas de las comunicaciones

En tercer lugar, se recomienda que la UCO investigue y elabore un informe en el que se precisen las horas a las que se efectuaron los contactos telefónicos entre diversos protagonistas de esta historia.

Así, la acusación reclama que se interrogue al guardia civil que llevó a cabo la investigación del móvil de la vecina ecuatoriana del número 3 de la avenida de los Reyes de Almonte –que relató a su pareja que estaba escuchando golpes y a la niña gritar– "para conocer si la hora del teléfono era la real", y que lo mismo se haga con el de su novio y con el de Marianela Olmedo (madre y esposa de las víctimas), para "comprobar la hora exacta del individuo que subió al citado inmueble y cometió tan desagradables crímenes".

También insta a la juez a solicitar al Departamento de Nuevas Tecnologías de la Guardia Civil que explique mediante otro informe si en abril de 2013 "la hora de los teléfonos móviles podía ponerse manualmente, es decir, que lo podía hacer el propio usuario o si por el contrario se hacía de forma automática como en la actualidad".

Nueva investigación de la UCO

La acusación estima que es pertinente a estas alturas que se tome declaración al responsable de la nueva investigación de la UCO para que informe al Instrucción 1 de La Palma sobre "en qué momento se encuentra ese informe y cuáles son los nuevos datos obtenidos de esa investigación o anticipe los resultados de la misma", una diligencia que se debería llevar a efecto, a su juicio, en presencia de las partes.

Reactivación de la pieza separada del cuchillo

Bidón avanza en el documento remitido a la juez que "en próximas fechas" presentará un escrito para que se reactive la pieza separada por la que se investigó el hallazgo de un cuchillo en una alcantarilla del Callejón de los Granados de Almonte en 2017, meses antes de la celebración del juicio.

Considera el letrado que "muy (posiblemente) fue con el que se cometieron estos hechos tan deplorables y que al final ni se ha investigado o se investigó de forma insuficiente".

Recuerda que la familia de las víctimas está segura de que "detrás de la aparición del cuchillo hay una trama que consiguió que el verdadero cuchillo que se encontró en la alcantarilla no sea el que llegó al juzgado dos años después o que todo se llevara de forma silenciosa con la intención de que esa circunstancia no trascendiera a la opinión pública" por el "escándalo" que hubiera supuesto.

El representante legal de los Domínguez Olmedo estima que el desarrollo de estos hechos "no se ha investigado en profundidad" y que existen "muchas contradicciones y dudas".

Es por ello que solicitará "en los próximos días nuevas pruebas a practicar", así como la toma de declaración al entonces concejal de Seguridad Ciudadana en Almonte, Antonio Joaquín Díaz Trigueros; a la actual jefa de la Policía Local de Almonte, Francisca Borrero; a la vecina que alertó a la Policía de la existencia del arma blanca o al responsable de la Guardia Civil almonteña.

Pruebas "pertinentes y necesarias"

José Ignacio Bidón confiesa en el documento que "no queremos apabullar al Juzgado con solicitud de infinidad de pruebas", pero sí estima que tales diligencias "nunca se han practicado y, al ser todas pertinentes y necesarias, deberían practicarse salvo mejor criterio judicial".

Por ello los familiares de Miguel Ángel y María están "esperanzados de que se admitan, porque todas nos llevan a la verdad de lo ocurrido y con ello dar con el verdadero autor de los hechos". Habrá que esperar ahora la respuesta de la instructora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios