Baloncesto | Liga EBA

Gabriel Carrasco: "Hemos creado una ilusión y hay que responder con un proyecto ilusionante"

  • El técnico del Krypteia Huelva hablará en breve con el club sobre su renovación y reclama un salto de calidad a nivel de entrenamientos para la próxima temporada

Gabriel Carrasco da instrucciones a sus jugadores durante un tiempo muerto. Gabriel Carrasco da instrucciones a sus jugadores durante un tiempo muerto.

Gabriel Carrasco da instrucciones a sus jugadores durante un tiempo muerto. / Alberto Domínguez

El Krypteia Huelva Capital finalizó la temporada en la 8ª posición de la fase de ascenso a LEB Plata con un balance de 7 victorias y 11 derrotas, pero con el buen sabor de boca de haber recuperado la afición del baloncesto en Huelva.

Gabriel Carrasco tomó las riendas del equipo con la liga empezada, cuando sólo restaban cinco jornadas para acabar la primera fase. “Cuando cogí el equipo tenía claro que tenía que estar sí o sí en la fase de ascenso; logramos ese objetivo pero entramos sólo con dos victorias y subir era casi imposible. Ganamos cinco partidos frente a los cinco primeros del otro grupo, y si hubiésemos entrado con mejor balance habríamos tenido opciones reales de dar el salto de categoría. Sumamos siete victorias consecutivas, pero casi no podíamos fallar”.

“En Huelva el equipo ha dado una imagen muy buena, ganando cuatro de cinco partidos y perdiendo el quinto frente al campeón Melilla y en el último segundo de la prórroga. Fuera hemos sido más irregulares, ganamos el primer partido en Andújar, pero luego no mantuvimos el nivel. En esta irregularidad ha influido la idiosincracia del club que hace que tengamos que viajar en coche, tener jugadores que no son profesionales, sólo podíamos entrenar dos días a la semana con el equipo al completo... todo eso suma y hace que a la hora de la verdad sea difícil competir con los equipos de arriba, y no es una excusa sino un análisis de la realidad”, añade el entrenador del Enrique Benítez.

En Huelva el equipo ha dado muy buena imagen, fuera hemos sido más irregualres", destaca el técnico

En general, la sensación “es positiva. A nivel humano no he tenido ninguna pega, al contrario, hay un grupo de jugadores que tenían que venir de Sevilla y hacer muchos kilómetros para entrenar dos días a la semana; y en estos meses aquí ha sido increíble ver el polideportivo Andrés Estrada lleno, con más de 2.500 personas y no sólo un día, sino muchos fines de semana, es algo que nadie se esperaba, una reactivación del baloncesto para recuperar al aficionado”.

Gabriel Carrasco ha regresado esta campaña al baloncesto masculino tras varios años centrado en el femenino. Hasta 2010 estuvo en categorías de formación como coordinador de la Escuela Municipal de Gibraleón, y su última etapa sénior masculina fue en Palos sobre 2005, logrando el ascenso.

Ahora ha vuelto con éxito y le gustaría continuar en el Enrique Benítez, pero no a cualquier precio. “El club tuvo en algún momento interés en plantearla (su renovación), pero tengo ya muchos años en este deporte y sé que lo primero es asegurar el proyecto. El club está en una situación inmejorable porque es muy complicado meter 2.500 personas en un pabellón y se ha conseguido, y eso debe ser un punto de partida para algo diferente. Se están haciendo gestiones para la próxima temporada, se están sumando caras nuevas a la directiva y nosotros hablaremos en breve porque me consta que hay interés. Si se dan las condiciones para crecer ¿dónde mejor voy a estar que aquí?”.

El técnico continúa con su análisis manifestando que “se tiene que crecer, porque si metemos 2.500 personas debemos dar un salto de calidad a nivel de entrenamientos, de viajar de otra manera... sin esas condiciones hemos podido ganar a Marbella, competir con Melilla... y si conseguimos hacer 7-8 entrenamientos a la semana con la plantilla al completo el proyecto generaría mucha ilusión, pero todo eso está lejos ahora mismo. En estos momentos hay que buscar solvencia económica, una responsabilidad que no entra en mi parcela. Cuando el club tenga más o menos claro el futuro hablaremos y escucharé cualquier propuesta del Enrique Benítez, eso está claro”.

Se puede subir a la LEB Plata haciendo las cosas bien, no hace falta tener el mayor presupuesto"

Gabriel Carrasco repite varias veces durante la entrevista la palabra crecer. El club, en condiciones normales y por lo visto en las últimas temporadas, está en una encrucijada, ya que no debe tener problemas para lograr la permanencia, pero tiene que dar un paso adelante si quiere competir con garantías por el ascenso. “Aquí lo que hay es mucho trabajo, la directiva es capaz de llegar tres horas antes a un partido, montar una barra y desmontarla, organizar a los voluntarios... en un desplazamiento el primero que pone su coche es el presidente Enrique Escalante... hay que alabar esas virtudes, pero hemos creado una ilusión entre la afición que supone también una responsabilidad y a eso hay que responder con un proyecto ilusionante. Y creo que la directiva también lo ve así”.

“En el baloncesto de Huelva siempre se han montado proyectos atractivos sin el factor económico, sino fichando donde poca gente ficha, con iniciativas... pero es imprescindible un salto de calidad a nivel de entrenamientos. En la Liga EBA jugamos con el sistema olímpico (a la segunda fase se arrastran resultados de la primera) y desde octubre hay que sumar partidos, no puedes tener un inicio titubeante porque luego lo pagas. Hemos hablado algo de futuro en lo deportivo, ellos me han preguntado, les he dicho lo que opino y creo que el club quiere crecer en esa línea”.

¿Para subir a la LEB Plata valdría con mantener a los nacionales y dar un salto de calidad en los americanos, o bien habría que hacer más cambios? “El tema del extranjero es complicado porque a lo mejor sólo se permite uno la próxima temporada en la Liga EBA, es algo que se decidirá a finales de mes en la asamblea de la Federación Española. No sé como quedará el tema de los Cotonu. En esta plantilla hay jugadores de calidad, pero hay que ver quiénes son capaces de adaptarse al crecimiento que requiere el equipo a nivel de entrenamientos, quiénes pueden asumir ese incremento de sesiones”.

De momento, todo está a la espera de acontecimientos y que se confirmen apoyos. “Enrique Escalante le ha pedido un plazo a los jugadores para decidir si se cuenta con ellos o no, y previo a eso habrá que aclarar el puesto de entrenador. También sería interesante crear una dirección deportiva, porque los entrenadores pasan por los clubes pero tiene que haber una cabeza pensante que sea el valedor de las directrices que se marquen”, destaca el técnico onubense.

¿Siente envidia del apoyo que tienen otros clubes? “En Huelva es muy difícil sacar adelante un proyecto deportivo, y cualquier club que reciba apoyos, vengan de donde vengan, es más que merecido. Lo que sí creo es que con el movimiento social que ha tenido el Enrique Benítez este año, con la atención de medios, de público... es un proyecto que merece la pena que reciba apoyos. Este año hemos tenido en torno a 100.000 euros de presupuesto, e incrementarlo algo es asumible para una ciudad como Huelva. Un equipo como Melilla puede contar con unos 300.000 euros; no creo que hagan falta esas cantidades para estar arriba, pero sí un mínimo que asegure unas condiciones para competir. El poderío económico te hace tener mucho ganado, pero no lo es todo ¿Cómo se genera esa aportación extra de dinero? Por la conjunción de lo público y lo privado, que cada uno aporte según su capacidad. Hay que agradecer mucho cualquier ayuda que se reciba, es una tarea difícil y me consta porque lo he vivido en primera persona, pero no es imposible”.

Gabriel Carrasco destaca que “si Huelva ha tenido algo bueno en los últimos años es un historial deportivo plagado de éxitos, títulos en muchas disciplinas, campeones a nivel internacional, y tanto instituciones como aficionados se sienten orgullosos, porque son éxitos para Huelva”.

El pasado verano Huelva desaprovechó una oportunidad de oro cuando tuvo la oportunidad de conseguir una plaza en la renovada LEB Plata, pero la falta de apoyos hizo que el club optara por la prudencia y no diera el paso adelante. “No estaba en el club en esos momentos; por lo que sé, el tiempo estaba encima y se llegó un poco tarde; no sé cómo habría salido esa aventura, porque la LEB Plata exige plantillas superiores, más potencial económico... y aquí hay una estructura amateur; no obstante, en un presupuesto no hay mucha diferencia entre una plantilla de EBA confeccionada para subir y una de Plata cuyo objetivo es la permanencia”.

Por último, el técnico onubense manifiesta que “haciendo las cosas bien se puede ascender a LEB Plata, yo he vivido tres ascensos femeninos y uno masculino, logramos una histórica plaza en la Euroliga femenina, dos play off consecutivos, un título nacional (la Copa de la Reina con el Conquero)... no hace falta tener el mayor presupuesto, pero sí unos mínimos, porque también influyen la gestión, la suerte, el trabajo y otros factores. El club, en las condiciones actuales, no podría afrontar esas mejoras por ejemplo en los entrenamientos, mejores viajes... hace falta un esfuerzo más y son cantidades asumibles. Ahora es tiempo de captar apoyos para dar el paso adelante. Ojalá se consiga”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios