Muere Pérez Rubalcaba

Diputado gaditano Rubalcaba

  • Se presentó por la provincia en la legislatura 2008/11 y trabó fuertes lazos con Cádiz que siempre mantuvo

Rubalcaba, paseando por Cádiz con Luis Pizarro y González Cabaña, en la campaña electoral de 2007 Rubalcaba, paseando por Cádiz con Luis Pizarro y González Cabaña, en la campaña electoral de 2007

Rubalcaba, paseando por Cádiz con Luis Pizarro y González Cabaña, en la campaña electoral de 2007

"Perales me trajo a Conil hace 20 años y sucediéndole al frente de la candidatura del PSOE por Cádiz creo que le continúo un poco". Eran las palabras de Alfredo Pérez Rubalcaba en su primer acto oficial como cabeza de lista de los socialistas gaditanos a las elecciones generales del año 2008. Rubalcaba fue la apuesta del PSOE de Cádiz para sustituir a su gran referente en el Congreso de los Diputados, Alfonso Perales, fallecido en 2006, y representó a la provincia durante la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero.

"Alfonso Perales nos dejó un vacío muy grande y lo teníamos que ocupar con alguien con mucha fuerza", recordaba entonces Francisco González Cabaña, que era secretario general del PSOE de Cádiz. Aseguraba que no se equivocaron y que Rubalcaba "se tomó en serio" ser diputado de esta provincia. Luis Pizarro, ex parlamentario andaluz por Cádiz, también vivió muy de cerca esta etapa. "El primero que nos habló de situar a Alfredo como cabeza de lista fue Zapatero en un almuerzo". Fue un "acierto" esta elección, comentaba para un reportaje para Diario de Cádiz, realizado pocos días después de que el dirigente socialista, fallecido este viernes, anunciara que dejaba su escaño en el Congreso.

Fue en un acto multitudinario en el Palacio de Congresos en diciembre de 2007 cuando Pérez Rubalcaba fue presentado como número 1 del PSOE de Cádiz a los comicios generales de 2008. Allí estuvieron los por entonces presidente del Gobierno central y andaluz, Rodríguez Zapatero y Manuel Chaves, y fue un día de elogios para el cántabro que en los años venideros, en los que además fue ministro del Interior, visitó en varias ocasiones los pueblos de la provincia.

La mayoría de sus actos en Cádiz estuvieron relacionados con el ministerio que ostentaba, según se observa en una vista por el archivo. Inauguró comisarías como las de San Fernando y Puerto Real, reforma de cuarteles de la Guardia Civil en distintos municipios, llegada de nuevos agentes o novedades e infraestructuras en la lucha contra el narcotráfico. "Fue muy buen interlocutor para la provincia, y para mí como secretario general, para sacar adelante proyectos como nuevas comisarías o la potenciación entonces de los grupos Greco", apuntó Cabaña. No se libró de las críticas del Partido Popular, que preveía, tras ganar las elecciones el PSOE, que "Rubalcaba ya no iba a volver por Cádiz". "Rubalcaba existe", decía entonces Cabaña, que insistía en el buen trabajo del que es, para él, "el político con más solvencia intelectual y un cráneo privilegiado".

Pizarro hablaba de que en esa época "la relaciones con el partido en Cádiz fueron muy fluidas" y que Rubalcaba "colaboró en impulsar y desbloquear proyectos", "siguiendo muy de cerca los problemas".

Citó por ejemplo la creación del Consorcio de Las Aletas, la alta velocidad o la importante carga de trabajo que tuvieron los astilleros con los primeros Buques de Acción Marítima (BAM). "Estuvo muy comprometido con su distrito electoral". 

También estuvo al frente de la Comisión Nacional de Bicentenario, aunque apenas un año. Llegó al cargo tras la salida del Gobierno de la vicepresidenta María Teresa de la Vega, de la que cogió su cartera y este cargo, y unos meses después era él mismo el que salía del Gobierno para postularse como secretario general del PSOE. Fue eso sí uno de los numerosos cambios al frente de esta comisión.

Ya sus últimas apariciones como diputado gaditano se dedicaron a defender las decisiones del Gobierno ante la fuerte crisis económica que vivía el país, justificando sus medidas "complejas", decía en un acto en el mismo Palacio de Congresos que inició su andadura en Cádiz. Su candidatura a la secretaría general dividió al PSOE gaditano, aunque contó con una pequeña ventaja sobre su contrincante, Carme Chacón. A posteriori vendrían los importantes cambios en el partido a nivel provincial y también andaluz.

Fredy, como lo llamaba Perales, tuvo hasta el último  momento vinculación con Cádiz. Venía alguna vez a la Semana Santa y siguió manteniendo las promesas de comer de vez en cuando en los sitios que designaba González Cabaña. Es cierto que en la campaña de 2008 dijo en su tierra de Santander, siendo cunero como era, que sería un diputado más por Santander. Aceptó el desliz con humor y durante esa legislatura cumplió: fue diputado por Cádiz.

El PSOE de Cádiz ha mostrado este viernes en una nota su "profunda comoción". “Esta provincia siempre guardará un buen recuerdo de quien supo defenderla y quererla profundamente y para los socialistas gaditanos siempre será nuestro diputado, no solo el gran ministro del Interior que acabó con ETA”, ha afirmado Irene García, secretaria general en Cádiz, respecto al diputado. "Cunero a gala, que representó muy dignamente a esta provincia y se desvivió por ella durante el Gobierno de Zapatero”. “Lo llevaremos siempre con mucho honor y orgullo en nuestra historia”, ha abundado, expresando sus condolencias y el deseo de “enviar un fuerte abrazo y mucha fuerza y cariño a sus familiares, amigos y allegados”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios