Fútbol | Liga de Naciones

Luka Modric, ante el sprint final de su año soñado

  • El pequeño futbolista afronta la recta final de una temporada excepcional con los premios The Best y Balón de Oro al fondo cuando apenas acaba de regresar a la alta competición tras su éxito en el Mundial.

Luka Modric, en un entrenamiento con Croacia. Luka Modric, en un entrenamiento con Croacia.

Luka Modric, en un entrenamiento con Croacia. / EFE

El pequeño futbolista croata Luka Modric afronta desde ya el sprint final de su temporada más grande con los premios The Best y Balón de Oro al fondo cuando apenas acaba de regresar a la alta competición tras su éxito en el Mundial.

Modric dio por concluida la pasada campaña el 15 de julio con la final del Mundial de Rusia, que perdió ante Francia por 4-2 después de realizar un gran torneo. Como premio de consolación, recibió el trofeo a mejor jugador.

Tras unas cortas vacaciones, el 8 de agosto regresó al trabajo con el Real Madrid con un plan específico que no contempla ver la mejor versión del croata a corto plazo.

No jugó la final de la Supercopa de Europa y no disputó su primer partido como titular en el Real Madrid hasta la tercera jornada de la Liga española, justo antes de incorporarse a la primera concentración de su selección después del éxito mundialista. Este martes jugará ante España en Elche en lo que será su primer encuentro de altísima competición de la nueva temporada.

Desde que Modric regresó a Madrid hasta ahora pasaron muchas cosas. Por ejemplo, que se rumoreó un interés nunca expreso por irse al Inter de Milán o, más importante, que ganó el trofeo de UEFA a mejor jugador de la temporada para romper la larga hegemonía impuesta por Cristiano Ronaldo y Lionel Messi en cuestión de premios individuales.

El croata también fue incluido en la terna de aspirantes a ganar el premio The Best de FIFA, junto a Cristiano Ronaldo y Mohamed Salah, y nadie duda de que también es un firme candidato a conquistar el Balón de Oro. Para este último trofeo, las votaciones todavía no están cerradas, pues es el único que contempla el año natural, y no la temporada. Por ello, todo lo que haga Modric hasta diciembre también contará. Incluido el partido ante la selección española.

La última fue una temporada muy especial para el croata, quien casi tuvo que esperar a cumplir los 33 años -lo hizo el domingo- para obtener todo el reconocimiento mundial. Quizá sea que el mundo del fútbol también quiera una cara nueva -aunque sea de un jugador veterano- y se haya cansado de ver siempre a los mismos. O a lo mejor es cuestión de romanticismo, de reconocer a un futbolista pequeño y talentoso por encima de la última tendencia del juego, que parece centrada en volver a dar mayor protagonismo al físico antes que a la técnica.

El caso de Modric es particularmente llamativo: se trata de un futbolista de arranques de temporada muy lentos y que no alcanza su mejor momento de forma hasta marzo, que es cuando comienzan a definirse los títulos, cuando se aprecia qué jugador es de verdad relevante y ganador. No sólo ganó cuatro de las últimas Ligas de Campeones, sino que fue un futbolista absolutamente decisivo para su equipo.

Lo que hizo Croacia en el Mundial fue una proeza y en buena medida se lo debe a Modric, quien a pesar de su veteranía parece lejos de su ocaso. Llega al sprint final del año y detrás tiene a toda la maquinaria publicitaria del Real Madrid, cuya influencia para acercar premios a sus jugadores se manifiesta casi cada año. El club blanco celebró el reciente cumpleaños de Modric con un vídeo transmitido en las redes sociales con sus mejores jugadas, goles y trofeos conquistados.

En Elche se medirá con una España en la que tiene a muchos compañeros suyos del Real Madrid, los mismos que llevan semanas relegando al olvido a Cristiano Ronaldo y postulando al croata como el candidato a ganar el Balón de Oro. El final de año para Modric comienza ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios