Huelva

Once años de cárcel por abusos a la hija menor de su pareja durante tres años

  • El condenado, nacido en 1978, debe pagar a la niña una indemnización de 6.000 euros

Fachada exterior de la Audiencia Provincial de Huelva. Fachada exterior de la Audiencia Provincial de Huelva.

Fachada exterior de la Audiencia Provincial de Huelva. / A. Domínguez

La Audiencia Provincial de Huelva ha condenado a un hombre a once años y un día de prisión por abusar sexualmente de la hija menor de su pareja cuando convivía con ambas, desde que esta tenía 12 años, aprovechando las ausencias de la madre, prolongándose la situación por tres años.

Además de la pena de prisión por un delito continuado de abuso sexual, la Sección Tercera de la Audiencia, en una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, le prohíbe aproximarse a menos de 500 metros de la menor y a comunicarse con ella durante 12 años y 1 día.

Asimismo, se impone al condenado la medida de libertad vigilada durante cinco años, que se ejecutará con posterioridad a la pena privativa de libertad y el pago, en concepto de responsabilidad civil, de una indemnización a la niña de 6.000 euros.

Se considera probado que el acusado, nacido en 1978, mantuvo hasta el mes de junio de 2018 una relación sentimental con una mujer, conviviendo con ella y con la hija de esta, nacida en 2003, durante los últimos ocho años.

En fecha no determinada pero aproximadamente desde mediados del año 2015, cuando la menor ya contaba con unos 11 años de edad, empezó a dirigirle expresiones como "eres una guarrilla, una putilla, eres mía" e incluso la insultaba con frases como "eres una inútil".

Posteriormente y en un periodo de tiempo comprendido entre los años 2016 y 2018, ambos inclusive, de forma continuada y habitual la sometió a episodios que atentaban contra la libertad sexual de la menor, logrando en algunas ocasiones que existiese acceso carnal, y todo ello aprovechándose de la relación cuasi familiar que les unía, para que accediera a sus deseos sexuales. El acusado aprovechaba para hacerlo cuando la madre de la menor se encontraba fuera de casa, o se ausentaba por cualquier motivo como llevar a cabo clases de conducción.

Durante estos años llegó a masturbarla con los dedos, usar con ella vibradores, y obligarla a que lo masturbara; además, bajo amenaza de castigarla o portarse mal con su madre, lograba que accediera a sus deseos sexuales y a que se desvistiera y posara delante de la cámara de su móvil.

El último episodio tuvo lugar, en junio de 2018, mientras la madre de la menor se encontraba dormida en la parte inferior de la vivienda y la menor se encontraba arriba en su cuarto hasta el que se dirigió el acusado; se sentó a su lado, le quitó el móvil y lo apartó a un lado, y con ánimo de amedrentarla y satisfacer sus deseos lascivos, dijo "es hora de que me pagues lo que me debes", obligándola a practicarle una felación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios