Deportes

Caparrós tiene tarea

  • Osasuna facilita el primer triunfo en casa del Leganés

Joaquín Caparrós se muestra pensativo durante su debut en Osasuna. Joaquín Caparrós se muestra pensativo durante su debut en Osasuna.

Joaquín Caparrós se muestra pensativo durante su debut en Osasuna. / juanjo martín / efe

Leganés: Serantes; Bustinza, Mantovani, Insua, David Rico (Víctor Díaz, 78'); Alberto, Timor, Gabriel, Szymanowski (Machís, 46'); Rober Ibáñez (Unai López, 86') y Luciano. Osasuna: Nauzet; Tano, David García, Unai García, Fuentes; Fausto (Riviere, 46'), Oier; Álex Berenguer, Roberto Torres (Olavide, 73'), De las Cuevas (Causic, 57'); y Sergio León. Goles: 1-0 (6') Rober Ibáñez. 2-0 (56') Rober Ibáñez. Árbitro: Iglesias Villanueva (gallego). Amonestó a David Rico, David García, Riviere, Bustinza y Olavide Incidencias: Partido de la duodécima jornada de la Liga Santander disputado en Butarque ante 8.827 espectadores.

El Leganés se tomó ayer un respiro tras derrotar con suma facilidad a un Osasuna que acusó los errores individuales en el debut de Joaquín Caparrós como entrenador. Los madrileños lograron su primer triunfo como locales gracias a los dos goles de Rober Ibáñez que les allanó bastante el camino desde los compases iniciales del choque.

El cuadro de Caparrós tuvo una gran oportunidad justo antes de que se produjera el 2-0, pero Oier, con todo a favor, remató de manera muy inocente a las manos de Serantes. Ahí se esfumó la gran ocasión navarra, ya que prácticamente después llegaría el segundo tanto de Rober Ibáñez aprovechando las facilidades por parte del lateral Fuentes y del guardameta Nauzet.

El partido estuvo muy marcado por el gol inicial de una de las grandes novedades en la alineación del Leganés. A los seis minutos de juego ya se registraba un uno a cero a favor de los locales y eso posibilitó que afrontaran el resto del choque con comodidad, sin que ni siquiera apareciera la presión de su balance como local, con sólo un empate y cuatro derrotas hasta este partido.

Osasuna, mientras, vio frenado el ímpetu que siempre supone un cambio de entrenador y en ningún momento llegó a mandar en el juego pese a la ocasión de Oier.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios