Pasarela

La reinvención de Von Hohenlohe

  • Diseñador, cantante y jefe del equipo mexicano de esquí alpino en los Juegos Olímpicos de Invierno, el príncipe alemán nacido en México Hubertus Von Hohenlohe es atleta, artista y un personaje polifacético y tan peculiar como sus ancestros

Hubertus Von Honenlohe es presentador, diseñador y cantante, además de deportista. Hubertus Von Honenlohe es presentador, diseñador y cantante, además de deportista.

Hubertus Von Honenlohe es presentador, diseñador y cantante, además de deportista.

"¿Quieres que te cante una canción?" La oferta de Hubertus von Hohenlohe en el Yongpyong Alpine Centre no se puede despreciar y entonces el atleta mexicano con mayor cantidad de participaciones olímpicas en el mundo comienza a entonar un rap que despierta las risas de alrededor.

Precursor de los deportes de invierno en el país azteca, Von Hohenlohe ya no competirá en los que serían sus séptimos Juegos, sino que ahora es el mánager del equipo mexicano de esquí alpino y supervisa las acciones de Sarah Schleper y Rodolfo Dickson, que ayer finalizó en el puesto 48 en el slalom gigante, a más de 15 segundos y medio del campeón olímpico Marcel Hirscher.

Diseñador, cantante y jefe del equipo mexicano de esquí alpino en los Juegos Olímpicos de Invierno, el príncipe alemán nacido en México Hubertus Von Hohenlohe es atleta, artista y un personaje polifacético y tan peculiar como sus ancestros"La inspiración viene por vivir, por ver y por disfrutar", asegura Hubertus

A los 59 años, cumplidos poco días antes de viajar a Pyeongchang, comandar la delegación de esquiadores es una de las tantas ocupaciones que tiene el extrovertido príncipe alemán nacido en México, que van desde la fotografía al canto, pasando por la conducción de un programa de televisión o el diseño.

"No tengo que pensar en la presión de que todo un país te mira", dice sobre su nueva función en Pyeongchang, aunque aclara que todavía sigue siendo un esquiador activo. "Todavía sigo participando en pruebas para clasificarme, pero como ahora hay un sitio por país, es complicado".

Si a lo largo de su vida siempre esquió por placer, no es difícil imaginarse las motivaciones actuales. "Es divertido ver a la otra gente sufrir, probar a mejorar y estar nerviosos por intentar ganar. En cambio uno va relajado a hacer lo mejor posible", asegura Von Hohenlohe, responsable también de los curiosos trajes que lucen Schleper y Dickson cada vez que saltan a la nieve.

"Esta vez diseñé el traje para el equipo", cuenta sobre la vestimenta negra con calaveras de colores que visten los deportistas mexicanos. "Siempre somos los más creativos porque mucha gente no tiene mucha inspiración y mucha imaginación. Hemos conseguido hacer algo diferente a todo el resto y darle un poco de color a estos Juegos", explica Von Hohenlohe, que ya en Sochi 2014 había corrido con un traje de mariachi en su última participación olímpica.

"Fui a México y quería ver de conseguir algo que identificara a la cultura mexicana. Saqué muchas fotos y escogimos este diseño porque lo más fuerte y lo que más se conecta con todo mundo son las calaveras", afirma.

¿Diseñador? ¿Fotógrafo? ¿Deportista? Resulta difícil encasillar a Von Hohenlohe con una profesión. "Hago de todo. Hago música, hago un programa para Red Bull TV llamado Hubertus Jagd. También me dedico al diseño. Hago diseño de hoteles, de muebles, de relojes, de coches. Tabajo con muchas marcas muy bonitas", relata.

¿Y con tantas actividades cómo hace para estar un mes en Pyeongchang? "La inspiración no viene sólo producto del trabajo, también viene por vivir, por ver y por disfrutar. Así uno puede inspirarse", argumenta Von Hohenlohe. "Cuando trabajas, hay que trabajar en serio. Hay que recuperar el tiempo perdido", añade con una sonora carcajada.

Lo cierto es que gracias a la exposición que le volvieron a dar los Juegos Olímpicos, Hubertus aprovechó para presentar su nueva canción, justo el mismo día de la ceremonia inaugural. Además, le gusta coleccionar lámparas y muebles vintage.

"Acabo de sacar un nuevo disco, con una canción que se queja de que Trump quiere hacer un muro y que es un homenaje a Austin, Texas, la ciudad más liberal de los Estados Unidos". Y claro, no hay que insistirle mucho para que comience a cantarla a capela sobre la nieve. Un personaje polifacético y tan peculiar como todos en su familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios