Deportes

El Valladolid también gana en Villarreal

  • Leo Suárez, cedido en Pucela por los amarillos, marca el único gol

Alcaraz conduce la pelota ante Gerard Moreno. Alcaraz conduce la pelota ante Gerard Moreno.

Alcaraz conduce la pelota ante Gerard Moreno. / domenech castelló / efe

El Valladolid se llevó los tres puntos en juego en su duelo con el Villarreal y se benefició de la fragilidad de la que ha hecho gala desde que empezó la temporada el equipo castellonense en el estadio de La Cerámica, donde aún no conoce la victoria.

Tras cuatro partidos disputados en Liga en casa el Villarreal acumula tres derrotas y un empate, al que debe añadir el empate con el que resolvió el partido de la Liga Europa ante el Glasgow Rangers, y de esa debilidad como local sacó partido un Valladolid ordenado en el que su portero Masip le paró un penalti a Gerard Moreno.

El Valladolid, por contra, sumó su segunda victoria consecutiva y cerró una semana casi perfecta en la que en los tres partidos disputados ha sumado siete puntos que le han hecho ascender en la clasificación.

Aunque era el Valladolid el que controlaba más, con las ocasiones de gol incluidas, fue el Villarreal el que disfrutó de la mejor opción para inaugurar el marcador. Así, Gerard Moreno estrelló el balón en el palo y el propio jugador catalán vio cómo Masip evitaba el tanto local después de que el atacante driblase a su marcador y disparase raso al segundo palo.

A pesar de que fue de nuevo el Villarreal el que comenzó mandando en el segundo tiempo con el balón, fue el Valladolid el que acertó en la portería rival, concretamente el jugador cedido por el club villarrealense, el argentino Leo Suárez, que controló con el pecho dentro del área y con una volea cruzó al segundo palo batió a Asenjo.

Tras el gol, el equipo de Javi Calleja ganó metros a su rival y encerró al Valladolid en su parcela pero los visitantes exhibían su firmeza defensiva. Los locales hicieron patentes sus problemas en la definición e incluso desperdiciaron un penalti a siete minutos del final, después de que Masip le detuviese el lanzamiento a Gerard Moreno, lo que confirmó la debilidad de los castellonenses en su feudo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios