Duatlón

Emilio Martín busca una nueva medalla en el Campeonato del Mundo del sábado en Pontevedra

  • "Los entrenamientos que estoy teniendo me dicen que sea ambicioso", asegura el onubense

Emilio Martín celebra uno de los numerosos títulos que ha conseguido. Emilio Martín celebra uno de los numerosos títulos que ha conseguido.

Emilio Martín celebra uno de los numerosos títulos que ha conseguido. / H. Información

Llega el Campeonato del Mundo de duatlón y de nuevo el nombre de Emilio Martín aparece entre los favoritos para subir al podio en la prueba que se celebra este sábado a partir de las 11:30. Es una tradición que se repite desde 2012, y que sólo tuvo un año malo, el pasado 2018, cuando se quedó fuera del podio.

El duatleta onubense fue campeón mundial en 2012 en Nancy (Francia) y en 2015 en Adelaida (Australia); logró la plata en 2013 en Cali (Colombia), en 2016 en Avilés y en 2017 en Penticton (Canadá), además de un tercer puesto en Pontevedra en 2014. A ello hay que sumar sus éxitos en el Europeo: oro en 2017 en Soria, plata en 2015 en Alcobendas (Madrid) y bronce en 2018 en Ibiza, además de seis veces campeón de España de carretera y dos más en duatlón cross. Un palmarés envidiable que espera aumentar este fin se semana en tierras gallegas.

“El objetivo es el de siempre (ir por una medalla); el año pasado no apuntaba alto por la lesión que había tenido previamente, pero los entrenamientos que estoy teniendo me dicen que sea ambicioso y que no me conforme sólo con ir a correr. Lo más importante es disfrutar, pero siendo objetivo debo pelear por intentar subir al podio, y luego pasará lo que tenga que pasar”.

Tras lo del año pasado, te das cuenta de que hay vida más allá del Mundial"

“He pasado por momentos de duda, por la reciente lesión que me tuvo unos 10 días sin correr, y la semana pasada también acusé un virus estomacal, pero el cuerpo se ha recuperado bastante bien y estoy teniendo un trabajo diario de calidad y voy con muchas ganas”, añade.Emilio Martín recuerda que “la semana previa al reciente Campeonato de España de duatlón (en el que finalizó segundo) estuve dudando si ir o no ir y me lo tomé como un test; si salía bien, como así ha sido, seguiría entrenando y disputaría el Mundial con un objetivo alto, pero si hubiese salido mal habría hecho un pequeño reseteo y me hubiese centrado en preparar el Campeonato de Europa”.

La motivación y la ilusión son parte importante de la preparación, pero Emilio no tiene problema en reconocer que “la motivación no es la misma que los tres primeros años, pero entiendo que es mi trabajo y me gusta. Prefiero el entrenamiento y la competición me apetece menos, pero forma parte de esto y hay que sacar las ganas de donde sea”.

Sobre su estado de forma asegura que “no sé si es el mejor, pero sé que es bueno”. Tiene la espina clavada del último mundial, donde se quedó fuera de las medallas: “Más que quitarme una espina, voy con el deseo de sentirme competitivo otra vez. Si no subes al podio parece que no has conseguido nada, pero si soy competitivo y acabo cuarto regresaré satisfecho, aunque lógicamente me gustaría ser campeón”.Pontevedra es una ciudad que le trae buenos recuerdos: “Sí, allí disputé en 2013 el Nacional en el que fui campeón y el Mundial de 2014 en el que acabé tercero.

Sobre el circuito, resalta que “el de 2013 me beneficiaba más porque era un terreno llano que permitía correr más rápido; el de este año es más parecido al de 2014, y tienes que subir y bajar algo más, pero no me importa porque no llego en mal estado de forma”.

Las previsiones meteorológicas para el próximo sábado apuntan a que no lloverá: “Mejor para mi y para todos; si el circuito fuese muy técnico la lluvia sí molesta más, pero no es el caso; además, las condiciones son las mismas para todos los duatletas”.

A su edad (cumple 37 años el 22 de junio), y con la experiencia acumulada, la presión prácticamente no existe: “Esto se convierte casi en rutina, aunque reconozco que es la prueba más importante del año para nosotros. No obstante, tras lo vivido el año pasado te das cuenta que hay vida más allá de un Mundial, y eso me relaja a la hora de afrontar la competición. Insisto en que mi primer objetivo es disfrutar, y si además puedo colgarme una medalla, pues mucho mejor”.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios