Carmen kobayashi, actriz y alumna de cante flamenco

"Sacar la voz y sacar tu alma es lo más difícil del cante"

"Sacar la voz y sacar tu alma es lo más difícil del cante" "Sacar la voz y sacar tu alma es lo más difícil del cante"

"Sacar la voz y sacar tu alma es lo más difícil del cante" / juan carlos vázquez

-¿Qué hace una japonesa en Sevilla aprendiendo flamenco?

-Decidí venirme a Sevilla, donde está la familia de mi padre, para aprender cante en un curso intensivo de verano. En Sevilla todo es más auténtico, hay más arte, y esta ciudad para mí ha sido siempre un sitio especial porque venía con la familia cuando era pequeña. En la Cristina Heeren, donde estoy haciendo el primer curso anual, hay personas de todo el mundo con enorme talento.

Me gustaría usar mi carrera de actriz para introducir más el flamenco en el cine

-¿Qué siente cuando canta?

-Cuando puedo vincular la emoción con la letra del cante me siento muy bien, muy desahogada, muy libre...es como una terapia. Eso es lo que me gusta.

-¿Cómo le atrapó el flamenco?

-Mi madre, Hiroco -Lolita era su nombre artístico aquí- es bailaora japonesa de flamenco con academia en Japón, y mi padre es el gitano Juan José Hernández Romero, El Churra, de Alcalá de Guadaíra, que ha sido cantaor del Ballet Nacional, aunque ya está jubilado. Por lo tanto soy gitana japonesa. Mi hermano también es bailaor y enseña flamenco.

-¿De dónde viene la pasión de los japoneses por el flamenco?

-En Japón, por una cuestión cultural, muchas personas suelen esconder sus sentimientos. Con el flamenco pueden expresarse como ellos son. Por eso creo que gusta tanto. Yo misma creía que, al ser española, iba a ser fácil para mí.

-¿Por qué lo dice?

-Pasé desde los 10 a los 19 años en Japón y, como era tan alegre, siempre me decían en la escuela y en todos sitios: "Shh, Carmen, cálmate un poquito". Al venir aquí me he dado cuenta de que no era tan libre, que yo también tenía esa parte de esconder mis sentimientos.

-Hay quien relaciona el gusto japonés por el flamenco con una canción tradicional japonesa con compás similar y que se canta con la voz ronca...

-Puede ser la canción Enka. Es más popular entre los abuelos y abuelas, no entre los jóvenes. Pero a mí no me gustaría mezclarlos porque son diferentes, sólo veo un poquito de similitud.

-¿Qué es para usted lo más difícil del cante?

-Darlo todo y no tener miedo. Los tonos y el compás se van cogiendo con la práctica...pero sacar la voz y sacar tu alma...eso es otra cosa. Es algo muy privado que me cuesta. Cuando no tengo miedo y lo puedo sacar es una satisfacción.

-Es autora del cortometraje 'Carmen' que ha logrado el segundo premio del certamen España-Japón 150 años

-Sí, aparte de intepretación he estudiado un poquito de dirección y siempre me gustaba estar también detrás de la cámara. El guión y dirección del cortometraje Carmen lo hemos hecho entre tres: Quique Mañas, Jorge Montalbán y yo. Me gustaría usar mi carrera de actriz para introducir más el flamenco en el cine. El flamenco es un vínculo perfecto entre España y Japón.

-Su faceta de actriz es un buen complemento al cante...

-Sí, poner la interpretación en el cante me ayuda...me vincula con la emoción y me sale mejor.

-¿Y por qué se hizo actriz?

-Como toda mi familia estaba en el mundo del flamenco, me apetecía hacer otra cosa, algo nuevo. Después de vivir en Madrid y en Japón, estuve cuatro años en Nueva York para hacer la carrera de actriz, y trabajé en Japón dos años y medio como actriz, en cortometrajes, como modelo, en la publicidad... Pero al final he vuelto al flamenco y me encanta. Cuando vivía en Japón, a mi padre le gustaba que le cantara por la Niña Pastori por teléfono. Siempre he tenido una relación muy fuerte con mi padre.

-Cantaores o cantaoras que le inspiren

-José de la Tomasa, Camarón, Miguel Poveda, Argentina, ....Vanesa Rodríguez González, que fue alumna de aquí también. Y, desde que estoy en la Fundación Cristina Heeren, escucho a la Niña de los Peines.

-En qué palo se encuentra más cómoda

-De los palos que estamos aprendiendo me gustan los tangos y las alegrías.

-¿Y la seguiriya?

-Me encanta pero todavía no la puedo cantar....Me pasa lo mismo con la soleá.

-Hablemos Sevilla. Dígame lo que más le gusta

-El tiempo de Sevilla. Disfruto mucho el verano y el sol aunque estemos a 40 grados. El verano de Japón, aunque tenga menos grados que aquí, como es muy húmedo, es muy pegajoso. El paisaje de Sevilla también me parece súper bonito: las casas, el puente, el camino, todo. La gente de Sevilla también me encanta, tan alegre y cariñosa.

-Y ¿que le sorprende?

-De Sevilla me sorprende la suciedad en la calle y que es todo muy barato (risas).

-¿A cuánto está en Japón la tostada con café?

-A 4 o 5 euros. Normalmente el café está a 2,50 euros como mínimo...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios