Entrevista a Macarena Gómez

"Juego a ser una gran actriz de la época dorada de Hollywood"

  • La actriz cordobesa está a la espera de lo que sucederá con 'La que se avecina'. El 24 de julio estrena una película producida y protagonizada por ella, 'Amor en polvo'

Macarena Gómez Macarena Gómez

Macarena Gómez / Raúl Rosillo

Junto a Enrique Arce, Luis Miguel Seguí y Lorena López, Macarena Gómez (Córdoba, 1978) protagoniza la película Amor en polvo, dirigida por Juanjo Moscardó y Suso Imbernón y que se estrena el 24 de julio. Esposa del empresario Aldo Comas y madre de un niño, es muy popular por su papel de Lola en La que se avecina, a la que ha estado ligada hasta su último capítulo. En agosto Mediaset decidirá qué hacer con este proyecto que se ve a diario en el canal FDF. 

En la miniserie Padre Coraje o en Divinos tuvo otras de sus apariciones televisivas antes de su prolongada presencia en Montepinar.

Además de actuar produce su última película, Amor en polvo, que se estrena el 24 de julio ¿es la mejor manera de tener trabajo?

–Es una manera de sentirme productiva y, ante todo, creativa. Si no estoy trabajando como actriz, necesito generar trabajo, bien para mí o bien para los demás.

Macarena Gómez Macarena Gómez

Macarena Gómez

–¿Qué nos quiere contar Amor en polvo?

Amor en polvo, habla de temas universales como el amor, la amistad, el sexo, pero utilizando como premisa un intercambio de parejas.

–¿Cree que la humanidad está falta de amor en estos momentos?

–Precisamente en estos duros momentos vividos por la situación de la Covid 19 creo que la Humanidad está dando grandes muestras de solidaridad y amor hacia el prójimo, pero me temo que va a ser algo coyuntural. Cuando todo vuelva a la normalidad, volveremos a ser egoístas. Como decía el filósofo Thomas Hobbes: nuestra naturaleza social es eminentemente artificial.

"En el cine español veo que nos hemos hecho fuertes y lo superaremos; nos estamos incorporado al trabajo, se están retomando las producciones..."

–¿Qué tiene Mia, su personaje en la película, de Macarena y viceversa?

–Pues sinceramente no tenemos nada en común. Ha sido de los personajes más alejados de mí que he hecho. Y no me refiero a la forma de ver el amor, si no a la manera que tiene Mia de hablar, de expresarse. Los directores han sacado algo nuevo y diferente de mí como actriz. Yo he hecho mucha comedia, pero nunca en este tono tan naturalista, y eso para mí ha sido un reto.

–¿Qué destacaría del rodaje de esta película donde usted ha estado tan implicada?

–Pues que los ensayos duraron mas que el rodaje. Con los ensayos ya tengo un tomo de anécdotas.

–¿Cómo divisa el cine en estos tiempos de futuro imperfecto?

–Al principio del confinamiento lo veía con pesimismo pero ahora veo que nos hemos hecho fuertes y lo superaremos; nos estamos incorporado al trabajo, se están retomando las producciones. Veo que vuelve a haber movimiento porque hay ganas de contar historias. Nos va a ir bien a todos.

–Si no le importa contarlo ¿cómo pasó el confinamiento?

–Cuando se decretó el estado de alarma estaba afortunadamente en mi casa de campo en Gerona. Y ahí sigo instalada con mi familia, excepto los días que he de viajar a Madrid para rodar. Aunque haberlo pasado en el campo haya sido un privilegio yo lo he vivido con miedo y sintiendo una gran incertidumbre. Parecía estar dentro de una película de ciencia ficción.

–¿Qué hizo al volver a pisar la calle más o menos con normalidad?

–Pasé directamente de vivir en el campo a vivir en Madrid, o más bien a vivir en los platós de La que se avecina. Ese primer día que me tuve que enfrentar a la realidad, a la vuelta al trabajo, lo recuerdo con pavor. No fue algo tan cómodo o liberador como imaginaba.

–¿Los actores son de los más afectados por las actuales circunstancias de trabajo?

–No. Los afectados somos muchísimos, de gremios muy diferentes. Yo también soy empresaria, me dedico al ocio (tengo un túnel de viento: Terminal Zero, en Zaragoza) y han sido precisamente los sectores que se dedican al ocio, al turismo y al transporte, los más dañados.

–Han estado grabando los episodios finales de La que se avecina ¿qué nos puede adelantar de ese remate?

–No hay certeza de que sean los episodios finales, lo que sí es cierto es que nos hemos ido de los platós en los que hemos rodado durante 12 años las aventuras de los vecinos de Montepinar. Ahora nos queda la incógnita de saber qué será de nosotros: ¿Nos iremos a vivir a otro bloque? ¿Seguiremos rodando más temporadas?

–¿Va a echar de menos a Lola?

–Sí, si tengo que dejarla la echaré de menos. Lola me ha enseñado mucho, me ha ayudado a crecer como actriz.

–¿Aceptaría participar en una secuela?

–Por supuesto, y ojalá yo estuviera en ella.

–¿Qué va a ser de nosotros sin una noche de los Goya en la que todo puede fluir como siempre?

–Que me llamen a mí para presentarla.

"Aunque Madrid también lo tiene, “de Madrid al cielo”, echo de menos ese precioso cielo azul de Córdoba"

–¿Le gusta verse en un photocall y entre alfombras rojas?

–A mí me gusta hacerlo, me divierte. Es parte del juego y a mí me gusta jugar: Juego a ser una gran actriz de la época dorada de Hollywood, luciendo su vestido y atendiendo a los medios. Me encanta.

–Háganos de guía por Córdoba.

–De visita obligada es el centro arqueológico de Medina Azahara, al quedar a las afueras de Córdoba, la gente la deja de lado pero, insisto, hay que verlo. Aconsejo hacer una visita nocturna de la Mezquita, visitar la capilla mudéjar de San Bartolomé y la sinagoga, comer pluma ibérica y salmorejo en las cientos de tabernas que hay en la judería y... (esto es un secreto, poca gente lo conoce) desayunar en la terraza del hotel Balcón de Córdoba. Ahí se tienen las vistas más impresionantes de la Mezquita-catedral.

–¿Qué echa de menos de su ciudad en Madrid?

–Aunque Madrid también lo tiene, “de Madrid al cielo”, echo de menos ese precioso cielo azul y ese sol deslumbrante. También añoro pasear por el casco antiguo. Córdoba es de las ciudades más bellas del mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios