Huelva

Ánsares promueve la intervención integral con el alumnado autista

  • El convenio con la Junta busca facilitar la convivencia y el aprendizaje en las aulas onubenses

Dos adolescentes con autismo hacen ejercicios en la sede de Ánsares. Dos adolescentes con autismo hacen ejercicios en la sede de Ánsares.

Dos adolescentes con autismo hacen ejercicios en la sede de Ánsares. / Josué Correa (Huelva)

La Asociación Autismo Huelva Ánsares evidencia el convenio realizado desde la Federación Autismo Andalucía –de la que es miembro– con la Consejería de Educación para la colaboración con centros docentes en el que los profesionales realizan "intervenciones holísticas", es decir integrales, tanto en la clase como con el profesorado donde esté el usuario con autismo, para "estructurar las aulas y facilitar la convivencia y el aprendizaje, así como el conocimiento y el respeto mutuo entre profesores, alumnos y compañeros".

En declaraciones a Europa Press, la directora de la asociación, Manuela Martínez, explica que "esta intervención se hace imprescindible sobre todo a determinadas edades", puesto que "el autismo impide a nuestros chicos una correcta socialización, que dificulta la pertenencia a grupos de iguales y sabemos que el sentido de pertenencia es más importante en ciertas etapas vitales, como la preadolescencia y adolescencia".

Uno de los ámbitos clave de los chicos con autismo es "el entorno educativo", por ello desde la asociación mantienen "una estrecha colaboración" con los colegios, los equipos de orientación escolar y, en especial, "con los tutores de los usuarios".

"Todo aquello que se trabaja en las sesiones terapéuticas es trasladado a los profesores, por lo que si sumamos estas dos intervenciones a las orientaciones que damos a los padres y madres, desvelamos el engranaje que hace que poco a poco vayamos avanzando", pormenoriza la directora de Ánsares.

También a nivel puntual la asociación incide dentro de los entornos educativos a petición de los centros que solicitan información a través del Centro de Profesorado (CEP), elaborando cursos formativos para profesionales. El Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) es "un espectro complicado de comprender si no se tiene la información y formación necesaria, por lo tanto no es fácil realizar intervenciones", remarca.

Otra de las propuestas educativas es "el desarrollo de gyncanas de sensibilización entre los pequeños, explicándoles las características del TEA y haciendo que por una hora los chicos y chicas se metan en la piel de las personas afectadas, obteniendo resultados muy positivos en cuanto a toma de conciencia, información y sensibilización y, en consecuencia, reduciendo el acoso escolar".

En la actualidad "ya existen en Huelva colegios ordinarios que además de esto han señalizado sus instalaciones con pictogramas, que son fotos o dibujos que simplifican la información, gracias a la iniciativa de unos padres asociados y a la creación del Proyecto ‘Picto Escuela’, que ha cerrado su convocatoria con la participación de doce colegios ordinarios y uno específico.

Desde la asociación onubense llevan 20 años "luchando por la mejora de la calidad de vida de la persona con autismo y de sus familias", así Ánsares desarrolla una labor "multidemensional en la que la inclusión juega un papel fundamental en el contexto familiar, social, laboral y educativo de todos los chicos y chicas".

Desde la entidad desarrollan programas e iniciativas enmarcados en "un férreo código ético", donde el respeto a la persona es "el pilar fundamental" para construir la relación terapeútica y de ayuda.

Manuela Martínez enfatiza que "solo conociendo y respetando el desarrollo de cada uno de nuestros usuarios podremos crear un vínculo de ayuda y apoyo para lograr que tanto su vida como la de su entorno sea lo más normalizada posible". Y tras estas dos décadas de intervención, la asociación onubense tiene claro que esto "es una carrera de fondo, pero que sí se puede", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios