Política

Amador pide recuperar el acceso al correo y las iniciativas municipales de Adelante Huelva

  • El edil ha sido apartado en su grupo por el proceso de salida de Anticapitalistas en Podemos

Los concejales de Adelante Huelva, Jesús Amador y Mónica Rossi, en el pleno de diciembre, antes de ser apartado el primero. Los concejales de Adelante Huelva, Jesús Amador y Mónica Rossi, en el pleno de diciembre, antes de ser apartado el primero.

Los concejales de Adelante Huelva, Jesús Amador y Mónica Rossi, en el pleno de diciembre, antes de ser apartado el primero. / Alberto Domínguez

La ruptura de la corriente andaluza Anticapitalistas y Podemos ha llegado al Ayuntamiento de Huelva, donde el Grupo Municipal de Adelante Huelva refleja la división, especialmente en este último mes, en el que el edil Jesús Amador (Anticapitalistas) ha sido relegado, tras habérsele retirado la potestad de presentar iniciativas al Pleno, además del acceso al correo electrónico y a la cuenta bancaria del Grupo.

Días atrás, el propio Amador ha movido ficha con un escrito dirigido a la Secretaría General del Ayuntamiento pidiendo que se revoquen las dos primeras decisiones trasladadas por su portavoz, Mónica Rossi (Izquierda Unida), y que quede constancia de su “desvinculación legal” de los movimientos que se produzcan en los fondos manejados por Adelante Huelva. En la sesión plenaria de este miércoles fue evidente la ruptura en el grupo izquierdista y queda ahora por ver la deriva que tendrá en las próximas semanas tras la reclamación realizada por Amador.

El concejal apela a su condición de viceportavoz de Adelante para mantener sus derechos como tal en el Ayuntamiento de Huelva desde la constitución de la actual Corporación en junio de 2019. Apela Jesús Amador a que la solicitud previa de su compañera portavoz no es producto de una decisión mayoritaria del Grupo que ambos forman, por lo que pide que se revoque la petición de “no dar curso a mis iniciativas en el Pleno” por haber sido tomada “de forma unilateral y personal”, según reza el escrito, al que ha tenido acceso este periódico. En la misma línea, recuerda también la “obligatoriedad de que los concejales del grupo municipal tengan acceso al correo oficial”.

El tercer y último punto en la solicitud de Amador es una declaración, para que “quede constancia por escrito” de su “desvinculación legal de los movimientos económicos que se produzcan en la cuenta bancaria oficial del Grupo Municipal Adelante Huelva”, motivada por el impedimento a “acceder a dicha cuenta y comprobar la legalidad de su uso”.

El conflicto en la propia Corporación tiene dos caras, las del propio Amador y la de Mónica Rossi, que ejerce como portavoz. Como tal actuó en solitario en la sesión ordinaria de enero de este miércoles, sin que el viceportavoz llegara a intervenir para el traslado de la postura de Adelante ante el resto de mociones o para defender las propias, firmadas todas por Rossi, que asegura aplicar sólo las peticiones realizadas desde la dirección de Podemos en Huelva para con Jesús Amador.

Porque más allá de los dos protagonistas están las directrices de la formación violeta con sus cargos públicos alineados con Anticapitalistas, en las que se encuadran las decisiones que afectan al viceportavoz municipal en Huelva y que ya le llevaron a dejar de percibir su asignación como concejal en octubre pasado, cuenta. “Me quitaron el sueldo pero ni siquiera he dicho nada de eso”.

Rossi explicó ayer a este periódico que las decisiones tomadas en el grupo municipal se deben a su “lealtad con el proyecto que creamos”, referido a la marca Adelante. “Nosotros no nos hemos movido y sí ellos, Anticapitalistas. Nosotros siempre hemos sido muy leales y fieles a la idea de unidad en la izquierda”.

Amador no lo ve así y defiende que sigue “con la misma idea con que nació Adelante, trabajar con ese programa y responder a los intereses de Andalucía”, de lo que, cree, se han alejado tanto Podemos como Izquierda Unida.

“Me he ido de Podemos por las decisiones a nivel estatal, por su deriva centralizadora. Yo no me he movido del sitio, de la confluencia”, insiste.

La situación, coinciden, no es agradable, máxime cuando en el último trimestre de 2020 han seguido trabajando de forma conjunta y ecuánime, consensuando la postura del grupo en todas las cuestiones municipales planteadas y repartiendo la potestad de presentar mociones en los plenos, dos por grupo, e interpelaciones al equipo de gobierno.

“No hemos tenido ningún problema y ha habido buena sinergia. Hemos conseguido trabajar muy bien”, confiesa Amador sobre las tareas municipales compartidas con Mónica Rossi, que también admite hasta diciembre han podido desarrollar su cometido como grupo de forma ordenada y bien organizada.

“Ahora la situación es complicada pero estamos a la espera de lo que decida Podemos”, apunta la portavoz de Adelante, convencida de “no entrar en polémicas políticas porque ahora lo que más me preocupa es cómo está la gente de la ciudad”.

Amador, por su parte, no contempla la opción de dejar el grupo y seguir como concejal no adscrito. “Lo mejor es seguir trabajando de forma conjunta de la mejor forma y aprovechar el potencial como grupo. Seguiremos reivindicado la marca Adelante y ya veremos en las siguientes elecciones”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios