josé J. gómez asencio Catedrático de Lengua y correspondiente de la RAE

"Nebrija fue perseguido por su genialidad"

"Nebrija fue perseguido por su genialidad" "Nebrija fue perseguido por su genialidad"

"Nebrija fue perseguido por su genialidad" / josé ángel garcía

Comentarios 1

José Gómez Asencio (Estepa 1953) recibió una cerrada ovación el pasado lunes por su conferencia en la Universidad de Sevilla para abrir el curso de Formación para Profesores de Español como L2 (lengua extranjera). Es tan entrañable que en su pueblo le han dado la medalla de oro. Catedrático de la Universidad de Salamanca, es experto en Nebrija y en gramáticas del español. Premio María de Maeztu a la excelencia investigadora, tarea en la que lleva casi 42 años. Adora la música barroca y los viajes. Su dos hijos despuntan en el extranjero (EEUU y Chile).

-Usted es experto en Nebrija, que escribió la primera gramática del español.

-Hasta el siglo XX Nebrija no ha sido identificado como el gramático del español por excelencia. Hoy es famoso por su gramática del español, pero hasta el siglo XVIII y bien entrado el XIX era famoso en toda Europa por su gramática en latín.

De Estepa echo de menos mi infancia porque en la infancia se vive y luego se sobrevive, decía Panero

-Se edita el mismo año que Colón llegó a América.

-Se editó el 18 de agosto de 1492, unos meses antes de la llegada de Colón a América y el mismo año que se expulsa a los judíos. Luego hay otra edición posterior como libro curioso y no volvió a editarse hasta los años 40 del siglo XX.

-¿Tantos siglos después?

-Sí, el franquismo reivindicó la gramática del español y la figura de Nebrija como defensor del imperio. El valor que tiene para nosotros Nebrija ahora es desde el hispanismo. Desde el punto de vista técnico, su Gramática del español es infinitamente mejor que la gramática latina, porque la hizo desde cero.

-En su época esa obra no se entendió.

-Fue un fracaso personal y editorial. Lo escribió sabiendo que era un desprestigio para su fama profesional. En su momento pasó desapercibida y, en cambio, su gramática latina conoció no menos de 15 ediciones en vida de él. Fue muy maltratado por la gramática castellana, pero lo llevaban en rositas por la latina.

-¿Por qué le causó un desprestigio profesional?

-Esa gramática del español no fue entendida porque el español no era una lengua de cultura. En la Universidad se enseñaba el latín, todas las clases se daban en latín y hasta muy recientemente toda la ciencia se hacía en latín. Lo que hizo Nebrija fue una revolución, fue un adelantado a su tiempo. No encuentro a alguien en Humanidades tan quebrador y rupturista.

-Fue totalmente a contracorriente.

-Yo creo que Nebrija tenía una genialidad por encima del común de los mortales y debía tener un carácter de difícil trato. En la Universidad de Salamanca estuvo absolutamente rodeado de enemigos. No lo querían ni ver. Siempre que pudieron, lo expulsaron. Siempre que pudieron quitarle la cátedra se la quitaron.

-Hoy sería mobbing.

-Fue un hombre muy perseguido por el Claustro salmantino, por su genialidad, por sus ideas innovadoras en contra del conservadurismo academicista y por su carácter soberbio. Pero tenía razón. El tipo de latín y de gramática latina que él defendía eran los adecuados.

-Usted es correspondiente de la Real Academia de la Lengua. ¿A qué se dedica?

-Se inventaron para ser una especie de corresponsales de la Academia en las provincias, para mandar papeletas de las hablas locales. Ahora hacemos encargos. Por ejemplo, me han pedido una reseña de un estudio sobre la vida y la obra de Nebrija escrito por René Pellen, y una traducción al francés de la Gramática castellana de Nebrija.

-No se entiende que la RAE quitara la tilde a sólo o éste.

-Cuando yo estudiaba en la escuela me enseñaron que fue tiene tilde, y ahora es una falta de ortografía como la copa de un pino. Las 22 academias se han puesto de acuerdo, no ha sido una decisión arbitraria y gratuita. Después de cincuenta años (1951-2000) han eliminado la capacidad de opción y han dicho cómo tiene que escribirse.

-¿Qué opina de aquellos cambios?

-Podemos hablar sin voto en los plenos. No era partidario de que quitaran la tilde. Al principio chirrían los cambios, pero luego uno acaba acostumbrándose y finalmente te chirría el modelo antiguo. Los hablantes y los escribientes de una lengua somos muy conservadores. Tendemos a pensar que la ortografía de una lengua es, ha sido y debe ser exactamente como nosotros la aprendimos, y no debe ser modificada. Y en realidad la ortografía en una lengua es un acuerdo.

-La Academia no siempre ha sido tan rígida, ¿verdad?

-La gramática de la Academia fue poco exigente y poco impositiva hasta la edición de 1870. A partir de entonces se volvieron muchísimo más rígidos en sus exigencias acerca de lo que está bien y mal dicho.

-Estepa, su pueblo, le ha concedido una medalla de oro ¡Estará satisfecho!

-Ese premio ha sido para mí más que los sexenios porque eso es un reconocimiento como ser humano. Fue uno de los días más felices de mi vida. Fue un día muy importante y valioso para mí, para mi mujer y para mi familia.

-¿Echa de menos algo de Estepa viviendo en Salamanca?

-Salí de allí con 27 o 28 años. De Estepa echo de menos mi infancia. Michi Panero lo dice en la película El Desencanto: en la infancia se vive y luego se sobrevive, y es verdad que de la infancia no te puedes despegar porque eres tú. Esa infancia es el pueblo, el cerro, los amigos, la comida, mi madre, los mantecados de aceite y los pasteles de Estepa. Pero mi mundo está en otra parte. No hay regresos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios