cómics

Spiderman se presenta

  • Marvel retoma a través de las series 'Marvel Gold' y 'Marvel Limited Edition' tiras de éxito del siglo XX, entre los que se encuentra el tomo de Killraven

Ilustración del tomo. Ilustración del tomo.

Ilustración del tomo.

Cuando se considera atentamente la creación del universo Marvel en la década de 1960, dos son los hitos creativos que brillan por encima de todo lo demás: Los Cuatros Fantásticos, de Stan Lee y Jack Kirby, y El asombroso Spiderman, de Lee y Steve Ditko. Y claro está que la labor de Kirby es asombrosa, una lección en materia de narratividad y un derroche creativo sin parangón en la historia del cómic, pero uno acaba pensando que, con todo, quizá Marvel no habría triunfado como lo hizo si no hubiese sido por Spiderman. Con su tonto desenfado y su carácter paródico, opuestos a la grandiosidad y la épica de Kirby e interpretado a las mil maravillas por Ditko, el Hombre Araña dejó su huella indeleble en el género, remando a favor de una corriente irónica que ya contaba con un monumento como el Superman de la era Weisinger y que pronto se convertiría en un fenómeno sociocultural gracias a la serie televisiva de Batman. Dicho de otro modo, cuando el camp conquistó los hogares estadounidenses, Marvel contaba entre sus filas con el personaje más torpe y entrañable de cuantos aspiraban al mainstream, el superhéroe adolescente por excelencia. Y algo hizo clic.

La editorial neoyorkina viene repasando su historia en su 80 aniversario con la colección Décadas, compuesta por volúmenes antológicos centrados en las distintas etapas que la conforman. De estos, estaba claro que el dedicado a los años 60 iba a ser especialmente significativo, pues fue entonces cuando se fraguó lo que hoy llamamos universo Marvel. No por casualidad, el presente tomo está centrado en la llegada de Spiderman y su interrelación con los demás personajes de la editorial, un hecho que es así considerado lo más representativo de su tiempo. Décadas. Marvel en los 60: Spiderman en el universo Marvel recopila los cruces del Hombre Araña con los Cuatro Fantásticos, los Vengadores, la Patrulla-X, el Doctor Extraño, Daredevil, etcétera, etcétera. Son el número 16 y los anuales 2 y 3 de The Amazing Spider-Man, el anual 2 de Strange Tales, el número 11 de The Avengers, el 16, 17 y 27 de Daredevil, el 35 de The X-Men, el 73 de Fantastic Four y material de los números 1, 8 y 14 de The Amazing Spider-Man, del primer anual de Fantastic Four y del número 57 de Tales to Astonish. Doscientas cincuenta y seis maravillosas páginas firmadas por los constructores de Marvel, Lee, Ditko y Kirby, junto con otros nombres propios de la compañía como Roy Thomas, Don Heck, Gene Colan y John Romita.

Y hablando de Décadas, está también en librerías el tomo dedicado a los años 70, una pasada titulada La legión de los monstruos, con hermosa portada de Neal Adams. Le toca el turno aquí a uno de los motivos recurrentes en la compañía durante aquellos años, los monstruos. Seres grotescos como el Hombre-Cosa, Drácula, Frankenstein, Morbius o el Motorista Fantasma inundaron por aquel entonces las páginas de Marvel, y vienen a ser una especie de gozosa evolución de sus proverbiales "héroes con problemas", santo y seña de la compañía de cómics.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios