Huelva

Condena de 9 meses por amenazar a su mujer pese a que ella se negó a declarar en su contra

  • Los testimonios de vecinos y policías son prueba suficiente para que la Audiencia ratifique la pena

El Palacio de Justicia de Huelva, sede de la Audiencia Provincial y del Penal 3. El Palacio de Justicia de Huelva, sede de la Audiencia Provincial y del Penal 3.

El Palacio de Justicia de Huelva, sede de la Audiencia Provincial y del Penal 3. / Alberto Domínguez (Huelva)

Comentarios 0

La Audiencia Provincial de Huelva ha confirmado la condena de nueve meses y un día de prisión impuesta a un onubense por amenazar a su pareja, al rechazar el recurso interpuesto por este hombre, que sostenía que no hay prueba de cargo suficiente porque la víctima se negó a declarar contra él.

Huelva Información ha tenido acceso a la sentencia de la Sección Tercera, que avala los hechos probados del Juzgado de lo Penal 3 de Huelva. En el relato se detalla que este individuo acababa de salir de prisión por un delito de maltrato habitual sobre su mujer.

En el momento en el que se extinguieron las prohibiciones de comunicación y aproximación ligadas a esa primera condena, "reanudó la convivencia con la misma". El 25 de febrero del año pasado, en torno a las 10:00, el acusado arremetió contra su pareja "con ánimo de mermar su tranquilidad y sosiego" y con "clara intención intimidatoria". Dando fuertes voces, le dijo que era "una perra, una hija de puta, tormellera, te voy a matar, drogadicta, te has gastado 10.000 euros".

Eran tales el volumen y la gravedad de las amenazas que una vecina llamó a la Policía Nacional, que entrevistó a la víctima y detuvo al encausado. La perjudicada solicitó inicialmente una orden de alejamiento, pero finalmente renunció a las acciones penales y civiles, "acogiéndose a su derecho a no declarar".

El Penal 3 lo condenó, además de a la pena de nueve meses y un día, a tres años de prohibición de tenencia y porte de armas y a cuatro años de alejamiento de la víctima.

En el recurso, el maltratador esgrime que se ha vulnerado su derecho a la presunción de inocencia y reclama la absolución. La Sala, sin embargo, remarca que pese a que la mujer declinó realizar declaraciones que perjudicaran a su pareja, esta no era la única fuente de prueba, puesto que constan el atestado realizado por la Policía Nacional y la declaración de agentes y vecinos.

Uno de ellos relató en el juicio que encontró desorden en el salón de la casa, "propio de una pelea", y que la víctima presentaba un estado de "ansiedad y nervios" cuando les dijo que había sido amenazada de muerte. El segundo funcionario apuntó a los gritos que se escuchaban cuando estaban llegando a la casa. Asimismo, dos vecinas confirmaron el episodio de insultos y amenazas, "al igual que muchos días, estando acostumbradas a ello".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios