Huelva

Condenado en Huelva por abusar de una niña aprovechando la ausencia de sus padres

  • La Audiencia le impone tres años de prisión pero le suspende la pena, que queda condicionada a que no delinca durante ese plazo

El Palacio de Justicia de Huelva, donde se juzgaron los hechos. El Palacio de Justicia de Huelva, donde se juzgaron los hechos.

El Palacio de Justicia de Huelva, donde se juzgaron los hechos. / Alberto Domínguez (Huelva)

La Audiencia Provincial de Huelva ha condenado a un hombre a tres años de prisión por abusar sexualmente de una menor de 15 años, con cuyos padres tenía una relación de confianza, aprovechando la ausencia de estos del domicilio familiar y, en una ocasión, en presencia de niños pequeños.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, lo considera responsable de tres delitos de abuso sexual a menor de 16 años, por el que le impone la pena de un año de prisión por cada uno. A esto suma, la pena de cinco años de libertad vigilada y la prohibición de acercarse a menos de 200 metros y a comunicarse con ella por un período de cinco años por cada uno de los delitos.

En materia de responsabilidad civil la menor recibirá 3.000 euros por los daños morales como consecuencia de los hechos, que el acusado ingresó previo a juicio en la Cuenta de Consignaciones.

El tribunal acuerda concederle el beneficio de suspensión de la ejecución de la pena de prisión por tres años condicionada a no delinquir en ese período y al pago de una multa de 1.920 euros.

Se considera probado que el acusado, aprovechando la confianza que tenía con el padrastro y madre de la menor, llevó a cabo distintas actuaciones sobre ella, cuando ésta tenía 15 años, con la finalidad de satisfacer sus impulsos sexuales, y aprovechando que sus padres no estaban en casa.

Así, en fecha próxima al 31 de diciembre de 2017, el acusado, que se había quedado solo con la menor en la vivienda de ésta, le propuso jugar a un juego que consistía en adoptar posturas para mantener relaciones sexuales.

A pesar de su negativa, la llevó hasta el dormitorio y la colocó sobre la cama con las piernas abiertas, situándose sobre ella y procediendo a restregar su miembro genital por las piernas de la menor, y a intentar quitarle sus pantalones, algo que ella impidió, además de darle un beso en la boca.

A los pocos días, de nuevo cuando la menor se encontraba sola en casa con su hermana pequeña, el acusado se acercó a la menor y le mostró unos condones, explicándole su modo de uso, y diciéndole que los usaría con ella.

Unos días después, antes de Reyes de 2018, el acusado se aproximó a la niña y empezó a tocarle el culo por fuera de la ropa para después darle un beso en la boca en presencia de la hermana pequeña de la menor y del sobrino del acusado, de unos 3 años de edad, a los que refirió que estaban jugando a los médicos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios