Elecciones Municipales

Gabriel Cruz, nuevo alcalde de Huelva

  • El PSOE se alza con la victoria con 11 concejales que le permitirán pactar con IU. Pedro Rodríguez dejará la Alcaldía tras 20 años al quedar con sólo 8 ediles. Ciudadanos logra el tercer puesto y 3 ediles, los mismos que Izquierda Unida.

Comentarios 5

GABRIEL Cruz es desde ayer alcalde de Huelva in pectore. A la sexta fue la vencida y el PSOE se hizo con la victoria en Huelva tras 20 años de gobierno popular, sin lograr una mayoría absoluta que no se esperaba, pero alzándose con un número de concejales suficiente (11) para buscar el pacto con otras fuerzas políticas (con IU sumaría la absoluta). El reverso de la moneda es Pedro Rodríguez, que dejará la casa de la Gran Vía tras una derrota contundente, en la que ha perdido un 45% de sus votantes.

Las urnas confirmaban ayer en Huelva la ruptura del bipartidismo con un escenario más abierto que nunca, un Ayuntamiento con seis formaciones diferentes abarcando todo el arco ideológico gracias a la irrupción de Ciudadanos como tercera fuerza política (con tres concejales) y de Participa Huelva, la marca blanca de Podemos (un edil). A ellos se suman el PSOE (11), el PP (8), IU (3) y la Mesa de la Ría, que consigue mantener el concejal obtenido en 2011.

A pesar de la dispersión del voto, el candidato Gabriel Cruz ha logrado lo que no pudieron sus antecesores, dar la vuelta al marcador y crecer incluso en tiempos convulsos. El PSOE superó de nuevo la barrera de los 20.000 votos y ante la debacle popular se hizo con un 35% del total del electorado, un porcentaje que le sirvió para meter en el Ayuntamiento a Enrique Gaviño, número 11 en su lista. La larga precampaña en los barrios parece haber surtido efecto para mantener el tipo frente al empuje de los emergentes, a pesar de que en el conjunto de la provincia el PSOE sí ha perdido algo de apoyo. También ha influido la labor de oposición realizada durante cuatro años con especial énfasis en la deuda acumulada en el Consistorio o en el abandono de los barrios.

El principal afectado del cambio político es el PP, con la pérdida de casi 13.000 votos respecto a las elecciones anteriores que han ido a parar a Ciudadanos, VOX y al saco de la abstención rociera, tan temida por los populares y contra la que han luchado movilizando el voto por correo. No ha sido suficiente: en estos comicios han votado 4.400 personas menos que en 2015 para un censo electoral muy similar y muchos de esos abstencionistas han sido populares. Pedro Rodríguez tuvo el peor resultado de su historia, volviendo a la época anterior a la era perico en la que el PP ni siquiera soñaba con llegar a los 20.000 votos.

El desgaste de los 20 años de gobierno ha podido con Rodríguez y con las encuestas. Los sondeos que manejaban los populares les daban el 12 o incluso el concejal 13; ayer en la base popular del Hotel Luz había caras de desconsuelo. La potente campaña desarrollada durante quince días no ha podido contrarrestar los cuatro años de planes de ajuste, recortes de servicios, liquidación de los patronatos y aumento de la deuda hasta los 242,6 millones de euros. Ni el desembarco de la ministra de Fomento, Ana Pastor, con la estación pendiente bajo el brazo, ni las promesas de transformación urbana en las barriadas, ni la campaña del Recre y la recuperación de las balsas de fosfoyeso han podido mantener el caudal de votos. La marca Perico no ha podido tampoco cambiar la tendencia de declive del PP, que ya había sufrido descalabros en las anteriores elecciones europeas y andaluzas.

Uno de los factores que explican ese declive, más allá del desgaste y del éxodo rociero, es el hasta ahora imparable ascenso naranja. Ciudadanos ha arrebatado buena parte de sus votos del electorado popular más de centro de la mano de Ruperto Gallardo, conocido por su labor al frente del Gran Teatro y del Patronato de Cultura precisamente durante los mandatos del PP. Con la formación de Albert Rivera subida en la cresta de la ola, C's ha logrado arrebatar el tercer puesto en la capital a Izquierda Unida, que no obstante resiste el embate de los emergentes manteniendo los tres concejales que ya tenía en el pleno y prácticamente el mismo porcentaje de voto, aunque se deja más de 400 papeletas en la revolución de los nuevos partidos.

Los tres ediles izquierdistas serán claves en lo que ocurra el 13 de junio. El portavoz y coordinador provincial de IU, Pedro Jiménez, ha venido hablando de un posible gobierno de izquierdas durante los últimos meses y ahora se abre la posibilidad de configurar en efecto ese gobierno. Ayer mismo insistía: "No podemos defraudar al electorado que ha votado con mucha claridad el cambio y el fin del PP", aseguraba. El pacto parece cuestión de tiempo.

Será el premio por haber aguantado la aparición de Participa Huelva, que a pesar de su creación sólo unas semanas antes de las elecciones y la consecuente falta de conocimiento de buena parte de los electores ha conseguido hacerse con 3.108 votos, sobrepasando la barrera del 5% del total de las papeletas y logrando meter a Jesús Amador en el salón de plenos.

Justo por delante de los podemitas, el nuevo líder de la Mesa de la Ría, Rafael Gavilán, tomará el relevo en el Ayuntamiento de la edil no adscrita Yolanda Cabezas, que mantuvo el acta de concejal tras ser expulsada de la Mesa.  El discurso de la recuperación de la avenida Francisco Montenegro y por la restauración de la marisma bajo las balsas de fosfoyeso sigue dando votos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios